Vídeo: Dia busca recuperar la estabilidad tras el desplome de este lunes - ABC

La cúpula de Dia investiga un agujero en sus cuentas de 2017

La cadena de supermercados detecta un desfase patrimonial de unos 70 millones

MadridActualizado:

La crisis bursátil de Dia ha saltado más allá del parqué. La cúpula directiva de la cadena de supermercados investiga un «agujero» de unos 70 millones de euros en sus cuentas de 2017, lo que, según han confirmado varias fuentes cercanas al grupo consultadas por ABC, ha generado un terremoto corporativo dentro de la compañía de distribución española.

El pasado lunes, tras detectarse ese desfase, el director ejecutivo de Dia desde 2011, Amando Sánchez Falcón, fue suspendido de empleo y sueldo durante un mes, aunque en los círculos de la empresa se da por sentado que es un trámite antes del despido definitivo.

Apartar de la compañía a Sánchez Falcón, directivo procedente de Abengoa, ha sido solo una de las medidas que ha tomado la empresa, que también anunció ayer a sus directivos la creación de una división para el control financiero y las buenas prácticas, que será la encargada de detallar lo ocurrido. Además, el consejero delegado de la cadena de supermercados, Antonio Coto, aseveró que se reunirá con los auditores del grupo, la firma KPMG, para esclarecer la situación, según las mismas fuentes.

Estos cambios se dieron a conocer ayer en una reunión que fue convocada de urgencia el lunes por la tarde, después de que la compañía se desplomara un 42% en Bolsa y en la que Coto, que asumió el cargo en septiembre en sustitución del histórico Ricardo Currás, al que los malos resultados de la empresa le costaron el puesto, también hizo un llamamiento a la tranquilidad.

Sin embargo, y pese a que coincidiendo con el fin de dicha reunión los títulos de la compañía lograron remontar desde las pérdidas del 12% que registraba al comienzo de la sesión, finalmente la jornada se zanjó con unos números rojos del 8,8%, situándose el valor de la acción en 1,0005 euros.

Accionistas clave

El valor de los títulos de Dia es otra de las claves de esta crisis empresarial. Y es que el mercado espera que el máximo accionista de la empresa, el fondo Letterone, haga algún movimiento, ya sea accionarial o de intenciones, para calmar la situación de grave inestabilidad que vive la compañía.

El fondo es propiedad del magnate ruso Mikhail Fridman y cuenta con el 29% de las acciones de Dia, justo por debajo del límite legal del 30% que la ley de ofertas públicas de adquisición (opas) fija como obligatorio para presentar una oferta por la totalidad. La caída del precio de los títulos y la complicada situación que atraviesa la compañía centran en él todas las miradas.

No obstante, según la legislación, una sociedad no puede lanzar una oferta por un valor inferior a una compra efectuada en esa misma empresa en los 12 meses anteriores. Y Letterone entró en Dia el pasado enero, cuando los títulos cotizaban en torno a 4 euros, por lo que lo lógico es que espere a principios de 2019 para hacer cualquier oferta y aprovechar así la caída del valor.

Como fuere, la crisis vivida en la cadena, que cuenta con 7.400 tiendas en España, Portugal, Argentina y Brasil, ha sido aprovechada por Fridman para ir moviendo sus fichas. El mismo lunes se confirmó también la ya anunciada salida de Ana María Llopis como presidenta de Dia. Llopis fue relevada provisionalmente por Stephan DuCharme, hombre de máxima confianza de Fridman y que también ocupará el cargo de vicepresidente.