Leonard Cohen: «El arte siempre sale adelante a pesar de los gobiernos»
Leonard Cohen, en Oviedo - EFE

Leonard Cohen: «El arte siempre sale adelante a pesar de los gobiernos»

El músico y poeta canadiense, que ya ultima nuevo disco, recoge este viernes el Príncipe de Asturias de las Letras

MANUEL DE LA FUENTE
OVIEDO Actualizado:

Sin duda, entre una noche más o menos loca en el Chelsea Hotel neoyorquino compartiendo algo más que mesa y mantel con Janis Joplin y una larga estancia en un monasterio budista zen median muchas distancias, muchas canciones, muchos conciertos, muchas arrugas, como las que soporta con serenidad y elegancia Leonard Cohen al que, eso sí, con los años sus genes judíos le afloran con más rotundidad en su rostro de gentleman de la poesía y la música.

No suele hablar mucho el juglar canadiense, una lástima en quien tanto tiene que decir y tanto ha dicho. Pero Cohen no es hosco, ni antipático, ni uno de esos egos que circulan alocadamente por las carreteras secundarias de la música popular. Tampoco es simpático, pero es cordial y goza de un sanísimo buen humor. Apenas hace un rato en el Hotel Reconquista de Oviedo ha posado de buena gana para los compañeros gráficos y ha respondido a los medios sin alardes pero con buen rollo.

«García Lorca fue el primer poeta que me invitó a vivir en su mundo»

«Estudié español –contaba-, pero nunca llegué a aprenderlo, aunque estoy encantado de estar aquí por muchas razones. Sobre todo, porque la cultura española ha sido muy importante para mí. De hecho, ya saben que mi hija se llama Lorca en honor a Federico. García Lorca fue el primer poeta que me invitó a vivir en su mundo. Y mis primeras guitarras eran españolas, de las marcas Conde y Ramírez. Y sé que en España hubo un tiempo en el que musulmanes, judíos y cristianos crearon unas obras culturales de gran calado».

Cohen ya se ha ganado unas fabes con su agradecimientos, y ahora asegura que para escribir una buena canción lo mejor «es el equilibrio, ni estar rematadamente solo, ni harto de felicidad». El autor de «Suzanne» ya tiene nuevo disco con material inédito, «Old ideas», y asegura que el mundo no es ni mejor ni peor después de su música. «Nunca lo pienso en esos términos. Cuando te pones a escribir ante el folio en blanco, o coges la guitarra, siempre empiezas desde cero, eres un absoluto principiante, es una lucha contra el silencio, contra tus propias debilidades, no puedes pararte a pensar si influyes o te influyen».

También reconoce «simpatía» por los indignados que recorren calles avenidas y plazas de todo el mundo, aunque también asegura que no sabe si «indignación» es la palabra correcta para definir lo que él siente. Igualmente, y sabe de lo que habla, Leonard Cohen es rotundo ante la posibilidad de que la crisis y los ajustes acaben con las ayudas a la cultura: «El arte siempre saldrá adelante a pesar de los gobiernos». Y de postre, ni arroz con leche ni requesón con miel, un dulce del obrador de Yeats: «Me tumbo donde empiezan todas las canciones, en la alfombra ajada del corazón». Así, según Cohen, debe escribirse una canción.