Abertis ha trasladado su sede social a Madrid a raíz del «procés»
Abertis ha trasladado su sede social a Madrid a raíz del «procés» - EFE

El 77% de la inversión extranjera en España hasta marzo fue a Madrid

Las inversiones extranjeras hacia Cataluña caen un 62% en los tres primeros meses del año según el registro del Ministerio de Economía basado en el destino de la operación y la sede social

MadridActualizado:

No cambia la posición de Madrid como gran polo de atracción de inversiones en España, debido en buena parte a su «efecto sede» como capital. La inversión a la región se ha disparado un 82% en el arranque de año hasta los 4.523,7 millones de euros, un 77% del total de España. El presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, ha considerado que los datos de inversión extranjera en la región son «extraordinarios» y muestran que Madrid es la «gran isla de confianza».

En el lado opuesto se encuentra Cataluña, que no ha recuperado terreno en el arranque del año para captar parte de la inversión extranjera que perdió el año del «procés». La inversión productiva foránea cayó un 3,8% en España hasta los 5.914 millones de euros en los tres primeros meses del año, una bajada que se explica en parte porque el primer trimestre de 2017 cosechó varias operaciones que estaban en stand by, tras la parálisis del Gobierno en buena parte de 2016. Si se toma la media de los últimos cinco años, el importe de inversión extranjera creció un 42,4%, lo que refleja que el dato interanual, con tan solo un trimestre, es volátil.

Algo parecido ha ocurrido en Cataluña, donde la inversión extranjera se desplomó un 62% en el primer trimestre hasta los 345,7 millones de euros. Ello se explica porque el dato del año pasado fue excepcionalmente bueno por una operación concreta. Cataluña cosechó en el primer trimestre de 2017 su mejor arranque de año en recepción de inversión de la serie histórica del Registro del Ministerio de Economía que arranca en 1993.

Los datos trimestrales acogen una gran volatilidad, ya que la estadística del Ministerio solo toma en cuenta las operaciones entre empresas cotizadas, lo que arroja una instantánea de las grandes inversiones. Curiosamente, la compra de la firma catalana Freixenet por parte del grupo alemán Henkell se produjo este trimestre, pese a la caída del dato. Y aquí llega la paradoja: en estos tres meses también se ejecutó la adquisición del 50% de Abertis por la italiana Atlantia, aunque como la empresa catalana cambió de sede social tras el estallido del procés, esta operación ha podido entrar a efectos del registro en Madrid. Es decir, la inyección de dinero se contabilizaría en la comunidad capitalina, y no en Cataluña.

Ello es así porque el registro toma en cuenta, según el caso, o bien la sede social de la empresa donde se produce la operación o, si es una inversión directa, el lugar en el que se ubica la fábrica o planta en cuestión. Al ser la de Atlantia una operación financiera, todo apunta a que la metodología del registro ha destinado la compra a Madrid, al haber trasladado Abertis su sede social en octubre.

Algo parecido ha podido ocurrir, aunque depende de cada caso, con otras operaciones, sobre todo las que tienen un cariz más financiero. Desde el 1-O más de 4.000 empresas han salido de Cataluña hacia otras regiones, la mayor parte a Madrid, debido a la incertidumbre generada por el «procés» independentista. Ello explica parte de la pérdida competitiva de Cataluña, aunque no toda.

País Vasco fue la segunda comunidad en recepción de inversiones, con 465,9 millones de euros, en lo que supone una caída del 75% frente al primer trimestre de 2017. El Ministerio de Economía recuerda que en los tres primeros meses del año pasado entró una gran inversión de 1.900 millones a la comunidad, que al no haber encontrado equivalencia este año, explica la caída pese a que no haya ocurrido nada reseñable. Esta volatilidad es mayor en regiones más pequeñas.

La inversión productiva es aquella que no se produce a través de Entidades de Tenencia de Valores Extranjeros (ETVE), un instrumento utilizado para aligerar la factura fiscal de las operaciones. Si se añaden estos productos se sumaría 2.496 millones de euros (241,5% más). La práctica totalidad de esa cantidad se debe a una sola operación. Los principales inversores en el primer trimestre en España son Alemania (17,8%), China (17,8%), Canadá (15,3%), Luxemburgo (14,6%) y Países Bajos (11%). El aumento de la inversión procedente de Canadá y Alemania se debe a una única operación por 1.500 millones de euros, explica Economía.