Alipay y WeChat son las dos aplicaciones chinas más populares de pago electrónico
Alipay y WeChat son las dos aplicaciones chinas más populares de pago electrónico - ABC

El móvil ya lo paga todo en China

Desde la compra del día a las limosnas: más de 720 millones de chinos usaron su teléfono para abonar 15 billones en 2017

CORRESPONSAL EN PEKÍNActualizado:

Con su guitarra y su armónica, un músico callejero canta en un paso subterráneo de Pekín. En lugar de echarle unas monedas, los viandantes que pasan a su alrededor escanean con sus móviles un pequeño cartón con un código QR. Y el músico, sin dejar de tocar, les guiña agradeciendo el donativo. China, donde nació el papel moneda entre los siglos VII y IX, va camino de convertirse en el primer país que entierre el dinero en efectivo.

Sin llevar ni un yuan en el bolsillo, en China se puede pagar prácticamente todo: desde una cena en un restaurante de lujo hasta un paquete de tabaco en un puesto ambulante pasando por el taxi, los trenes, las compras en las tiendas y hasta los recibos de la luz, el agua y el teléfono. Para ello, solo hay que tener un móvil vinculado a una cuenta bancaria y alguna de las dos aplicaciones más populares de pago electrónico: Alipay, del gigante de ventas por internet Alibaba, o WeChat, que pertenece a la firma tecnológica Tencent y ha integrado, perfeccionado y ampliado los servicios de los censurados WhatsApp, Twitter y Facebook. De hecho, fue Alipay la que inició esta fiebre por el pago con móvil cuando, en 2012, permitió que los chinos se enviaran por el teléfono los populares «sobres rojos» con dinero («hongbao») con los que se felicitan el nuevo año lunar. Un servicio que luego incorporó WeChat también con enorme éxito. Con ambas firmas repartiéndose respectivamente el mercado en un 54 y 38%, el pago con móvil en China ascendió el año pasado a 118,7 billones de yuanes (15 billones de euros). Así consta en las cifras difundidas por la agencia oficial de noticias Xinhua del Ministerio de Industria y Tecnología de la Información, que llegan hasta octubre, y de la consultora Analysis Internacional, que recoge el último trimestre.

Desde 2015, los pagos por móvil aumentan a un ritmo anual del 100%

Gracias a los ubicuos códigos QR, inventados en Japón en los años 90, pagar con el móvil está tan extendido en China que mucha gente ya va sin dinero encima. Desde 2015, sus pagos vienen creciendo a un ritmo anual del 100% y seguirán aumentando en el futuro por ser el método favorito de los jóvenes, más propensos a las nuevas tecnologías. De los 724 millones de usuarios de móviles que había en China hasta junio del año pasado, más del 35% abonaba habitualmente sus compras con Alipay y WeChat, mientras que un 31,8% seguía prefiriendo pagar en efectivo o con una tarjeta de crédito.

Exceptuando a los mayores, que siempre tienen problemas para adaptarse a los adelantos tecnológicos, el pago con móvil está generalizado hasta en el mundo rural, que generó una tercera parte de las transacciones el año pasado.

Además, los chinos pueden pagar con WeChat en 20 países y en 38 con Alipay, cuya aplicación vale en 60 aeropuertos del mundo para recibir la devolución del IVA por sus compras y seguir así gastando. Por supuesto, con el móvil.