Erasmus, el idioma del empleo

La experiencia y las competencias transversales que se adquieren con esta beca marcan diferencias

MadridActualizado:

La experiencia Erasmus puede ser un factor decisivo a la hora de encontrar trabajo. «Entre un candidato y otro la diferencia está en la actitud y haber estado estudiando fuera muestra un interés diferente. Se nota mucho», subraya Pablo Flores, director de talento y liderazgo de Heineken España. Desde esta multinacional reconocen que el estudiante Erasmus «es un perfil que buscamos mucho. No es un objetivo en sí pero en Heineken hay mucha movilidad y es importante esa experiencia», cuenta a ABC Empresa.

Esta multinacional forma parte de la plataforma Recruting Erasmus, un proyecto que nace hace una década por iniciativa de la consultora PeopleMatters para facilitar el contacto entre empresas y jóvenes con experiencia académica internacional. «Estos jóvenes desarrollan unas competencias diferenciales. No quiere decir que sean mejores sino que indican que son inquietos y proactivos», explica a ABC Empresa Carlos Crespo, responsable de dicho proyecto. En el curso pasado España contó con 1,6 millones de universitarios de los cuales salieron a estudiar fuera aproximadamente 35.000 (gran parte de ellos con el programa Erasmus). «No llega al 3%, son poquitos, pero son un colectivo muy interesante para las empresas que buscan competencias transversales», añade. En algunos casos se trata de excelencia académica pero donde marcan mucho la diferencia es en «las habilidades sociales y comunicativas, sin olvidar los idiomas». Tienen también una visión global del mundo «y el 40%, al año de graduarse, vuelve al extranjero».

En Recruiting Erasmus identifican a los estudiantes con experiencia académica en el extranjero para que formen parte de esta comunidad. Ya son más de 40.000 y una vez al año se organiza una jornada para que ambas partes (jóvenes y empresas) estén en contacto directo. Participan compañías como Sabadell o Santander. Esta última además acaba de anunciar la inversión de casi dos millones de euros en el programa Becas Santander Erasmus y ofrecen 2.152 becas de 3.200 y 500 euros y 3.000 ayudas de 150 euros a jóvenes que quieran cursar sus estudios en cualquier centro educativo de la Unión Europea y realizar prácticas profesionales internacionales.

El último estudio realizado por la Unión Europea sobre el impacto del programa Erasmus en el mundo laboral muestra que el 92% de los empresarios, cuando pretenden contratar a alguien, buscan algunos de los rasgos de la personalidad que promueve esta beca «como la tolerancia, la confianza en uno mismo, la capacidad de resolver problemas, la curiosidad, la conciencia de las propias virtudes y defectos, y un carácter decidido». El mensaje de dicho estudio es bastante claro: «Si estudias o te formas en el extranjero, tienes más probabilidades de mejorar tus perspectivas de empleo». La tasa de desempleo de estos estudiantes cinco años después de la graduación es un 23% inferior, según dicho estudio. Además confirma que los participantes tienen el doble de posibilidades de encontrar empleo un año después de graduarse y ganan un 25% más.

Pablo Flores, de Heineken, encuentra comportamientos diferentes en los jóvenes con experiencia Erasmus. «Desarrollan mucha autonomía, gestionan la diversidad y se desenvuelven en ambientes que no conocen». El factor idioma es también determinante «porque a día de hoy no todos los millennials controlan el inglés y quien ha estudiado fuera tiene más desenvoltura». Además, en otros sistemas universitarios «prueban otras metodologías, en algunas trabajan mucho con presentaciones y luego se nota mucho en el trabajo».

Inversión personal y laboral

En la consultora Page Personnel, de Page Group, trabajan con perfiles junior. Ana Zayas, su directora ejecutiva asociada senior, tiene un contacto muy directo con estos candidatos a quienes «les gusta el ambiente internacional y los nuevos retos». Son jóvenes «seguros de sí mismos, que se desenvuelven bien y muy echados para delante sin olvidar su nivel avanzado en idiomas». Esta experiencia representa «una inversión personal y profesional». Según explica Ana Zayas, los clientes «no piden ex profeso candidatos con este perfil pero se valora mucho. Es una experiencia que suma, no te eligen solo por eso pero te diferencia». La experiencia Erasmus «puede suplir la falta de experiencia profesional, por ejemplo. Haber estado fuera denota que son proactivos y dinámicos». En algunos sectores este perfil encaja muy bien, como aquellos en los que la sociabilidad es importante, «para directores de proyecto, desarrollo de negocio o marketing».