Claudio Aranzadi y el director del IEEE, el general de brigada, Miguel Ángel Ballesteros, hoy
Claudio Aranzadi y el director del IEEE, el general de brigada, Miguel Ángel Ballesteros, hoy - J. G. N.

«Arabia Saudí saca a bailar a Rusia para dar celos a EE.UU. por su "fracking"»

El Instituto Español de Estudios Estratégicos cree que Putin trata de monopolizar el suministro de gas a Europa

MadridActualizado:

El coronel del ejército de Tierra y analista principal del Instituto Español de Estudios Estratégicos (IEEE), José María Pardo de Santayana, ha dicho que «Arabia Saudí ha sacado a bailar a Rusia para dar celos a EE.UU. por su fracking» para explicar las relaciones entre los tres países con los mercados petroleros.

Arabia Saudí es un socio histórico de EE.UU., pero la creciente industria del «fracking» en Norteamérica está vertiendo más petróleo a los mercados, lo que presiona a la baja a los precios, situación que no gusta a la OPEP en general ni a Arabia Saudí en particular. De hecho, EE.UU. superará en los próximos meses a este reino del Golfo y a Rusia como mayor productor de petróleo del mundo.

Pardo de Santayana ha recordado, en la presentación del informe Energía y Geoestrategia 2018 en la sede de Repsol que Rusia podría exportar gas licuado a Arabia Saudí para que esta no tenga que comprarlo en Catar.

Por su parte, el general de Brigada de Artillería Miguel Ángel Ballesteros, director del IEEE, ha destacado que la ruptura de EE.UU. del acuerdo con Irán «ha hecho aumentar el riesgo geopolítico y la incertidumbre». No obstante, ha manifestado que «soy optimista y espero que Trump se esté repensando el tema». Sobre Rusia ha dicho que Putin busca «monopolizar» el mercado de gas en Europa.

Tras afirmar que la política de EE.UU. es un «péndulo», ha subrayado que ese país está abandonando zonas donde estaba habitualmente, como Oriente Medio. «No es una buena opción». Y añadió que «al irse de Siria, Irán tendrá una influencia aún mayor en la zona».

Claudio Aranzadi, coordinador del estudio y exministro de Industria, coincidió al afirmar que existe mayor incertidumbre e inestabilidad. La ruptura del acuerdo de EE.UU. con Irán «podría sacar del mercado 0,5 millones de barriles de crudo de esta república islamista» y ha apuntado que los precios del petróleo oscilarán entre los 60 y los 80 dólares el barril.

En la sesión inaugural, el presidente de Repsol, Antonio Brufau, ha destacado la relevancia geopolítica de la energía y ha subrayado las incertidumbres que representan para el escenario energético mundial las últimas decisiones de Estados Unidos, como su ruptura del acuerdo nuclear con Irán o su retirada del acuerdo por el Clima de París.

Así, subrayó que se abre la puerta a que grandes consumidores como Rusia y China tengan acceso a ese petróleo «con una gran tasa de descuento» y a que, como ha ocurrido, los precios del crudo se comporten «al alza».

Brufau consideró que el escenario internacional se divide «entre la aparente batalla de la globalización y el proteccionismo. Ese proteccionismo hace que Estados Unidos se repliegue hacia su interior, desplaza los centros de poder a los que eran habituales», añadió al respecto.

Por su parte, el subsecretario de Defensa, Arturo Romaní, valoró la «estrecha» relación existente entre geopolítica y energía y la necesidad de analizar los acontecimientos globales y «discernir los comportamientos de los diferentes actores estratégicos».

Romaní destacó que la incertidumbre y riesgo geopolítico en el escenario energético «no hecho más que acrecentarse» en los últimos tiempos y que las decisiones de Estados Unidos han supuesto una «mayor incertidumbre».

Por ello, afirmó que la seguridad energética es «un factor clave» y es preciso aplicar «política de Estado» en ella. «La seguridad y la defensa marcan las políticas europeas», añadió.

El vicepresidente del Club de la Energía, Miguel Antoñanzas, ha destacado cómo el entorno geoestratégico de la energía se vuelve cada vez más incierto y complejo. «Con la entrada de nuevos jugadores, nuevos riesgos y también nuevas oportunidades, es importante comprender qué está ocurriendo para poder tomar decisiones acertadas sobre nuestro futuro». Señaló también cómo el ciudadano de hoy, se interesa y preocupa por temas hasta hace poco limitados a los expertos, como la seguridad, la defensa, el cambio climático o los precios energéticos.

Mientras, el presidente del Comité Español del Consejo Mundial de la Energía, Iñigo Diaz de Espada, aseguró que los vínculos entre la geopolítica y la energía «son cada vez más estrechos», por lo que no se puede comprender la geopolítica «sin entender el impacto que la energía tiene en ella».

El informe ha sido realizado organizado por el Instituto Español de Estudios Estratégicos, el Comité Español del Consejo Mundial de la Energía y el Club Español de la Energía.