Banderas independentistas en una manifestación. La deuda ha galopado, durante años, en paralelo al creciente órdago del nacionalismo
Banderas independentistas en una manifestación. La deuda ha galopado, durante años, en paralelo al creciente órdago del nacionalismo - Efe
Deuda pública

La indigesta factura de la deuda catalana: más de 13.000 millones en 10 años

A gran distancia de la Generalitat, la segunda autonomía más cara en intereses es la Comunidad Valenciana

Actualizado:

El enorme agujero financiero de la Generalitat ha colocado a esta autonomía, con mucha diferencia, como el mayor lastre del panorama autonómico en términos de deuda y en el gasto público que ésta genera. En el último decenio, los intereses provocados por la deuda de la Generalitat han costado 13.272 millones de euros.

Esa es la factura que ha dejado el agujero financiero del sector autonómico catalán en el último decenio, 2007-2016. Y ese coste suma y sigue: a falta de que se cierre la contabilidad oficial de este 2017, la previsión apunta a que los intereses del endeudamiento del sector público de la Generalitat se acercará a los mil millones de euros. En 2018, entre amortizaciones e intereses el recibo superará los 9.000 millones de euros.

Ninguna otra autonomía le hace sombra a tan cara factura financiera. La segunda región que más ha tenido que desembolsar por intereses en los diez últimos años ha sido la Comunidad Valenciana: 7.083 millones de euros, prácticamente la mitad que Cataluña.

Madrid y Andalucía han sido las otras dos autonomías con más costes financieros entre 2007 y 2016: 6.481 y 5.380 millones de euros, respectivamente.

Los años de récord en gasto por intereses

El récord histórico en gasto financiero de las autonomías se dio en los años 2013 y 2014, cuando los gobiernos regionales tuvieron que desembolsar, respectivamente, 8.007 y 8.135 millones de euros por los intereses de su deuda. A partir de ahí, ese coste se ha reducido por una doble vía: la relajación de los tipos y el «descuento» extra que reciben por esos créditos privilegiados que les otorga el Estado.

En su conjunto, la deuda de las administraciones autonómicas ha costado -en gasto de intereses- un total de 47.985 millones de euros entre los años 2007 y 2016.

La factura de la deuda catalana

Por volumen de endeudamiento y por falta de solvencia ante los mercados crediticios, Cataluña destacó al borde del precipicio al que se asomaron las administraciones más apuradas por su déficit. La Generalitat sorteó el desastre -y lo sigue haciendo- a base de las constantes inyecciones de financiación que le llegan del Estado desde el año 2012.

Pese a esas privilegiadas condiciones -los ventajosos préstamos que le hace llegar el Gobierno central- es tal el agujero financiero propiciado por la Generalitat, tan elevado su volumen de deuda, que es la administración regional más cara por pago de intereses. El año pasado -el último ejercicio contabilizado al completo- la «factura» de la deuda catalana ascendió a 566 millones de euros, sin contar la abultada cifra de vencimientos -amortizaciones forzosas de principal- a los que tiene que hacer frente cada año a costa de pedir cada vez más dinero prestado.