Los almacenes Cofares despacharon el año pasado 25,2 millones de pedidos
Los almacenes Cofares despacharon el año pasado 25,2 millones de pedidos - Guillermo Navarro

«Hay que derivar un porcentaje del gasto sanitario a la población»

Ratificado con el 80,4% de la Asamblea General el 29 de junio, Eduardo Pastor pone fin a una interinidad abierta tras la renuncia de su antecesor

MadridActualizado:

Franco y directo, Eduardo Pastor conoce bien los entresijos de la cooperativa de la distribución farmacéutica líder del mercado (26,94% de cuota y 3.137 millones de euros de facturación en 2017). Pastor encara su mandato «con mucha ilusión», y comprometido con el modelo farmacéutico español. De la financiación de la Sanidad, y otros temas hablamos desde la sede madrileña de Cofares (10.744 socios).

¿Cómo afronta su nuevo mandato? ¿Qué preocupaciones le han transmitido los socios?

Lo afronto con mucha ilusión y la seguridad de conocer bien Cofares, y las necesidades que tiene. Hay que seguir evolucionando y afianzando un modelo cooperativo farmacéutico, que es una de las mejores cosas que tiene la sociedad española, ya que entendemos que garantiza el acceso a los medicamentos en igualdad y equidad.

Con su elección se cierra un tiempo de interinidad en la presidencia, tras la dimisión de su antecesor por «diferencias» en la gestión.

Tenemos unos estatutos a los que nos hemos acogido y, como en toda gran empresa, hay pequeñas discrepancias de gestión que se dirimen y solventan en la Asamblea General. Ahora, la cooperativa se encuentra en una posición financieramente y políticamente muy estable.

¿Qué esperan de la ministra de Sanidad, Carmen Montón, opuesta al copago sanitario?

Comparto con la ministra, la idea de la universalidad de la Sanidad. En cuanto a cómo podemos financiarla, esa es la cuestión: hay que derivar un tanto por ciento del gasto sanitario a la población. Es decir, si queremos mantener la sanidad debemos hacernos copartícipes de ella. Por otra parte, la ministra debe tener en cuenta que hemos hecho un esfuerzo estos últimos años, a pesar de que entre 2008 y 2015 las ventas en el sector farmacéutico respecto a la distribución cayeron casi un 30 por ciento.

Entre sus objetivos está reforzar el modelo de farmacia actual, ¿qué planes tiene en este terreno?

La cooperativa tiene su razón de ser por la farmacia rural; porque no buscamos un beneficio per se sino que entre todos los socios nos unamos, para que las rutas que son deficitarias sean compensadas con aquellas que no. Lo que quiero es apoyar a la farmacia rural, y darles otras vías de salida, porque lo están pasando mal.

También ha apostado por la transformación tecnológica. ¿Qué proyectos tiene?

La digitalización de la empresa es un tema muy importante, porque manejamos un número de albaranes y facturas muy importante. También tenemos un programa de gestión, que quiero que sea el nexo de unión entre los socios y la cooperativa.

Son una de las cooperativas españolas más importantes, ¿cuáles son los retos que afronta este modelo?

Me preocupa que las administraciones no entiendan que el modelo cooperativo es positivo, aunque muy antiguo. Me gustaría que comprendieran que prácticamente reinvertimos todos los beneficios. Esto supone una media de unos 25 millones de euros anuales y que, dentro de un mercado abierto, debemos tener las herramientas para financiarnos y competir.