Hipotecas sin cláusula suelo... ni techo

La banca, al suprimir de sus préstamos para la compra de vivienda el polémico tope a la baja de los tipos de interés, está eliminando también el límite que protegería al cliente de un aumento repentino y exponencial del Euribor

MADRIDActualizado:

La mayor parte de los bancos de España, tras la sentencia del Tribunal Supremo, la opinión de la Justicia europea y la presión social y del Gobierno, ha comenzado a suprimir de todos sus préstamos hipotecarios la cláusula suelo, que fija el tipo de interés mínimo que el cliente pagará aunque el Euribor esté por debajo. Ahora bien, ese tope a la baja siempre ha ido acompañado de otro al alza: la cláusula suelo, que protege al cliente de una subida exponencial de los tipos. Al quitar el suelo, y según las fuentes financieras consultadas, las entidades están eliminando también ese techo, de forma que esas hipotecas dejan al deudor desprotegido ante una hipotética futura subida del Euribor que provocaría un fuerte incremento de la cuota a pagar.

El Euribor es el índice de referencia para la mayor parte de las hipotecas a tipo de interés variable firmadas en España, que suponen el 97% del total de préstamos concedidos para la adquisición de vivienda. Actualmente, ese indicador se encuentra en mínimos históricos, en concreto en el 0,1%, lo que hace pensar como una posibilidad muy remota que se vaya a disparar repentinamente y alcanzar cotas problemáticas.

Ahora bien, la serie histórica del índice evidencia que tampoco es extraño ver esos tipos en niveles mucho más altos. El Mibor, antecedente del Euribor y de referencia entonces en España, se movía antes del euro por encima del 10%. En 1995, el Euribor llegó al 8%, y más recientemente, en 2008, superaba el 5%. Por contra, sólo la actual crisis financiera ha provocado que por primera vez baje del 2%. Cabe recordar, además, que las hipotecas se firman por plazos de hasta 30 años, un periodo considerable en el que el índice puede atravesar por todo tipo de situaciones.

De hecho, en las hipotecas que se contrataban antes de 2009 los clientes reclamaban una cláusula techo para protegerse de una posible subida del Euribor y evitar sorpresas en la cuota mensual. Para compensar ese límite al alza, los bancos incluyeron la cláusula suelo. Así las cosas, de las hipotecas firmadas antes de la crisis que contenían acotaciones frente a la fluctuación de los tipos, el 30% del total, la mayor parte, en torno al 24%, incorporaba tanto un suelo como un techo, y sólo el 4% incluían únicamente un tope al alza, según datos del Banco de España.

La cláusula suelo media se situa en el 3,12%, mientras que la techo en el 13,56%, lo que se ha considerado, en diversas sentencias judiciales, una desproporción, pues el banco quedaba mucho más protegido que el cliente ante la volatididad de los tipos. Ese techo tan elevado fijado por las entidades financieras es otro de los motivos que lleva a pensar que esta cláusula suelo tiene escasas posibilidades de llegarse a activar, mientras que la suelo ya empezó a funcionar, impidiendo a miles de hipotecados beneficiarse de la actual bajada del Euribor.