El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán
El presidente de Iberdrola, Ignacio Galán - EFE

Iberdrola logra 650 millones de euros del BEI para su megaproyecto en Portugal

Las tres presas y centrales hidroeléctricas se inaugurarán en 2023

Corresponsal en LisboaActualizado:

Iberdrola recibe 650 millones de euros procedentes del Banco Europeo de Inversiones (BEI) para financiar su gran proyecto en el norte de Portugal, cerca de la frontera con Galicia. Se trata de unos ambiciosos planes que ascenderán a un montante entre 1.500 y 1.700 millones de euros, con el objetivo de construir tres presas de enormes dimensiones y centrales hidroeléctricas, planta con sistema de bombeo incluida.

El primer tramo de financiación aprobado desde Luxemburgo pone sobre la mesa 500 millones de euros para no demorar más las obras, en vista de que las previsiones concretan el horizonte de la inauguración en 2023, aunque la complejidad de la obra resulta manifiesta.

Las cuencas de los ríos Támega y Torno saldrán beneficiadas, con las presas radicadas en la parte alta del primero, en Daivoes y en Gouvaes. Todo se hallará en la cuenca del Duero, que desemboca al Océano Atlántico en Oporto.

La potencia global de este megaproyecto, que forma parte del Programa Nacional Portugués de Presas de Alto Potencial Hidroeléctrico, será de 1.158 megavatios, con una capacidad de suministro al mercado ibérico de electricidad de 1.760 gigavatios.

Se encarga Iberdrola porque su propuesta ha salido triunfadora en el concurso público puesto en pie a tal efecto. Una forma de revitalización económica que impulsará la creación de hasta 13.500 empleos directos e indirectos en los próximos años.

Es una decidida apuesta por la energía limpia, como ha subrayado el consejero delegado de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán. «El 23% de nuestra financiación tiene ya formato verde, lo que pone de manifiesto nuestro compromiso con un desarrollo sostenible», ha subrayado

Los planes iniciales habían sido acordados por la empresa española con el Ejecutivo socialista que comandó en su día el ex primer ministro José Sócrates, hoy pendiente de varios juicios por supuesta corrupción. Pero la dimensión presupuestaria y, sobre todo, las fuertes presiones ecologistas dejaron en un limbo la triple iniciativa, llamada a generar un positivo impacto, especialmente si tenemos en cuenta que la proximidad de la franja de actuación con Galicia facilitará las interconexiones eléctricas entre Portugal y España.

Según fuentes de Iberdrola, la operación ha supuesto «reforzar nuestros lazos y nuestro compromiso con Portugal, un país al que nos sentimos especialmente unidos y en el que queremos ser motor de desarrollo, ayudando a hacer frente a sus necesidades energéticas y, de esta manera, colaborando en su desarrollo económico y social».

Y han proseguido: «Es una muestra más de nuestra apuesta histórica por las energías limpias, así como una importante aportación al mercado ibérico de electricidad. Para su puesta en marcha, vamos a poner a disposición de este proyecto toda nuestra experiencia centenaria en la construcción de grandes centrales hidráulicas».