La venta de cigarrillos, en caída libre desde el comienzo de la crisis
Las ventas de cajetillas han caído un 46,7% entre 2008 y 2013 - afP

La venta de cigarrillos, en caída libre desde el comienzo de la crisis

La Mesa del Tabaco cree que la nueva directiva pone en riesgo a las pymes familiares

Actualizado:

La mayoría de los sectores económicos se han visto afectados por la crisis pero en algunos de ellos el impacto ha sido enorme, como es el caso de la industria del tabaco. Las ventas de este sector en España han pasado de 4.455 millones de cajetillas a 2.375 entre los años 2008 y 2013, lo que supone una reducción del 46,7%, según datos del Comisionado para el Mercado de Tabacos (CMT). Solo en 2013 las ventas descendieron un 2,7%, hasta los 11.855,5 millones de euros, con lo que el mercado vuelve a cifras de 2007.

Entre las razones de esta fuerte contracción del mercado están la crisis económica, las fuerte subidas de impuestos de los últimos años, la presión regulatoria y el impacto del comercio ilícito de tabaco. En 2013 el mercado de cigarrillos, que supone el 86,2% del total de la ventas en valor, registró una caída de un 5,4% en relación con el año anterior, hasta 10.217 millones de euros.

En cuanto al tabaco de liar, una de la alternativas por las que han optado algunos consumidores por su menor precio respecto a las cajetillas, ya supone el 9,2% del mercado. Los cigarros y cigarrillos, que son el 4,3% del total, han frenado el crecimiento de años anteriores y registraron un alza moderada de sus ventas en volumen del 6,3% y 4,8% respectivamente. En este contexto las empresas tabaqueras españolas han dado la voz de alarma, primero por la caída de ventas y su posible repercusión sobre el empleo, y segundo por los rumores de nuevas alzas de impuestos.

BAT, muy preocupada

Juan José Marco, director de negocios corportativos de British American Tobacco España, ha asegurado a ABC que «en el caso de Hacienda lo que tiene que hacer es aumentar las bases imponibles para que suba la recaudación, y no subir más los impuestos al tabaco porque se ha demostrado que la recaudación no sólo no sube, sino que baja». Lo seguro, según Marco, «es que a precios más altos habrá más contrabando y los menores tendrán un acceso más fácil al tabaco que no va por el canal tradicional».

Además, y por si la caída del consumo fuera poco, está la nueva regulación de este sector con la directiva europea. La Mesa del Tabaco, que agrupa a todo el sector, cree que la nueva normativa, que se aprobará definitivamente en unos pocos meses, supondrá un empobrecimiento de la cadena de valor del tabaco, un aumento del cotrabando y, en suma, pondrá en riesgo de desaparición a las pymes familiares dedicadas al cultivo del tabaco en España.

Juan Páramo, presidente de la Mesa del Tabaco, considera que la nueva directiva «es desproporcional en sus medidas e intervencionista, al regular entre otras cosas el tamaño de las advertencias sanitarias, todo ello sin ninguna evidencia científica sólida conocida que avale la eficacia de las medidas que se proponen, como es la disminución del consumo o la prevención del acceso de los menores, entre otros».