La ministra de Economía, Nadia Calviño, en el desayuno de esta mañana
La ministra de Economía, Nadia Calviño, en el desayuno de esta mañana - EP

Multinacionales y fondos avisan a Calviño de que bajarán su inversión ante las medidas del Gobierno

Directivos de grandes empresas norteamericanas en España manifiestan su «preocupación» a la ministra sobre la reforma del alquiler y el destope de las cotizaciones sociales

MADRIDActualizado:

Las medidas que prepara el Gobierno de Pedro Sánchez preocupan a algunas de las mayores empresas norteamericanas en España. Así se ha constatado esta mañana en el desayuno organizado por la Cámara de Comercio de EE.UU. en España en el que participaba la ministra de Economía, Nadia Calviño. Durante su intervención, Calviño ha tildado de «contraproducente» oponer los intereses de la banca y el ciudadano, aunque también ha señalado que «la percepción de parte de la sociedad española» es que el rescate bancario lo «ha pagado el contribuyente español» para recordar que una porción del «aumento de la deuda pública» se debe a «la absorcion de deuda privada» del sector financiero, que se ha «saneado con dinero del contribuyente». La ministra respondía a una pregunta del presidente de la Cámara norteamericana en España, Jaime Malet.

En el turno de preguntas el microfono ha pasado a un auditorio trufado de directivos de grandes empresas norteamericanas en nuestro país, que han mostrado a la ministra su preocupación ante las medidas que planea el Gobierno. El máximo responsable en España de Blackstone, Claudio Boada, ha interpelado a Calviño por «el cambio en la ley de arrendamiento» que prepara el Gobierno, en concreto a elevar el número de años de alquiler a particulares de 3 a 5 siendo para los profesionales de 3 a 7 años.

Desicentivo para empresas de alquiler

«Nos parece que estos artículos que se están discutiendo pueden elevar el precio del alquiler y reducir la inversión», ha apuntado Boada en público para añadir que «la sensación del fondo que represento y me consta que de otros es de preocupación ante las medidas, pero también esperanza porque queremos seguir invirtiendo en este país», ha reseñado.

Boada también ha recordado el sambenito de «fondo buitre» que arrastra su compañía: «Nos decían que íbamos a vender todos los activos en cuanto pudiéramos y ya llevamos seis años en los que hemos estabilizado el precio del suelo», en referencia a la inversión de cerca de 25.000 millones de euros en ladrillo que el fondo norteamericano ha adquirido en España desde 2012.

Calviño ha respondido que el Gobierno quiere recuperar «el carácter de derecho social y de acceso a la vivienda» del alquiler. El Ministerio de Fomento planea presentar para este mes un decreto reformando la ley de arrendamiento, en el que las empresas recuerdan que los profesionales solo controlan un 3% del mercado de arrendamiento, dependiendo de particulares el resto.

Preocupación entre las tecnológicas

También ha hablado la presidenta de Hewlett-Packard España y Portugal, Helena Herrero, que señaló a la ministra que ayer salió con «preocupación» del foro organizado por «Expansión» en el que intervino el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y anunció eliminar bonificaciones en la Seguridad Social y varias medidas en el mercado laboral. «Eché de menos un mensaje sobre nuestro papel, el de las empresas, un "os necesitamos"», ha abundado. Precisamente, la compañía reforzó recientemente su plantilla en España y elevó sus inversiones en la sede mundial del negocio de impresión 3D que tiene en la localidad barcelonesa de Sant Cugat del Vallès.

Herrero también ha manifestado a Calviño su «preocupación »ante una medida como el «destope de las cotizaciones» que estudia el Pacto de Toledo y ha defendido el PSOE, precisamente siendo el tecnológico uno de los sectores con mayor empleo cualificado y salarios más altos, a los que puede impactar con más fuerza una medida de este tipo.

La ministra ha replicado que el Gobierno quiere «crear un entorno favorable para las empresas y startups», sin dar más detalles. La intervención de Calviño no dejó muy convencido al auditorio de empresarios.