El Viti y su mujer, María del Carmen, con sus hijas, María Luisa y Guadalupe, en la exposición de Belinda Carasucia en Las Ventas
El Viti y su mujer, María del Carmen, con sus hijas, María Luisa y Guadalupe, en la exposición de Belinda Carasucia en Las Ventas - ABC

El cuento taurino de El Viti que inspiró la marca «Belinda Carasucia»

Sus hijas presentan en Las Ventas una elegante colección de complementos taurinos

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Había una vez una vaca llamada «Belinda», la más bella de la camada, la más admirada y deseada por un toro rebelde de nombre «Carasucia». Pastaban en verdes prados de la dehesa salmantina, se refrescaban en el riachuelo en los días de verano y disfrutaban del manto de flores de la primavera, la estación que más inspiraba a «Carasucia» para declararle su amor a «Belinda», a la que siempre llevaba la más bella flor.

Su vida era perfecta, excepto por un detalle: el mayoral, llamado Silvestre, tenía sus cabezas de ganado en distintos cercados según la edad. Y los respetados sementales estaban en un prado cercano a la plaza de tientas. Silvestre obligaba a «Carasucia» a estar separado de su amada «Belinda». Pero «Carasucia» se escapaba para verla... Y Silvestre lo devolvía una y otra vez al cercado, sufriendo alguna vez la ira del bravo «Carasucia».

Santiago Martín «El Viti» contempla la colección de Belinda Carasucia: almohadillas, pañuelos, abanicos...
Santiago Martín «El Viti» contempla la colección de Belinda Carasucia: almohadillas, pañuelos, abanicos... - ABC

«Estas y muchas historias más son las que inventaba nuestro padre en nuestros viajes al campo. "Carasucia", "Belinda", "Miracielo", el amigo inseparable de "Carasucia"...» El padre es nada más y nada menos que Santiago Martín «El Viti», rey del toreo y de la palabra, como las que creaba para inculcar a sus tres hijos el amor al toro. Y en su homenaje, Guadalupe y María Luisa Martín, decidieron saltar al ruedo de la moda para crear la marca Belinda Carasucia. No podía tener otro bautismo su colección, presentada ayer en la Monumental de las Ventas, la plaza donde Su Majestad se erige como un auténtico dios. Y así lo demostraron los aficionados que se citaron para esta puesta de largo en el Aula Bienvenida, en un acto conducido por la directora de comunicación de la Unión de Criadores de Toros de Lidia, Lucía Martín, que se refirió al «buen gusto» de las hijas de El Viti y María del Carmen.

Originales cojines de inspiración taurina
Originales cojines de inspiración taurina - ABC

Después de proyectar un vídeo en el que el público admiró el esmerado trabajo de las creadoras de Belinda Carasucia, tomó la palabra Guadalupe, visiblemente emocionada en medio de las ovaciones: «Como decía hace unos días mi hermana, es nuestra primera exposición juntas. A las dos nos gusta pintar, coser, hacer manualidades, hacer punto, labores con las que nos entreteníamos de niñas. En la Universidad nos separamos: María Luisa se decantó por Arquitectura; yo, por Económicas. Esta aventura hizo volar nuestra imaginación, con un punto de locura. Y hace cuatro años la empezamos». Aquella bendita locura se materializó en Belinda Carasucia, una marca de complementos de inspiración taurina que cuida al milímetro cada detalle, con enorme gusto y elegancia. En las paredes de la sala Bienvenida lucían almohadillas, pañuelos, abanicos y bolsos en cuyos diseños se apreciaban los detalles de trajes de luces, alamares, machos, hombreras, siluetas de toreros... Todo envuelto en cálidos colores. «Incluso hemos conseguido que mi padre (que lucía orgulloso un minicarasucia) destierre el pañuelo blanco del bolsillo de la chaqueta». Y allí figuraba, por ejemplo, el pañuelo bautizado como Pitillo en homenaje al toro de Samuel Flores que el maestro salmantino cuajó hace medio siglo en Sevilla. Originalidad y belleza también en los hermosos cojines donde las musas del toreo aparecían. Tampoco falta la filigrana charra en distintos objetos.

Una de las joyas de la exposición, el pañuelo «Girón»
Una de las joyas de la exposición, el pañuelo «Girón» - ABC

Las creadoras agradecieron el apoyo de «todos los amigos de Belinda Carasucia; sois el aliciente para seguir en esta aventura, cada vez que lucís uno de los nuestros diseños lleváis un trocito de nuestro corazón».

Santiago Martín «El Viti» asistía emocionado al acto de presentación de Belinda Carasucia y recordaba cómo contaba a sus hijos aquellos cuentos de la vaca «Belinda» y el toro «Carasucia»: «Era una ilusión, y esa ilusión nos ha traído esta sorpresa». Con la mirada en el ayer, rememoraba también los cuentos de su abuela materna, aquel hilo del toreo y de la vida que se transmite de generación en generación. Cuentos con los que la imaginación volaba alto. Cuentos para soñar que se mantienen en el boca a boca y que merecen ser publicados. Gonzalo Santonja, presente en el acto, comentó que no se moriría sin hacerlo. En tiempos de absurdo veto a clásicos como «Caperucita Roja», sería maravilloso ver en todas las librerías los Cuentos de El Viti, sabio del toreo, del verbo y de la vida.