Antonio Ferrera maravilla en la Corrida Goyesca del Dos de Mayo
Antonio Ferrera, en un sentido natural en terrenos de chiqueros con el manso y de buen fondo cuarto - paloma aguilar

Antonio Ferrera maravilla en la Corrida Goyesca del Dos de Mayo

Corta una oreja a un manso del Cortijillo; también lograron premio Morenito y Aguilar

Actualizado:

Lo imposible sólo ocurre una vez en la vida. Increíble fue cómo toreó Antonio Ferrera, en la mismísima puerta de chiqueros, a un manso que tuvo un fondo por el que nadie hubiese desembolsado un euro. Salvo el lidiador, que apostó a fuego por «Arquero II», pariente de la vaca de Milka. Tomó las riendas el extremeño en el tercio de banderillas y dejó un jaleado tercer par al quiebro, epílogo de cuatro banderillas donde los saltos del torero parecían los de Robben festejando los goles del Bayern frente al Barça. Ferrera se vistió de ganador enfundado en un deslumbrante terno de pasarela goyesca, con la firma de Victorio y Lucchino. Pero más aún deslumbraría su faena, una obra de arte, que en el arte no todo es estética preciosista, sino también desgarro.

El pacense se asomó a los misterios de su propia alma y descubrió muletazos para enmarcar, por mérito y guapeza. Torera fue la genuflexa apertura para llevarlo a su terreno, toriles. Allí se marchó a la guerra, como siguiendo los pasos heroicos de Daoíz y Velarde en el levantamiento del Dos de Mayo. El mismo lema: «Es preciso batirnos, es preciso morir». Pero la labor no fue de muerte, sino de vida. Rodó un tráiler emocional; por los poros de cada muletazo se rezumaba el sentimiento, consintiendo todo a «Arquero». Desde los naturales del prólogo hasta esos derechazos sin la ayuda, a lo Joselito, en los que sencillamente tragó y, roto, toreó a placer con un cortijillo en el que sólo su matador creyó. Y nos devolvió la fe. Muleta a rastras para conducir el importante interior que escondía el manso; temple, entrega y detalles barrocos, como en el cambio de mano o en esa trincherilla aflamencada con sones de Camarón. Porque ayer Antonio Ferrera, en una dimensión desconocida, sí tuvo quien le cantara en su mejor faena en Las Ventas. Tras volcarse en la estocada, sólo le pidieron una oreja, paseada entre lágrimas; para quien esto firma era de dos.

La mejor estampa

El que abrió plaza lució la estampa más seria de la dispar corrida de El Cortijillo. Total, ya que la anunciaba un cartel del sin par Mikel Urmeneta, pues toros con trapío desigual, acorde a los de Kukuxumusu. Eso sí, al César lo que es del César, tres ejemplares de los Lozano resultaron aptos para el triunfo. Hablábamos del primero, «Avellanita» de nombre, que tenía de diminutivo el color del fruto, porque lucía dos pitones de pavor. Menos asentamiento hubo con este toro, aunque casualmente la mejor serie de Ferrera brotó en tierras del túnel negro.

El pobre trofeo que inauguró el marcador de la Goyesca –la primera de Ignacio González como presidente, que ocupó el palco de la Comunidad– fue a parar a manos de Morenito de Aranda. Se lo cortó a «Gaitera», con una gaita poco acorde a Madrid, pero con una nobleza exquisita que permitió al burgalés gustarse en pasajes, aunque sin acabar de profundizar. Destellos de luz y belleza entre la oscuridad de esas medias negras del indumento. Las cosas claras: los atuendos goyescos provocaron más gracietas irónicas que alabanzas. Con el soso quinto, ni chicha ni limoná.

Alberto Aguilar anduvo hecho un tío desde el quite por chicuelinas al segundo. Aplomo y firmeza, sin arredrarse cuando el sexto le colocaba los pitones en la hombrera. Crecido, bien de verdad, hasta ganarse a ley una oreja de este encastadito último, brindado a la Infanta Doña Elena, que presidió el interesante festejo desde el Palco Real.