El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, da un discurso durante el foro de supervisión bancaria
El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, da un discurso durante el foro de supervisión bancaria - EFE

El BCE ve un «círculo virtuoso» en España con más empleo y consumo

La institución destaca destaca el efecto positivo de la bajada del petróleo en el poder de compra de los hogares

Francfort Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

España experimenta una recuperación «relativamente fuerte», en materia de empleo y salarios, de su mercado laboral, lo que se traduce en una mayor renta disponible y un incremento del consumo real al mismo tiempo que los hogares continúan reduciendo su endeudamiento, lo que para el Banco Central Europeo (BCE) sugiere un «círculo virtuoso» en la economía española, así como también sucede en Irlanda o Portugal.

«En España, Irlanda y Portugal la recuperación del mercado laboral, en términos de empleo y salarios, ha sido relativamente fuerte, conduciendo a incrementos de los ingresos disponibles y del consumo real», según señala el instituto emisor de la eurozona en la última edición de su boletín económico.

En este sentido, la entidad presidida por Mario Draghi destaca que tras años de desendeudamiento de las familias en estos países, la mayor renta disponible está permitiendo también un fortalecimiento de los balances de los hogares.

«Mientras el consumo está aumentando, la ratio de endeudamiento sigue a la baja. Esto sugiere que puede haber un círculo virtuoso entre una recuperación del mercado laboral, el incremento de los ingresos disponibles y un mayor consumo, mientras el grado de apalancamiento de las familias sigue bajando», añade la institución.

Por otro lado, el análisis del BCE señala que el crecimiento continuado del consumo privado en la zona euro desde el primer trimestre de 2013 representa el motor principal tras la recuperación en curso en la región.

A este respecto, la entidad destaca el efecto positivo en el incremento del consumo derivado de la caída de los precios del crudo desde mediados de 2014 y estima que la bajada del precio de la energía ha elevado en nueve décimas el poder de compra de los hogares desde el comienzo de la recuperación.

La positiva bajada del petróleo

No obstante, la institución calcula que el impacto positivo vinculado a la bajada de los precios del petróleo «representó prácticamente sólo un tercio de la mejoría general observada en el poder de compra de los hogares».

De hecho, el BCE apunta que, a pesar de que el precio del petróleo ha bajado más de un 40% desde la segunda mitad de 2014, «el descenso en los precios de la energía para los consumidores fue mucho menor», señalando como ejemplo que el precio de los combustibles y lubricantes para el transporte particular bajaron sólo un 12% en la eurozona durante el mismo intervalo de tiempo.

De este modo, la entidad considera que la mejora adicional en el poder de compra de las familias se debe principalmente a fuertes mejoras de los ingresos laborales.

«El consumo privado se ha visto apuntalado por el fuerte crecimiento de los ingresos reales disponibles desde principios de 2013, siguiendo las graduales, aunque sostenidas mejoras del mercado laboral», apunta la institución.

A pesar de estos datos alentadores, el BCE recuerda que el nivel actual de ocupación en la zona euro se mantiene unos dos puntos porcentuales por debajo del nivel anterior a la crisis.