Fagor, la líder del electrodoméstico, en preconcurso de acreedores
Una operaria trabaja en la planta que Fagor Electrodomésticos tiene en la localidad guipuzcoana de Garagarza - felix morquecho
SITUACIÓN CRÍTICA DE LA COMPAÑÍA DE MONDRAGÓN

Fagor, la líder del electrodoméstico, en preconcurso de acreedores

El Gobierno vasco habla de «la peor noticia económica». La compañía del Grupo Mondragón fracasa en su búsqueda desesperada de 120 millones para financiarse y dispone ahora de cuatro meses para reestructurar su deuda con los proveedores

Actualizado:

Fagor Electrodomésticos, la “joya de la corona” del grupo vasco Mondragón, ha presentado este miércoles el preconcurso de acreedores dando inicio así al proceso de refinanciación de su deuda, que asciende a más de 800 millones, según ha informado la compañía vasca en un comunicado. Previamente, se ha dado conocimiento a sus socios cooperativistas.

El escrito, remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), se traslada el acuerdo adoptado por la compañía vasca, líder del electrodoméstico en España, por el que se inician las negociaciones para anticipar la restructuración de su deuda, amparándose en el artículo 5.3 de la Ley Concursal. Los responsables de Fagor han registrado el preconcurso de acreedores en el Juzgado de lo Mercantil de San Sebastián.

Fagor dispone ahora de un plazo de “hasta cuatro meses” para ampliar las vías de negociación necesarias para alcanzar un acuerdo con sus acreedores. Las conversaciones se iniciaron semanas atrás con la Corporación Mondragón, el Gobierno Vasco, la banca acreedora –Caja Laboral y Kutxabank- y el resto de acreedores para afrontar los pagos inmediatos que, según la empresa, “permitirían normalizar” su actividad y evitar su quiebra forzosa.

La noticia ha causado un fuerte impacto en la industria vasca. Fagor Electrodomésticos se ha visto obligada a suspender los pagos a sus proveedores al no disponer de liquidez y haber fracasado en su búsqueda urgente de financiación. En concreto, sus responsables buscan 120 millones de euros para el pago de sus proveedores, algunos de los cuales habían retirado ya sus servicios a la compañía, obligando a Fagor a parar algunas de sus 13 plantas, cinco en España (País Vasco).

La compañía del Grupo Mondragón, que cuenta con una plantilla de unos 5.000 trabajadores, arrastra una deuda cercana a los 1.000 millones de euros tras acumular pérdidas desde 2009. El Gobierno de Iñigo Urkullu ha declarado que estamos ante “la peor noticia económica”.

La fuerte caída de la facturación acumulada en los últimos cuatro ejercicios y el fracaso de las últimas negociaciones para hallar más oxígeno financiero entre las cooperativas del Grupo Mondragón ha empujado a la compañía a entrar en suspensión de pagos. Fagor demandaba urgentemente a su matriz una inyección de 120 millones de euros para garantizar su actividad, a lo que se suman los 70 millones ya aportados por el grupo empresarial esta primavera.

Fuerte varapalo al tejido vasco

El pinchazo de la burbuja inmobiliaria ha estrangulado actividad de Fagor, hasta ahora buque insignia de Mondragón, que ve amenazada todas sus divisiones. La noticia supone un fuerte varapalo al tejido industrial vasco y en especial al modelo de las cooperativas. El Gobierno vasco ha asegurado que hará todo lo posible por garantizar su futuro, lo que conllevará la “reestructuración ordenada” de su sistema productivo. “Salvar lo salvable y lo más viable en términos de competitividad”, ha reconocido el portavoz del Ejecutivo vasco, Josu Erkoreka.