Fotografía facilitada por la Policía Nacional de uno de los «puntos negros» de falsificación más grandes de Europa que ha sido desmantelado en La Jonquera (Girona), en un operativo realizado por la Polícia Nacional, la Agencia Tributaria, la Policía Portuguesa y Europol
Fotografía facilitada por la Policía Nacional de uno de los «puntos negros» de falsificación más grandes de Europa que ha sido desmantelado en La Jonquera (Girona), en un operativo realizado por la Polícia Nacional, la Agencia Tributaria, la Policía Portuguesa y Europol - EFE

Las falsificaciones también hacen su agosto en navidades

España es el segundo país de la UE en pérdidas totales de empleo y ventas

MADRIDActualizado:

En las fechas navideñas se dispara el consumo lícito de productos, y también el ilícito. Es decir, de la misma forma que se adquieren juguetes, cosméticos, perfumes, aparatos electrónicos, ropa, calzado... auténticos y originales, las falsificaciones y copias ilegales hacen su agosto. «Es un mercado oscuro y paralelo, que también en esta época vende más», asegura Luis Berenguer, portavoz de Euipo, la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea. Un organismo que quiere recordar el grave daño que este comercio ilegal hace en la economía de los países y en el consumidor no solo ahora sino durante todo el año.

De ahí que se pongan sobre la mesa las cuantiosas pérdidas que ocasionan estas copias ilegales.Para hacerse una idea, «el volumen de las falsificaciones de juguetes en toda Europa equivale al volumen de la facturación de las empresas de juguetes españolas», comenta Berenguer. Este sector es uno de los más afectados en estas fechas, ya que la campaña de Navidad supone alrededor del 70% de sus ventas. Sin embargo, las copias falsas hacen que se pierda el 12,3% de las ventas anuales en todo el continente, lo que supone 1.400 millones que no ingresan las empresas jugueteras.

Destrucción de empleo

España es el quinto país de Europa en el que más impacto relativo tienen las falsificaciones de juguetes, solo por detrás de Rumanía, Bulgaria, Grecia y Hungría. La Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ) estima que estas imitaciones, que provienen en el 98% de los casos de China, cuestan al sector 167 millones de euros anualmente, el 16,6% de las ventas. Pero no solo es eso. Compuesto en su gran mayoría por pequeñas y medianas empresas, con una media de 10 trabajadores por pyme, se calcula que las falsificaciones destruyen el 13,7% de los puestos de trabajo del sector cada año.

Y España es también el cuarto país de Europa que más ingresos pierde por la falsificación de perfumes y cosméticos, por detrás de Grecia, Lituania o Bulgaria, y por delante de Francia, Italia, Reino Unido o Alemania. En concreto estas empresas dejaron de ganar 949 millones de euros (el 17% de las ventas) a causa de las copias ilegales. Este grupo es otro de los grandes perjudicados por los piratas durante las fechas navideñas, un sector que en nuestro país cuenta con unas 400 empresas, la mayoría pymes, y genera 35.000 puestos de trabajo directos y 200.000 más indirectos.

Cifras globales

Euipo tiene cuantificado también las cifras globales: cada año las falsificaciones causan más de 48.000 millones de euros de pérdidas directas, es decir por culpa de las copias ilegales han disminuido un 7,4% las ventas en nueve sectores analizados (ropa y calzado, juguetes, artículos de deporte, joyería y relojes, bolsos, música, bebidas alcohólicas y vino y medicamentos). Eso se traduce en otros daños indirectos. Por ejemplo, se pierden anualmente 35.000 millones de euros debido a que los fabricantes, afectados por la reducción de sus ventas a causa de la piratería, compran menos productos y servicios a sus proveedores. También se pierden alrededor de medio millón de puestos de trabajo directos (290.00 indirectos) y 14.300 millones se dejaron de ingresar en concepto de impuesto sobre la renta, IVA e impuestos especiales.

En concreto, España pierde al año más de 8.000 millones de euros (11,6% de sus ventas), de ellos 7.1000 en los nueve sectores analizados por Euipo, y 98.500 puestos de trabajo. Con estas cifras es el segundo país de la UE en pérdidas totales de ventas y empleo.

Las empresas dejaron de ingresar 48.000millones de euros porque bajaron un 7,4% las ventas de productos auténticos y originales

Los piratas también se preparan para las fechas navideñas. «Las falsificaciones siguen al consumidor.Es un mercado muy lucrativo que no deja de vender porque hay una demanda.En navidades se dispara el consumo de productos auténticos y de falsificaciones», dice José Antonio Moreno, director general de la Asociación Nacional para la Defensa de la Marca. «Las únicas acciones que rompen esa dinámica de ganancia son las operaciones de la Policía Nacional, Guardia Civil y Mossos d’Esquadra», afirma Moreno.

El mercado de las falsificiaciones resulta amplio y complicado. Sus canales de distribución ya no se limitan al top manta o al mercadillo semanal de una población. Muchos establecimientos, a veces por desconocimientos y otras no, venden estos productos, como también se venden por internet. «El nivel de sensibilización de los consumidores con las falsificaciones es muy bajo», se queja Moreno.

Y es que no se trata de comprar productos auténticos a menor precio. «El fenómeno es muy amplio: existen falsificaciones de peor calidad y otras que solo los expertos pueden identificar.A veces incluso no tienen un precio rebajado», dice Berenguer.