Whitney Houston, la voz más galardonada y envidiada
La voz de Whitney Houston ha sido envidiada por muchas cantates de hoy en día - reuters
música

Whitney Houston, la voz más galardonada y envidiada

Artistas femeninas como Mariah Carey, Britney Spears, Nelly Furtado, Beyoncé, Lady Gaga o la mismísima Madonna deberían hoy rendirle pleitesía sin condiciones

fernando moreno
madrid Actualizado:

La muerte de Whitney Houston supone otro duro mazazo para el mundo de la música y el contínuo coqueteo de sus estrellas con el alcohol, las drogas y demás adicciones. Las recientes desapariciones de Amy Winehouse o Michael Jackson son solo el último eslabón de una cadena ya demasiado amplia con nombres tan conocidos como Janis Joplin, Jim Morrison, Jimmy Hendrix y tantos otros.

Witney Houston fue algo más que una cantante de R&B, pop o gospel. Como toda artista que se precie en los últimos años, su faceta musical ya no se puede limitar a actuar en un gran escenario previo paso por el estudio de grabación. Fue más que una cantante de extraordinaria voz que decidió a abrir el abanico de sus posibilidades para tocar otros palos del mundo artístico. Fue compositora, productora, empresaria, modelo, relaciones públicas, e incluso actriz, faceta en la que no destacó en exceso.

A Whitney Houston también se la conocía como «La Voz», en clara referencia al portentoso timbre de su compatriota Frank Sinatra. Su chorro musical era poderoso, fresco, claro, sin terciopelo. Como el de una soprano a pie de calle. Algunos críticos calificaban su voz como «tesoro nacional». Era toto un talento vocal que revolucionó la industria de la música como casi ninguna cantante lo había hecho hasta entonces.

La más galardonada

La cantante estadounidense es, sin duda, la artista más galardonada de todos los tiempos, de acuerdo con Guinness World Records, con dos premios Emmy, seis premios Grammy, 30 premios Billboard Music Awards, 22 American Music Awards, entre otros, con un total de 415 premios en su carrera. Carreras musicales como las de Celine Dion, Alicia Keys, Britney Spears, Beyoncé, Mariah Carey, Lady Gaga o la mismísima Madonna, no se entenderían sin la contribución de esta cantante que rompió todos los moldes. Hoy todas ellas deberían rendirle pleitesía sin condiciones.

Desde que en 1985 saltara a la fama con su album «Whitney Houston», los 30 millones de discos vendidos la convirtieron en ese objeto de deseo de una maquinaria ávida de dinero rápido. Era el primer album de una artista femenina que debutaba que se situaba en el número uno de los Billboard 200. Fueron un total de siete discos de estudio, tres bandas sonoras y 53 sencillos, de los que once se alzaron como número uno en los Billboard.

El más notable es «I Will Always Love You», lanzado en noviembre de 1992 y que se convirtió en el single más vendido por una artista femenina en la historia de la música. También fue número uno en 32 países y la hizo merecedora de dos premios Grammy y seis Billboard Music Awards.

Actriz de cine

Menos destacada fue su carrera cinematográfica. cierto que se abrió las puertas de Hollywood con su interpretación en «El guardaespaldas» acompañado de un Kevin Costner más impeacble que nunca, pero también era cierto que aquel papel se lo conocía al dedillo. Era la historia de una cantante de éxito acosada por la fama y los fans. Era su historia. Sus posteriores incursiones en el celuloide no colmaron las expectativas. Ni «Waiting to Exhale», ni «La mujer del predicador», junto a Denzel Washinghton estuvieron a la altura de lo esperado. Como productora, participó en películas mediocres y de escasa relevancia como «Cinderella», «The Princess Diaries 1 y 2», algunas de ellas para la televisión.

En 2001 firmó el contrato con el salario más alto de la historia, por 140 millones de dólares con la discográfica Arista y, en el año 2004, la banda sonora de «El guardaespaldas» entró en el puesto número tres de los 100 álbumes más vendidos de todos los tiempos (con un promedio de 48 millones de copias).