Toro de lidia en Medina Sidonia
Toro de lidia en Medina Sidonia - efe

¿Hay un mundo más ecologista que el del toro de lidia?

Mientras cinco asociaciones de los llamados «ecologistas» reciben millones en subvenciones de Medio Ambiente, la dehesa ibérica es ninguneada

Actualizado:

«El toro de lidia es el perfecto guardián de la dehesa ibérica, pues su crianza se extiende por más de 500.000 hectáreas entre España y Portugal, y contribuye de forma extraordinaria a su conservación. Por su parte, la dehesa está considerada por la Unión Europea como espacio de Alto Valor Natural (AVN), porque estamos ante una reserva natural de biodiversidad donde coexisten muchas especies animales y vegetales. Y España es el país europeo que más superficie AVN posee». Con esta rotundidad lo afirmó el presidente de la Unión de Criadores de Toros de Lidia, Carlos Núñez, en un artículo en ABC.

Los toros no son sólo el segundo espectáculo de masas, sino que la ganadería brava genera una riqueza genética, ecológica y cultural incomparables.

«Para todos aquellos que desconocen la cría del toro de lidia, podemos definirla perfectamente como un ejemplo de sostenibilidad -explicaba Núñez-, pues por un lado se contribuye al mantenimiento de la dehesa, por tratarse de una raza autóctona que se adapta perfectamente al medio natural gracias a su rusticidad; y por otro lado, ayuda a la supervivencia de especies que están en peligro de extinción, como el lince ibérico, el águila imperial e ibérica y la cigüeña negra. Por tanto, protege la biodiversidad de la flora y la fauna autóctonas».

Solo el seis por ciento de los toros se lidian en el ruedo

Además de esos datos que los «animalistas» desconocen, existe otro del que se olvidan. Lo recoge la obra de defensa de la Tauromaquia del filósofo francés Francis Wolf: «De unos 200.00 animales que viven en las ganaderías destinadas a la lidia, sólo el seis por ciento muere en el ruedo». Como es lógico, el porcentaje no es el mismo en todas las ganaderías, dependiendo de cuánto lidien en cada feria.

Hay ecologistas de muy diverso pelaje. Pero es evidente que, frente a las críticas de los ruidosos antitaurinos, pocos mundos velan por la ecología como el mundo del toro.

El IVA del toro de lidia

Y todo ello con las numerosas trabas con las que cuenta. ¿Sabía usted que un toro destinado a la lidia se grava con un 21 por ciento y si es para carne con el 10? «Es el único producto agrario de ganadería extensiva que paga un 21 por ciento, porque nos consideran como un servicio», explica Victorino Martín, voz autorizada y figura de los ganaderos.

Las cincos asociaciones ecologistas son conocidas como el G5

Son tantos los obstáculos que hasta a algunos les han denegado subvenciones para reforestación. «No hay subvención alguna para el mundo del toro -cuenta el afamado criador de bravo-, salvo las que llegan de Europa para el ganado en general», pese a ser el más caro en cuanto al manejo, por la condición de bravos de los animales.

Mientras tanto, los antitaurinos siguen mintiendo con supuestos «millones del Estado destinados al toro de lidia». Falso.

Subvenciones públicas sí reciben los autodenominados «ecologistas», esos que no tienen reparos en querer acabar con el toro de lidia, tal y como han expresado Ecologistas en Acción. ¿En acción de qué? ¿De querer «cargarse» la incomparable ecología del campo bravo, por ejemplo? Muchos de estos subvencionados son los que califican de «torturadores» a los profesionales del toro y aficionados. «Resulta inadmisible que dediquen dinero público a mantener actividades lucrativas basadas en la tortura y el desprecio de los derechos de los animales que solo interesan a unos pocos, en lugar de dedicarlos a fines sociales», dicen en su web. Otra vez la falacia, el antropomorfismo...

Los cazadores

«Jara» ( TVE, la revista de los cazadores, lleva a sus páginas un detallado reportaje de investigación sobre la «financiación del Gobierno a la casta ecologista». Conocidos en el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) como el G5 (nada que ver con Morante, El Juli, Manzanares, Perera y Talavante), son estos: los citados Ecologistas en Acción, SEO/BirdLife, Amigos de la Tierra, WWF España y Greenpace España.

Según publican, estas fueron las subvenciones públicas de este lobby en 2013: Seo/BirdLife, 2.326.825 euros; WWF, 912.174 euros; Amigos de la Tierra, 772.393 euros; Ecologistas en Acción no ofrece este dato en su web, y Greenpace no obtuvo ingresos de este tipo. Según se dice, obtuvo 7.234.645 euros de sus socios...

Privilegios del lobby ecologista

Además del dinero público, estas asociaciones tiene varios privilegios. La revista «Jara» lo cuenta así: «Las cinco ONGs tienen un asiento en el Consejo Asesor de Medio Ambiente del Ministerio. Ellas, y solo ellas, pueden influir directamente en la legislación nacional y acceder a exclusivas y millonarias subvenciones. Por ley».

En la citada publicación se critica que la cinegética (con un millón de integrantes en nuestro país) no tenga representación en el Magrama, pese a haber «un ecologista por cada diez cazadores». El presidente de Aproca (Asociación de Propietarios Rurales para la Gestión Cinegética y Conservación del Medio Ambiente), Luis Fernando Villanueva, declara al respecto: «Desde el sector cinegético hemos solicitado por activa y por pasiva que nos dejen entrar a formar parte de este consejo, pero el Ministerio nunca nos lo ha permitido».

El mundo del toro solo está representado en Medio Ambiente a través de Feagas (Federación Española de Asociaciones de Ganaderos Selectos), principalmente por temas relacionados con el Libro Genealógico.