El emperador Augusto
El emperador Augusto - ABC

Augusto, el revolucionario que cambió la historia de Roma

Adrian Goldsworthy recupera la figura del emperador romano en una nueva biografía que estos días se publica en España

Actualizado:

El 15 de marzo del año 44 a. C., durante los idus de marzo, Julio César fue asesinado, víctima de una conspiración. Apuñalado hasta la muerte en una reunión del Senado, su cuerpo sin vida cayó junto a la estatua de Pompeyo. En aquel momento, el joven Octavio, que tenía 18 años, descubrió que su tío abuelo le había nombrado su heredero principal en su testamento. Era la primera señal de que le esperaba un destino glorioso y él dio un paso al frente. En el año en que se cumple el bimilenario de su muerte, el destino de Augusto (63 a. C.-14 d. C.) ha sido retratado con rigor por el historiador británico Adrian Goldsworthy en una nueva biografía que estos días se publica en España.

«Durante la República, los cargos públicos no podían heredarse y nadie podía ser adoptado de forma póstuma, pero fue así como él decidió interpretar su legado», explica Goldsworthy en una entrevista con ABC. Al principio, nadie tomó en serio al joven revolucionario. Incluso Marco Antonio le despreció, describiéndole como «un chico que se lo debe todo a un nombre». Pero el chico creció, en ambición y astucia, hasta convertirse en un líder incuestionable.

Tras la batalla de Accio, ya no tuvo rivales y el 16 de enero del año 27 a. C. se convirtió en el primer emperador romano, cargo que ostentaría durante 41 años. Su historia es «una historia de cambio: empieza siendo un joven revolucionario y acaba siendo el padre de la patria». Pero ese cambio fue pacífico, «casi aburrido», como aclara Goldsworthy. «Tanto los romanos como los provinciales deseaban paz y estabilidad», y él se la dio, iniciando la era que pasaría a ser conocida como Pax Augusta, en su honor.

Un gobernante «muy activo»

«Augusto no cogía vacaciones. Se preocupaba porque el Estado funcionara. Mientras escribía el libro, me sorprendió descubrir el tiempo que pasó fuera de Italia, más que ningún otro emperador romano. Escuchaba a la gente, hacía que las cosas funcionaran, que tuvieran sentido. Era un gobernante muy activo». Así le describe el historiador y eso es lo que le distingue, precisamente, de los gobernantes actuales. Y, pese a la paradoja, lo que confiere actualidad a su figura.

«Era un propagandista increíble, pero detrás había sustancia. Hoy, nos hacen muchas promesas, pero pocas veces son verdad. Con Augusto había resultados. Todo lo hacía pensando en el bien común. Nos muestra los niveles de caos y violencia a los que la sociedad puede llegar a descender, pero también cómo repararlos, cómo la sociedad puede recuperarse y construir un sistema pacífico». Eso sí, dicha recuperación «puede implicar que la libertad política desaparezca o mengüe, y quede reducida a un pequeño grupo de personas».

En definitiva, Augusto creó un sistema que cambió profundamente la historia. «Cultural, política y legalmente, el ideal de Roma dio forma a la identidad de Europa. Pocas personas han logrado influir tanto como él», remata Goldsworthy.

[Pincha aquí para leer las primeras páginas de la biografía]