Crisis del pequeño comercio: casi 34.000 autónomos bajan la persiana en cuatro años

Es el sector que más acusa la despoblación. Galicia y Asturias están entre las más afectadas por los cierres

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La economía española ha entrado en una fase de desaceleración pero algunos sectores económicos están atravesando su particular crisis. El comercio es uno de ellos. Factores como la digitalización, la falta de relevo generacional, la «fiebre» de descuentos permanente o la despoblación están esquilmando los pequeños negocios, los regentados por autónomos, un colectivo generador de empleo y muy sensible a los vaivenes de la economía. Cada año miles de pequeñas tiendas se ven obligadas sin remedio a bajar las persianas, asfixiadas por las ventas online o la pujanza de las grandes superficies por el cambio de modelo de consumo de los españoles.

Todo ello sin olvidar la cancelación de los ventajosos contratos de arrendamiento de locales en las zonas céntricas de las ciudades en los últimos años, culpables del cerrojazo de miles de tiendas en toda España, como ha ocurrido en muchos de los barrios emblemáticos de Madrid.

Los datos que maneja ATA, la mayor asociación de autónomos, reflejan que en los últimos cuatro años se han perdido una media de casi 8.500 comercios en cada uno de los ejercicios. Entre noviembre de 2015 y noviembre de 2019, últimos datos disponibles de afiliación, los comercios regentados por autónomos han descendido en España en un 4,2%, lo que se traduce en que la economía ha perdido 33.732 autónomos. Han pasado de 812.668 a 778.936. Sin embargo hay comunidades autónomas que destacan aún más negativamente en sus cifras de pérdida de efectivos, incluso duplican el porcentaje de caídas. Así, Asturias lidera el descenso porcentual de autónomos dedicados al comercio en los últimos cuatro años con una reducción del 8,6% (-1.510 en cuatro años). Le siguen Cantabria (-8,5%), Aragón (-8,1%), Castilla y León (-8%), País Vasco (-7,7%), Galicia (-7,3%) y La Rioja (-7%).

En el otro extremo, y aunque en todas las comunidades retroceden en este sector, algunas como es el caso de Canarias o Andalucía han visto reducido su número de autónomos en tan solo un 0,9% y un 1% respectivamente. Ambas por debajo de la media nacional (ver gráfico).

Hay que destacar además que las únicas siete comunidades que pierden autónomos en los últimos cuatro años son precisamente las que más se han visto afectadas por el descenso del número de comercios. Mientras que desde noviembre de 2015 España suma 102.905 autónomos, las comunidades de Castilla y León (-4,4%), Asturias y Aragón (-4%), Galicia (-3,6%) y País Vasco, La Rioja y Cantabria (-1,9%) pierden afiliados a la Seguridad Social.

Obligados a renovarse

«El comercio se enfrenta a grandes retos como son la venta online y la digitalización que, como ya hemos dicho otras veces, va a obligar a los comerciantes a renovarse y no se volverán a recuperar aquellas cifras precrisis», asegura Lorenzo Amor, presidente de ATA y vicepresidente de la CEOE.

Explica el dirigente empresarial que «el comercio es el sector que más ha acusado el proceso de despoblación que tanto nos preocupa. Cuando en un pueblo se cierra el pequeño negocio -dice- el pueblo muere, y cuando no se dan oportunidades reales de emprendimiento y relevo generacional en esos mismos pueblos, los jóvenes se marchan y los comercios pierden toda posibilidad de tener clientes».

Amor: «Parar la sangría»

Añade Amor que «donde se cierra un comercio se pierde la vida del pueblo. Es un círculo que debemos romper para salvar el comercio y revitalizar nuestras comunidades con mayor índice que población rural. Allí donde se pierde población como es Asturias, Galicia o Castilla y León más se resienten los autónomos. Se pierden en España 23 autónomos del comercio al día en los últimos cuatro años. Debemos poner medidas que paren esta sangría ya», concluye.

Si de los datos de ATA analizados la evolución del comercio entre las provincias españolas el único dato en positivo se produce en Málaga, que suma un 1,2% de los autónomos del comercio de la provincia de Málaga. Otra de las mejores evoluciones es la que se anota Santa Cruz de Tenerife, con un 0,5%.

El resto de las provincias españolas han perdido autónomos del comercio en los últimos cuatro años. Destaca por la cifra total en datos absolutos la provincia de Barcelona, donde el retroceso es de 5.619 autónomos (-5,9%). Representa el 73,6% de todos los trabajadores por cuenta propia que se pierden en Cataluña en ese periodo. Aunque dentro de la comunidad autónomas es Tarragona la que porcentualmente más autónomos pierde, con un -8,3% (-1.119 autónomos del comercio), lo que supone duplicar la media nacional (-4,2%).

La provincia española donde porcentualmente se perdieron más trabajadores entre noviembre de 2015 y noviembre de 2019 es Orense, un 11,7% menos. Le siguen Palencia (-11,1%), Burgos (-10,2%), Huesca (-9,6%) y Guipúzcoa (-9,2%).