Las nuevas oficinas contarán contarán con una persona de bienvenida o «greeter», que distribuirá y ayudará a los clientes en su operativa
Las nuevas oficinas contarán contarán con una persona de bienvenida o «greeter», que distribuirá y ayudará a los clientes en su operativa - ABC.es

El Banco Santander estrena su oficina del futuro para seducir al cliente «2.0»

Los nuevos espacios de la entidad contarán con sistemas de iluminación y climatización inteligentes y personal de bienvenida que orientará a los clientes, mayor confort y privacidad

También eliminarán totalmente las barreras arquitectónicas, incluyendo los arcos de detección de metales

Actualizado:

Los tiempos cambian y las oficinas bancarias, también. El Banco Santander quiere dar por finalizada la etapa en la que consultar el saldo, ingresar dinero o pagar una factura era un procedimiento tedioso, frío e impersonal con un nuevo paradigma de locales diáfanos, confortables y, sobre todo, adaptados al mundo digital. Con este objetivo la entidad presentó el pasado viernes en Madrid su «oficina del futuro», un espacio en el que las nuevas tecnologías ocupan una posición central con la intención de atender a los clientes de forma diferenciada, sencilla y agradable.

«Hemos buscado que toda la oficina gire alrededor del cliente y que éste pueda acceder a todos los servicios de forma ágil», aseguró la presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín, que resaltó la pertinencia de las nuevas oficinas de cara a alcanzar el objetivo del banco de lograr 30 millones de clientes digitales para el año 2018.

Ana Patricia Botín y Rami Aboukhair, durante la presentación
Ana Patricia Botín y Rami Aboukhair, durante la presentación

En los locales que se actualicen a la nueva filosofía, llamada «Smart red», el cliente será recibido por una persona que le orientará en función de sus necesidades o, si lo prefiere, por un terminal de bienvenida. Para los casos en los que desee realizar una operativa online, será derivado a unos dispositivos tipo tablet conectados a la Red, mientras que si necesita acudir al cajero podrá seguir haciéndolo como hasta ahora, aunque con nuevas funcionalidades: en adelante las máquinas anotarán al instante tanto los ingresos como las retiradas de efectivo y ofrecerán la posibilidad de pagar un recibo con solo pasar por el lector un código de barras. También estarán preparadas para realizar, a partir del año que viene, operaciones mediante el teléfono móvil mediante la funcionalidad NFC. Otro espacio renovado será el sector dedicado a la banca personal y a las pymes, que estará complementado por habitáculos de espera y salas de reuniones a disposición de los clientes.

Con esta distribución, la entidad pretende evitar a los usuarios esperas innecesarias y agilizar al máximo la zona de atención personalizada y de caja, que seguirá existiendo pero oculta tras unos paneles que permitirán una mayor discrección y confidencialidad. El objetivo es también que el cliente que requiera atención personal pueda recibirla de forma más detallada e individualizada.

«La gente sigue viniendo a las oficinas, pero ahora busca sobre todo asesoramiento para tomar decisiones», aseguró Rami Aboukhair, director general de Santander en España, que explicó también que la nueva distribución no va destinada solo a los clientes nativos digitales sino también a aquellos que quieran operar en este formato pero necesiten «un poco de ayuda».

El banco tiene previsto renovar una oficina diaria durante los próximos tres años, con lo que en total actualizará siguiendo esta nueva filosofía cerca de un tercio de sus locales, mientras que el resto recibirán modernizaciones estéticas de menor calado. Las nuevas oficinas también carecerán de barreras arquitectónicas —incluyendo los incómodos arcos de detección de metales—, serán totalmente accesibles (contarán con puntos habilitados para discapacitados auditivos y ayudas para los visuales) y sostenibles, al contar con un sistema de climatización e iluminación inteligente que se activará si detecta presencia humana.

En Twitter: @UMezcua