Las licencias de taxi se han apreciado más que el Ibex y la vivienda en 25 años

En Barcelona han elevado su precio un 352% en el mercado secundario y en Madrid, un 137%, mientras el número de permisos está congelado

MADRIDActualizado:

Madrid cuenta con apenas 576 licencias de taxi más que las que tenía antes de que llegara la democracia, en 1974: si entonces había 15.000 ahora tiene 15.576 según los datos del Ministerio de Fomento y del Libro Blanco del Taxi. Este mismo fenómeno se vive en Barcelona donde ahora hay 459 licencias menos que en 1994, cuando en la provincia había 12.329 de acuerdo el INE. Esta congelación de las licencias emitidas en las últimas décadas ha provocado una apreciación dentro del mercado secundario por encima a la del Ibex, el precio de la vivienda, la inflación o los planes de pensiones.

Así, las licencias en Madrid desde 1994 se han apreciado un 137% desde los 51.086 euros -8,5 millones de pesetas de entonces según calculó el consistorio esos años- hasta los 121.000 euros. Las de Barcelona han pasado de los 29.837 euros hasta los 135.089 en estos 25 años, un 352% más. Una revalorización que supera a la de los principales activos financieros y a la de la inflación, que de 1994 a 2018 ha recogido un incremento de los precios del 71,1% de acuerdo al INE.

«A lo largo del tiempo, las licencias de taxi, que en un mercado competitivo carecerían de valor, se han convertido en un activo con una elevada rentabilidad, superior a la de otro tipo de activos, como los activos bursátiles», señalaba la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) en un informe de 2017 sobre la regulación del taxi y de los VTC.

Porque si hay un activo financiero en el que los gestores patrimoniales recomiendan a los ahorradores invertir para obtener mayores rentabilidades a largo plazo es la Bolsa. Pues bien, desde 1994 el Ibex 35 acumula una subida del 134,8%, ligeramente por debajo del 137% de revalorización que las licencias del taxi de Madrid han tenido en el mercado secundario y muy lejos del incremento del precio del 353% de las autorizaciones en Barcelona.

La brecha es infinitamente mayor si la evolución del principal selectivo bursátil español se compara con la diferencia del precio administrativo de esas licencias y que han alcanzado en el mercado. Aunque a día de hoy ni Madrid ni Barcelona están concediendo licencias -llevan años sin hacerlo-, su precio administrativo ronda los 500 euros, según las ordenanzas fiscales. Esto supone que en el caso de Madrid las licencias se compran a 242 veces su precio administrativo y 274 veces en el caso de la Ciudad Condal.

En su informe de este mismo mes sobre el taxi y los VTC, el organismo presidido por José María Marín Quemada denuncia que el sistema de adjudicación y compraventa de licencias de taxi supone además otorgar una renta regulatoria y monopolística al poseedor de la autorización.

O lo que es lo mismo: al darse con carácter vitalicio, sus poseedores han conseguido un valioso activo que en no pocos casos sirve para financiar la jubilación de sus titulares. De hecho, su revalorización en el mercado secundario en los últimos 25 años es muy superior a la rentabilidad, por ejemplo, de los planes de pensiones, producto específico para la jubilación al que 9,63 millones de españoles confían sus ahorros.

Según datos de Inverco, los planes de pensiones comercializados en España han obtenido en los últimos 15 años una rentabilidad media anual del 2,54% -del 3,67% en los últimos 25-, muy por debajo de la rentabilidad anual compuesta del 9,02% experimentada por las licencias del taxi en Barcelona. Por otro lado, la rentabilidad anual media ponderada de los fondos de inversión, otra fórmula de ahorro cada vez más extendida entre los ahorradores, no alcanza en esos 15 años ni siquiera el 2% (1,91%).

Incertidumbre jurídica

El convulso contexto en el que se encuentra actualmente el sector del taxi está mermando sin embargo esta rentabilidad. En el último año, el precio de las licencias de taxi cayó tanto en Madrid como en Barcelona. Y eso que estos permisos todavía no han recuperado, ni mucho menos, los niveles previos a la crisis económica, cuando llegaron a rondar los 250.000 euros.

«Más de 80.000 familias viven de estos activos, que se han utilizado incluso como aval bancario. Mucha gente se ha endeudado para comprar una licencia, ahora es complicado cambiar esta situación», explica Ignacio Palomar, abogado de Servilegal.

Especulación también entre los VTC

Pero no solo se ha especulado con las licencias del taxi. El mercado secundario de permisos de licencias de vehículos con conductor (VTC) ha estado en ebullición desde la creación de Uber y Cabify, que operan con estos permisos. Así, autorizaciones por las que se pagaban en su día unos 35 por trámites administrativos en la Comunidad de Madrid ahora rondan los 60.000 euros. Para evitar la especulación, el anterior Ejecutivo aprobó un decreto que obligaba a los propietarios de estas licencias a conservarlas al menos dos años antes de volver a venderlas. Pero esto no ha desinflado por el momento el precio de estas autorizaciones.

En cambio, los expertos del sector sí creen que la norma aprobada recientemente por la Generalitat, que condena a las VTC a la precontratación y ha supuesto en la práctica la expulsión de Uber y Cabify de la Ciudad Condal, impactará en el precio de las VTC. «Si todo sigue como hoy en Cataluña el precio de las licencias de VTC caerá en los próximos meses, mientras que el del taxi subirá. En Madrid, si no hay modificaciones, las VTC seguirán subiendo, aunque hay que ver cuántas licencias quedan por habilitarse», explica el abogado de Servilegal.