La banca móvil se abre paso en España: el 61% de los clientes ya la utilizan

El uso de la banca a través del móvil ha traído consecuencias: se ha reducido el volumen de efectivo y ha disminuido su uso de la banca tradicional

MADRIDActualizado:

La tecnología evoluciona a pasos agigantados y a la banca no le ha quedado más remedio que acogerse al refranero español: «renovarse o morir». En una época en la que el uso del móvil inteligente se ha generalizado hasta niveles insospechados desplazando incluso al ordenador – en España el 75% de los internautas dicen acceder más veces a Internet desde su móvil que desde su computadora–, el futuro de la banca parece irremediablemente ligado al de los teléfonos, señalan desde el comparador de bancos sin comisiones HelpMyCash.com.

Actualmente, ocho de cada diez españoles tiene un teléfono móvil con conexión a internet, el doble que hace un lustro, y la banca ha reclamado su parte del pastel. El gasto de los bancos en tecnología de la información no ha parado de crecer desde 2013, según BBVA Research. Solo la banca europea destinó en 2015 más de 60 mil millones de dólares a esta partida.

El 61% de los españoles utilizan la banca móvil solo por detrás de Turquía y de los Estados Unidos y ocho puntos porcentuales por encima de la media europea, según el Informe de Ditrendia Mobile en España y el mundo 2016 con datos relativos a 2015. No solo destaca el elevado número de usuarios que se han dejado seducir por la banca de pequeña pulgada, sino que además el 87% de los usuarios españoles encuestados consideran que la adopción de la banca móvil le ha ayudado a mejorar sus finanzas.

El uso de la banca a través del móvil ha traído consecuencias: se ha reducido el volumen de efectivo manejado por este segmento de clientes, ha disminuido su uso de la banca tradicional y, además, se ha vuelto medianamente adictiva, siempre según el estudio de Ditrendia que señala que el 20% de los usuarios consultan su aplicación una o varias veces al día y un 42% lo hace varias veces a la semana.

Aunque no todas las entidades se han movido a la misma velocidad, hoy por hoy cualquier cliente de un banco español tiene a su disposición la correspondiente aplicación para operar desde su móvil. Las de Abanca, imaginBank y Triodos, por este orden, son las más valoradas en el supermercado de aplicaciones de Android con una nota de 4,4 sobre 5 para las dos primeras y de 4,3 para la tercera.

La media por descargas de las aplicaciones bancarias en Google Play es de entre 100.000 y 500.000 por app. Los que mejor parecen haber explotado las bondades de los «smartphones» son BBVA, Banco Sabadell, Santander, Bankia, ING Direct y CaixaBank, que son las entidades cuyas apps acumulan un número mayor de instalaciones entre los usuarios de Android. Especialmente la de CaixaBank, que es la única que se sitúa en el tramo de entre 5 y 10 millones de descargas, señalan desde el comparador HelpMyCash.com.

Gestión exclusiva desde el móvil

En enero del pasado año CaixaBank presentó el primer banco español gestionado exclusivamente a través del móvil. Un año después, imaginBank suma más de 90.000 clientes y pretende llegar al medio millón al término de 2017. El catálogo de productos de la entidad, pensada sobre todo para los millennials, se compone de una cuenta corriente sin comisiones y sin vinculación, de una tarjeta de débito sin cuotas, de préstamos personalizados y de herramientas para gestionar las finanzas a través del móvil.

Pero a la banca móvil de CaixaBank le han salido competidores. Por un lado, los esfuerzos de la banca por digitalizarse han traído consigo novedades que podrían seducir con facilidad a los clientes que solo quieren operar desde su móvil. Los bancos que no son puramente móviles no solo disponen de sus propias aplicaciones, sino que además ya hay entidades que permiten abrir una cuenta como nuevo cliente directamente por el teléfono (Self Bank, BBVA y EVO Banco) y ya son seis las entidades que han incluido la plataforma de mensajería instantánea WhatsApp entre sus canales de atención al cliente (CaixaBank, imaginBank, BMN, Openbank, BBVA y Laboral Kutxa ya ofrecen a sus usuarios la posibilidad de solucionar sus dudas a través de WhatsApp).

¿Es segura la banca móvil?

Las entidades de crédito que ofrecen este servicio se han encargado de proporcionar a sus aplicaciones las medidas de seguridad oportunas para garantizar que las transacciones de los clientes no están expuestas.

La información que sale del móvil del cliente y llega al servidor del banco viaja encriptada, lo que garantiza que en caso de que un tercero la interceptase no podría interpretarla. Openbank, por ejemplo, utiliza una tecnología de encriptación 256 SSL que garantiza la confidencialidad de los datos del cliente. En el caso de BBVA, una de las entidades que más ha apostado por la transformación digital en España y que, según una encuesta de Accenture, ocupa la primera posición en valoración de banca online y de app de banca móvil en España, utiliza un servidor seguro que también emplea el protocolo SSL. Este servidor transmite la información cifrada mediante algoritmos de 128 bits.

Además, las aplicaciones de banca móvil, al igual que las plataformas de banca a distancia creadas para el ordenador, incluyen varios niveles de autentificación para verificar la identidad del cliente. Por un lado, exigen una clave para acceder a la plataforma y poder visualizar los productos y los movimientos. Y, por el otro, requieren un segundo nivel de autentificación para validar cualquier operación (transferencias, contratación de nuevos productos, etc.), consistente, por lo general, en la inclusión de un código recibido por mensaje de texto.

Además, queda en manos del cliente adoptar ciertas medidas de seguridad extra que garanticen el buen funcionamiento de la aplicación: desde controlar el dispositivo cuando se tiene la sesión abierta hasta ser diligente con las claves.

N26 se hace un hueco en nuestro país

También han aparecido actores extranjeros que se han ganado la confianza de varios miles de consumidores. Es el caso del banco alemán N26. Esta «startup», referente del sector «fintech» y ahora convertida en un banco por derecho propio tras conseguir una licencia a mediados del pasado año, ha triplicado sus clientes en solo un año hasta alcanzar los 300.000 y ya opera en 17 países de la zona euro. Se gestiona a través del smartphone y el registro dura solo ocho minutos.

Actualmente, ya operamos en todos los mercados de la Eurozona y estamos especialmente centrados en Francia, Italia y España. Dicho esto, N26 pretende ser el primer banco paneuropeo, por lo que estamos constantemente explorando oportunidades para ofrecer la mejor experiencia bancaria al mayor número posible de ciudadanos de la UE», señalaba Alex Weber, encargado de mercados internacionales de la entidad europea, en una entrevista para HelpMyCash.com.

«Ya hay más de 10.000 usuarios de N26 en España, lo que es un buen comienzo. Por si esto fuera poco, actualmente estamos creciendo a un ritmo de más de 1.000 usuarios nuevos al día, de los cuales más de la mitad proceden de mercados internacionales, incluyendo España». El banco móvil radicado en Berlín, pero con vocación europea, ofrece actualmente una cuenta corriente sin comisiones y una tarjeta de débito.