Centro de Amazon en El Prat de Llobregat
Centro de Amazon en El Prat de Llobregat - REUTERS

El modelo Amazon, un «cajón de sastre» repleto de polémicas

La patronal logística, la última en criticar los servicios de la tecnológica en España

MadridActualizado:

Amazon aterrizó en España hace siete años, pero es ahora cuando su modelo de negocio está más cuestionado. Al conflicto laboral producido en su centro de San Fernando de Henares (Madrid), todavía abierto, se ha sumado recientemente un enfrentamiento con la patronal logística,UNO, que le ha acusado de «precarizar» el sector.

El ataque surge tras el establecimiento en España de Amazon Flex. Un «disruptivo» servicio que ofrece a cualquier persona con un vehículo propio la capacidad de convertirse en repartidor a cambio de 14 euros la hora. Una plataforma que, tal y como adelantó ABC, fue cuestionada por el sector logístico desde su implantación en España a finales del año pasado. UNO reconoce ahora que fomenta la «competencia desleal» e incluso la «explotación laboral».

Y es que tal y como recordó la semana pasada la patronal, «el reparto de mercancías está claramente regulado en España, siendo necesario ser titular de una licencia o autorización que habilite para realizar el transporte». La tecnológica, sin embargo, no pide autorización a sus repartidores.

«En Amazon cumplimos todas las leyes que se aplican en las comunidades y sectores donde operamos. Como ya se anticipó a UNO, estamos dispuestos a reunirnos con ellos para asegurarnos de que comprendan la realidad sobre Amazon Flex», ha defendido la multinacional dirigida por Jeff Bezos. El conflicto se produce en un momento especialmente delicado para la economía digital.

Este mismo mes, Deliveroo se ha llevado un varapalo judicial después de que una sentencia considerase que los repartidores con los que opera son falsos autónomos y realmente existe una relación laboral con ellos. El modelo de la empresa de comida a domicilio no es el mismo que el de Amazon Flex, pero guarda algunas similitudes. De hecho, tras el anuncio de la patronal logística no es descartable que este servicio también acabe en los tribunales.

Frentes abiertos

El enfrentamiento con UNO no es el único conflicto con el que ha lidiado Amazon en los últimos meses en España. Sus competidores han seguido atacando su modelo-«No puede ser que nosotros paguemos impuestos y ellos no», señalaron desde El Corte Inglés-, el Gobierno ha anunciado que le impondrá una nueva tasa y sus trabajadores han celebrado su primera huelga en nuestro país en el centro madrileño de San Fernando de Henares.

Especialmente perjudicial puede ser el conflicto que enfrenta a la multinacional con sus empleados, ya que estos estudian convocar una nueva huelga en julio, concidiendo con el «Prime Day», una jornada en la que la plataforma ofrece promociones a sus usuarios para incrementar las ventas.

«Seguiremos participando en un diálogo diario directo con nuestros empleados», señala Fred Pattje, director general de operaciones en España e Italia. Si finalmente no se alcanza un acuerdo, las movilizaciones se convertirán en el primer conflicto laboral que vive al frente de Amazon España Mariangela Marseglia, que ha tomado las riendas de la filial después de la dimisión de François Nuyts. El francés puso fin a su relación con la empresa en mayo por «motivos personales».

La compañía defiende pese a todo su «compromiso» con España, donde ha creado 2.000 puestos de trabajo fijos y ha abierto varios centros logísticos en los últimos años. Esta misma semana, lanzó un nuevo servicio en nuestro país: Amazon Business.