Fotograma del documental
Fotograma del documental - Efe

La segunda muerte de Michael Jackson: así es el documental que destroza la imagen del Rey del Pop

Dos supuestas víctimas del cantante relatan los abusos que sufrieron en «Leaving Neverland», estrenado en el Festival de Sundance

María Estévez
Actualizado:

«Es el asesinato de un personaje». Así describen los herederos de Michael Jackson el documental «Leaving Neverland», que se ha estrenado en el Festival de Sundance y que pronto verá la luz en HBO. Un relato de cuatro horas que explora las acusaciones de abuso sexual a dos hombres, Wade Robson y James Safechuck, a manos de Michael Jackson. El director del festival, John Cooper, dijo al público, durante la presentación del filme, que, si necesitaban asistencia, por la dureza de las imágenes, había psicólogos en la sala. «Somos conscientes del trauma que puede causar este documental a las víctimas de abuso», explicó Cooper. En los alrededores del teatro, docenas de policías protegían a los protagonistas, director y productores del filme de las amenazas de los fans de Jackson. La cinta describe con detalles escabrosos el abuso sexual que supuestamente padecieron estos dos hombres durante su infancia.

«Leaving Neverland» se centra en las acusaciones de Wade Robson, de 36 años, quien asegura que el cantante empezó a abusar sexualmente de él cuando tenía 7 años, y James Safechuck, quien conoció a Jackson recién cumplidos los 10. Robson, que fue coreógrafo de Britney Spears y Justin Timberlake, conoció a Jackson tras ganar un premio en Australia y ese mismo año apareció en un anuncio junto al cantante. Robson y Safechuck defendieron a Michael Jackson durante el juicio en 1993. Robson llegó incluso a subir al estrado a defenderle en 2003, cuando el Rey del Pop se enfrentaba a siete causas de abuso sexual y a dos por drogar a un menor con la intención de cometer una felonía. Safechuck, sin embargo, no defendió a Michael y aquello acabó con su relación. Ambos decidieron denunciar a Jackson en 2013, pero para entonces ya había sobreseído y un juez desestimó su causa.

James Safechuck (a la izquierda) y Wade Robson, en el Festival de Sundance
James Safechuck (a la izquierda) y Wade Robson, en el Festival de Sundance - Youtube

Los herederos del cantante aseguran que no tienen ninguna credibilidad y que lo único que buscan es dinero. «Durante 20 años Wade Robson negó en el tribunal y en numerosas entrevistas, incluso tras la muerte de Michael, que hubiera sido víctima de abuso. Su familia se benefició de la amabilidad de Michael, de su generosidad. Es muy significativo que este documental deje de mencionar que Robson quedó excluido de la producción de Michael Jackson creada por el Circo del Sol para, poco después, emerger con las acusaciones».

Ignorando la batalla legal a la que se enfrentarán con los herederos de Jackson, ambos estuvieron presentes en el escenario del Festival de Sundance conversando con la audiencia en los minutos posteriores a la proyección. Robson defendió su postura:«Yo trabajaba en Hollywood, me daba miedo el descrédito del equipo de Michael y por eso he callado durante tanto tiempo», explicó ante un público que ovacionó el documental. «Esto es algo increíble. El abuso te puede aislar. Durante los últimos seis años lo único que he deseado es poder contar mi experiencia», admitió Robson, a lo que Safechuck añadió: «Conectar con alguien que ha vivido lo mismo que tú es muy poderoso».

Sexo oral

El realizador del documental, Dan Reed, hace un retrato de un perverso Peter Pan a la caza de la infancia. Su Neverland es la personificación de la riqueza absurda, un viaje al espacio de un hombre obsesivo. Según Reed, cada estructura en los aledaños del rancho tenía camas escondidas, alcobas secretas donde Jackson abusaba de los pequeños sin que sus familias lo descubrieran. La estación de Neverland tenía un ático secreto con una cama, mientras que los juegos sexuales orales se cometían en la piscina o el Jacuzzi. «Estoy preparado para que mi madre vea la película. Sé que ha sido una experiencia intensa, pero ha sido una sanación», dijo Robson. Por su parte, el director terminó defendiéndose, ante las acusaciones de no ser objetivo: «Creo que es una historia importante que había que contar».