María Garaña, Presidenta de Microsoft Ibérica
María Garaña, Presidenta de Microsoft Ibérica - abc
María Garaña, Presidenta de Microsoft Ibérica

«No hay más mujeres en cargos directivos porque algunas no quieren»

La aún presidenta de la compañía tecnológica Microsoft Ibérica analiza los movimientos de la multinacional en el año que ha coronado a Satya Nadella como consejero delegado

Actualizado:

Decidida y segura. La aún presidenta de la compañía tecnológica Microsoft Ibérica, María Garaña, analiza los movimientos de la multinacional en el año que ha coronado a Satya Nadella como consejero delegado. Tras seis años al frente de la filial, la directiva dejará su cargo en el próximo ejercicio económico (30 junio) para desembarcar en la sede central en Estados Unidos con un puesto de gran responsabilidad. Su sucesora será Pilar López, procedente de Telefónica.

La firma norteamericana se enfrenta a grandes retos ante la inminente llegada de Windows 10, nuevo sistema operativo, en un momento de catarsis económica. Microsoft ha registrado pérdidas de 243 millones de dólares en el último trimestre del año, si bien ha salvado sus cuentas gracias a la ayuda de las ventas de «tablets» Surface, de la consola Xbox One y de los servicios en la nube. Sus ganancias cayeron un 10% en comparación con el año 2013, hasta los 5.900 millones de dólares; sus ingresos, en cambio, alcanzaron los 26.500 millones.

- Usted es una de las pocas directivas que dirigen una multinacional. ¿Por qué no se ven más?

- Me siento una privilegiada, he trabajado muchísimo para estar donde estoy. Tengo que hacer malabares con mi tiempo. Estoy muy contenta, hago lo que quiero hacer. Pero hay detrás un gran esfuerzo. No hay más mujeres en cargos directivos porque algunas no quieren. Es verdad. Una posición como la mía tiene su parte buena, pero luego también tiene sus servidumbres. Luego es cierto que hay algunas empresas donde la igualdad de oportunidades no está ahí. Dicho eso, es muy respetable que la definición de éxito de una mujer no sea tener una posición como la mía. Las empresas tienen que darle a las mujeres las posibilidades que quieran hasta donde ellas quieran llegar.

- ¿Cómo se ha integrado Nokia en su nueva empresa matriz?

-Los dispositivos de Nokia son buenas piezas de tecnología y nos completa esa última milla que nos faltaba, que es, realmente, tener un dispositivo propio. Ahora podemos tener la conversación de lo que va dentro del dispositivo y el propio dispositivo. Es un complemento perfecto.

- ¿Dónde está el negocio, en los móviles, los servicios...?

-Los negocios están cada vez más en los servicios. Todo nuestro software está disponible como servicio. Todo, desde el software del centro de procesamiento de datos hasta el de la Xbox, productividad. Así que lo mismo en el móvil. Y para haberlo lanzado hace tan solo un par de años, estamos muy contentos con el avance.

- ¿Qué camino debe seguir para convencer al usuario con Surface?

-El que hemos seguido en los últimos meses. El mayor valor de la Surface Pro es que es la primera tableta de sustitución, no de acompañamiento. Tenemos que seguir haciéndolo como hasta ahora para ver qué espacio ocupa en el mercado. Lo que hay que seguir haciendo, y eso va más allá de Surface, desde que la hemos lanzado los fabricantes tienen tabletas más importantes y mejores. Es importante lo que tenemos con los fabricantes, donde a nosotros nos miden con tabletas con Windows. Estamos viendo en el mercado del hardware que no hay ni una categoría ni dos. Es que ya hay el PC, pero tienes el convertible, el «all in one»… No va a desaparecer ninguna de las categorías, al revés, cada vez más se segmentarán.

- Entonces, ¿cree que los ordenadores tradicionales han muerto como algunos expertos vaticinan?

-No, el PC tiene mucha vida, y las tabletas también. En los últimos 18 meses ha habido tal revolución en disponibilidad de opciones que, al revés, no van a desaparecer las categorías, sino que se van a especializar.