El escritor portugués José Saramago.

Saramago, en sus palabras

El escritor se fue retratando con sentencias sobre política, religión, la modernidad y también sobre la muerte

MADRID Actualizado:

Entre libros y palabras, el escritor portugués José Saramago se va hoy dejando tras de sí frases que definen el pensamiento de una de las plumas más brillantes del siglo XX.

Diccionario Saramago:

- BIBLIA: «Un manual de malas costumbres, un catálogo de crueldad y de lo peor de la naturaleza humana».

- CHÁVEZ, HUGO: «No me parece que sea populista. Eso es peyorativo para alguien que se preocupa directamente y sin ningún disfraz por la mejora de clases que durante generaciones y generaciones no han salido de la miseria».

- CIVILIZACIÓN: «Estamos llegando al fin de una civilización, sin tiempo para reflexionar. Se ha impuesto una especie de impudor que nos ha llegado a convencer de que la privacidad no existe».

- DEMOCRACIA: «Cuando digo que es una tomadura de pelo, lo digo en el sentido de que parece que el esquema democrático lo promete todo, y creo que lo que te da con la mano derecha te lo quita con la mano izquierda».

- DERECHOS HUMANOS: «Disentir es uno de los derechos que le faltan a la Declaración de los Derechos Humanos».

- DERROTA: «La derrota tiene algo positivo, nunca es definitiva. En cambio, la victoria tiene algo negativo, jamás es definitiva».

- DIOS: «El Dios de la “Biblia” no es de fiar, es mala persona y vengativo».

- IZQUIERDA: «Antes nos gustaba decir que la derecha era estúpida, pero hoy no conozco nada más estúpido que la izquierda. La izquierda ha dejado de ser izquierda».

- LECTURA: «Hay que utilizar la cabeza para pensar, hay que respetar y valorar el legado cultural que recibimos, hay que leer para pertrecharse de instrumentos que nos permitan combatir el destino que otros nos forjan. Es necesario leer y escribir para entender el mundo y para entendernos mejor a nosotros mismos. Leer es bueno para la salud. De leer y de intentar comprender nadie ha enfermado, diga lo que diga Cervantes».

- LITERATURA: «Yo no escribo para agradar ni tampoco para desagradar. Escribo para desasosegar».

- MEMORIA: «Somos la memoria que tenemos y la responsabilidad que asumimos; sin memoria no existimos y sin responsabilidad quizá no merezcamos existir».

- NEOCAPITALISMO: «El capitalismo clásico explotaba a los asalariados; el neocapitalismo explota a los consumidores. Es necesario que las mayorías acumulen cosas para que las minorías acumulen capital».

- OBSCENIDAD: «Para mí lo obsceno no es la pornografía, lo obsceno es que la gente se muera de hambre».

- PALESTINA: «Lo que ocurre en Palestina es un crimen que podemos comparar con lo que ocurrió en Auschwitz».

- PESIMISMO: «Los únicos interesados en cambiar el mundo son los pesimistas, porque los optimistas están encantados con lo que hay».

- RELIGIÓN: «No creo en Dios y no me hace ninguna falta. Por lo menos estoy a salvo de ser intolerante. Los ateos somos las personas más tolerantes del mundo. Un creyente fácilmente pasa a la intolerancia. En ningún momento de la Historia, en ningún lugar del planeta, las religiones han servido para que los seres humanos se acerquen unos a otros. Por el contrario, sólo han servido para separar, para quemar, para torturar. No creo en Dios, no lo necesito y además soy buena persona».

- SEXO: «Hay tres sexos: femenino, masculino y el poder».

- VEJEZ: «En un tiempo como el de ahora, en el que tan fácilmente se desprecia a los mayores, creo que soy un ejemplo muy bueno. Entre los 60 y los 84 he hecho una obra. Por tanto ¡ojo con los viejos!».