FOTOLIA
Sistema financiero

Esto es lo que ofrece la banca alternativa en España

Operan como cualquier otra entidad: se puede abrir una cuenta corriente, disponer de tarjeta de crédito, domiciliar la nómina, solicitar un préstamo y abrir un fondo de inversión

Su capital lo invierten en proyectos sociales, medioambientales, educativos, culturales y de cooperación al desarrollo. Siguen unos valores éticos irrenunciables

MADRIDActualizado:

La solidaridad es rentable. Cada vez es mayor la oferta de productos financieros que salen al mercado con fines sociales y gestionados bajo criterios responsablemente éticos y sostenibles. Se trata, además, de una demanda de los consumidores que quieren saber al detalle dónde van a parar sus ahorros y, sobre todo, que estos se inviertan en proyectos con un beneficio positivo para la sociedad. Esto es lo que se conoce como la banca ética, una alternativa a la banca tradicional que se ha consolidado en los últimos años en España y en Europa.

«Otra banca es posible. Y es rentable igual que la banca tradicional. Pero funciona de forma diferente», afirma Jesús Ochoa, coordinador de la sección de Guipúzcoa de Economistas sin Fronteras. Triodos Bank y Fiare Banca Ética son dos de las entidades puramente éticas que operan en España. Ambas ofrecen la posibilidad de abrir una cuenta corriente, disponer de tarjeta de crédito y de débito, domiciliar la nómina y las facturas, solicitar un préstamo, realizar operaciones bancarias a través de internet, abrir un fondo de inversión o un depósito...

Las diferencias

Entonces, ¿dónde está la diferencia con las grandes corporaciones de toda la vida? La banca ética es distinta porque su capital financia exclusivamente proyectos de carácter social, medioambiental, cultural, educativos y/o de cooperación al desarrollo. En definitiva, beneficiosos para todos. «Son transparentes, con lo cual hay un control social y ciudadano; no trabajan en actividades especulativas y tampoco hacen un marketing comercial agresivo, sino que funcionan por el boca a boca y se dan a conocer en charlas y jornadas», explica Ochoa.

«La banca ética es una tendencia mundial, donde otra forma de hacer banca es posible, donde el dinero sirve a las personas»

En efecto, las páginas web de estas entidades informan de todos los proyectos que financian, así como de sus cuentas. Por ejemplo Fiare, en su carta de presentación, asegura que «excluye la posibilidad de financiar actividades económicas que obstaculizan el desarrollo humano». Entre ellas: producción y comercialización de armas; actividades con evidente impacto negativo en el medio ambiente; explotación laboral infantil, violación de los derechos humanos, mercantilización del sexo, exclusión/marginación de minorías de la población... Y una larga lista.

«Operamos como cualquier otro banco. Lo más relevante es la estabilidad que ofrecemos porque tiene vinculación con la economía real. No entramos en sectores especulativos sino que financiamos granjas ecológicas, por ejemplo, proyectos que atienden a personas mayores, a discapacitados...», explica Mikel García-Prieto, director general de Triodos Bank en España, establecida jurídicamente como una sociedad mercantil.

Esta entidad surgió en Holanda en 1980. Hoy está presente en Bélgica, Gran Bretaña, Alemania, España y cuenta con una agencia en Francia. Tiene 607.000 clientes y más de 35.000 accionistas, cada uno no poseen más del 7% del total de las acciones. En España son 8.000 accionistas, 200.000 clientes y 200 sucursales. «Llevamos más de 15 años retribuyendo a nuestros accionistas entre un 4 y 6%. Incluso durante la crisis, que no ha hecho más que destapar que otro tipo de banca es posible. Ahora la gente está más concienciada y quiere ver dónde se invierte su dinero. De hecho, crecemos un 20% anualmente», asegura García-Prieto.

Fiare, que es la marca comercial en España de Banca Popolare Etica, un banco ético de Italia que opera desde el año 1990, ha crecido a un ritmo del 10% anual. Comenzó en 2003 en Bilbao con 53 organizaciones. En esta cooperativa de crédito sin ánimo de lucro ya son más de 5.000 socios, entre ellos más de 500 organizaciones. Ya nivel europeo, 38.209 socios, de los cuales 31.945 son personas individuales y 6.264 son administraciones, ONG, organizaciones religiosas, fundaciones...

En este caso, el presidente de la Fiare España,Pedro Manuel Sasia, dice que «no pagamos dividendos a nuestros accionistas. Si los resultados son sostenidos, revalorizamos el valor de la participación, pero el capital permanece en la cooperativa. El reto es dar solidez a nuestra entidad». Sasia asegura que el banco «es competitivo». La diferencia, dice, es que «somos razonables, nunca hemos entrado en la guerra del pasivo ofreciendo jugosos intereses para el ahorro y tampoco penalizamos a los solicitantes de crédito».

Estudio económico-social

Los proyectos financiados por la banca ética son siempre estudiados minuciosamente tanto desde el punto de vista de su viabilidad y sostenibilidad económica como desde su objetivo social y criterios éticos. En Fiare, según Sasia, «los grupos territoriales son los que analizan las solicitudes de fianciación, lo que garantiza mucha independencia. Además conocen más de cerca el entorno donde se va a realizar ese proyecto, su calado social, sus posibilidades...».

Ambas entidades pertenecen a la Global Allianze for Banking on Values (Alianza Global para una Banca con Valores), una red mundial con 28 bancos de estas características que van floreciendo y comparten el compromiso de construir un futuro financiero más sostenible, con un impacto económico, social y ambiental positivo. «Ya no es una tendencia —afirma Mikel García-Prieto— sino un movimiento a nivel mundial. Somos muchos lo que vemos que es posible otra forma de hacer banca, en la que el dinero sirva a las personas».