La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz
La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz - EFE
Entre familiares directos con herencias de hasta un millón de euros

Andalucía desbanca a Madrid como oasis fiscal en Sucesiones

El impuesto vive una guerra fiscal: cinco comunidades lo han bajado este año

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

En la Conferencia de Presidentes que congregó a barones regionales en enero de 2017, Susana Díaz fue una de las más guerrilleras al denunciar el "dumping fiscal" de Madrid en impuestos como Sucesiones o Patrimonio, ante la cacareada reforma del modelo de financiación autonómica. Algo más de un año después, la reforma sigue durmiendo el sueño de los justos, pero Andalucía ha desbancado a Madrid como oasis fiscal, al menos en las herencias de familiares directos de hasta un millón de euros. Si el año pasado un soltero que heredaba de su padre 800.000 euros –200.000 euros por la vivienda del fallecido– debía pagar 164.049 euros, este año este mismo sujeto afrontará cero euros, frente a los 1.586 de Madrid. Ello convierte a Andalucía en la comunidad donde menos impuesto se paga en las herencias de hasta un millón de euros entre familiares directos.

La rebaja que aprobó la Junta de Andalucía se produjo después de que Ciudadanos condicionara su apoyo a los Presupuestos a bajar el Impuesto de Sucesiones. Al coger este ejemplo, llama la atención que las comunidades donde menos y más se paga son socialistas: en este caso en Aragón se afrontarían 155.393 euros, la mayor cuota. La baja presión fiscal de Andalucía, eso sí, se agota en el Grupo III y IV de familiares –por ejemplo, tíos o sobrinos–. En Donaciones, con el anterior ejemplo si en lugar de una herencia se reciben 800.000 euros de donación de un padre, en Andalucía se pagarán 208.159 euros, la mayor cuota de España. En Madrid, por ejemplo, este mismo caso afrontaría una factura fiscal de 2.000,06 euros que serían 200,12 en Canarias, la región donde menos se paga.

Como fuere, al repasar las novedades tributarias de 2018, el verdadero protagonista es el impuesto de Sucesiones, donde se ha desatado una "guerra fiscal", en palabras del secretario técnico de los asesores fiscales del REAF, Luis del Amo, para ver quién baja más el impuesto. Por el momento, y ante la presión de Ciudadanos en los ejecutivos regionales que apoya, ganan comunidades socialistas: Andalucía y Extremadura son las que más lo han reducido, seguidas de Murcia y Castilla y León (ambas con PP y Ciudadanos) y Asturias. En Extremadura, si en el caso del soltero con 800.000 euros de herencia la hubiera recibido el año pasado, habría pagado 158.796 euros: este año la cuota cae a 1.587 euros por la rebaja aprobada.

Del Amo achacó esta guerra tributaria a la baja por la "presión ciudadana" y ha llamado, como hizo la Comisión de expertos para la reforma del modelo, a que haya una armonización fiscal entre comunidades, para que no haya tanta diferencia, ni al alza ni a la baja. El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha defendido eliminar directamente el impuesto. La única región que ha subido el tributo en 2018 ha sido Cantabria para las herencias mayores a 100.000 euros, bajándolo para las inferiores.

Los economistas constatan que los familiares directos apenas pagan en Sucesiones en casi todas las comunidades (sobre todo en Asturias, Baleares, Canarias, Castilla-La Mancha, Galicia, Extremadura, Madrid, Murcia, La Rioja, País Vasco y Navarra). Luis del Amo ha señalado que las bonificaciones autonómicas en Sucesiones ya suponen una pérdida de recaudación mayor que las de IRPF, en rentas del trabajo.

El impacto de la rebaja de Sucesiones calculado por la Junta arrojaba una pérdida de ingresos de 47,25 millones, aunque el Gobierno de Susana Díaz había presupuestado una caída de la recaudación de 75 millones. El total de bonificaciones en Sucesiones en la región asciende a 390 millones de euros.

Esta situación de competencia fiscal entre comunidades va a marcar la negociación del nuevo modelo de financiación autonómica, donde Sucesiones ha sido uno de los impuestos más polémicos. Pich ha denunciado la "teatralidad" y la "demagogia" del debate sobre la financiación de las comunidades, que son las que prestan el groso del Estado del bienestar con Sanidad, Educación y protección social.

Patrimonio

Como ocurre en Sucesiones, en Patrimonio Aragón es la comunidad con mayor gravamen para una riqueza de 800.000 euros (con una cuota de 1.164 euros), mientras que Extremadura grava más a las fortunas mayores y Madrid sigue sin cobrar el impuesto. El Gobierno aún no ha prorrogado el tributo lo que viene haciendo desde 2012, aunque planea hacerlo.