Eurovisión

Barei, sobre la polémica del inglés en Eurovisión: «Yo hago música, no estudio filología»

La representante española obvia el mal augurio que arrojan las casas de apuestas con respecto a su posición en la final y defiende su puesta en escena recordando que hay países «con más presupuesto que otros»

ENVIADO ESPECIAL A ESTOCOLMO (SUECIA)Actualizado:

El Globen Arena, el edificio esférico más grande del mundo, se erige majestuoso a lo lejos. Barei lo contempla desde una de las ventanas de su hotel mientras despacha a los periodistas que se han citado con ella a escasas horas de su actuación en Eurovisión. La representante española en el festival sabe que todos sus sueños pasan por lo que ocurra mañana en ese imponente estadio. Hace unos meses era una desconocida para el gran público y, ahora, está a punto de cantar ante una audiencia de más de doscientos millones de espectadores. Admite estar nerviosa, pero también tranquila porque se siente arropada por su familia y los fans que le transmitirán su apoyo desde las gradas del Globen.

La cantante llega a la gran cita de su vida preparada y confiada, aunque las casas de apuestas le auguren un mal resultado. «Mucha gente me ha dicho que mi actuación es de las más sencillas pero también la más inteligente», comenta con una amplia sonrisa para hacer frente al pesimismo. «Lo más importante es transmitir el mensaje de la canción: no hay que ceder nunca al miedo». Con ese espíritu de superación frente a la adversidad, Barei se reúne con ABC en Estocolmo para hablar sobre el festival, el uso del inglés en su canción y su caída a mitad de actuación con la que espera sorprender este sábado a toda Europa.

- Pese a que has sido una de las representante españolas que menos críticas ha recibido en su camino eurovisivo, en los últimos días parece haberse instalado el pesimismo alrededor de tu candidatura. Hasta hemos bajado de forma pronunciada en las casas de apuestas...

- Yo no percibo esa sensación de pesimismo. Las críticas negativas hacen mucho ruido, pero creo que los comentarios positivos han sido hasta ahora mayoritarios. Tampoco hago mucho caso a las casas de apuestas, la verdad, pero es normal que esté bajando porque acaban de celebrarse las semifinales y los países que compiten en ellas ya han desvelado sus cartas.

- Pero tu actuación, por primera vez, también se ha podido ver este año antes de la gran final

- Sí, pero no compitiendo. Aún así, estoy tranquila porque las apuestas no han acertado en estos últimos años el resultado final. Lo único determinante son los tres minutos de actuación. No es relevante estar ahora un poco más arriba o más abajo.

- ¿Encajas bien las críticas recibidas por la puesta en escena planteada?

- Hay mucha gente a la que le ha gustado, pero aún así hay detalles que estamos cambiando. La realización y la iluminación no se asemeja a lo que nosotros habíamos pedido y da mucha rabia que, habiendo enviado hace dos meses todas las referencias al detalle, ahora no se parezca en nada. Y eso asusta. Creo que los suecos han estado centrados hasta ahora en las semifinales y han dejado a los del Big5 (los países que acceden directamente a la final) para la última parte. Estamos inquietos porque no hay casi tiempo, pero esperamos que modifiquen las cosas que queremos.

- ¿Qué grado de responsabilidad tiene TVE en este asunto? No eres la primera representante española que se queja por lo mismo...

- Yo estoy haciendo lo que he querido hacer, pero también es verdad que hay países que tienen más presupuesto que otros. A ti te dicen que cierta idea no la puedes desarrollar y luego vienes aquí y ves que hay un país que hace el doble de lo que tú pensabas hacer.

- En una reciente entrevista, cuando hablabas de tu puesta en escena, señalabas: 'TVE siempre te dice lo que, según los suecos, te dejan o no te dejan hacer. Pero yo no me lo creo'. Yo leo esto y no percibo una buena conexión entre nuestra televisión y la representante...

- Yo he elegido los escenógrafos que quiero, el vestuario, he traído a las coristas que deseaba... Pero a la hora de abordar asuntos tecnológicos es complicado ponerse de acuerdo.

- ¿Pero dónde está el fallo entonces? ¿Quién es el reponsable, TVE o la televisión sueca?

- Falla la conexión en general. Te dicen que lo que tú quieres hacer es una "ida de olla" y luego ves lo mismo en otros países. Pero eso se sabe una vez que ya estás aquí y no hay opción de cambio. De todos modos, "Say Yay!" no requiere un despliegue de medios muy grande.

- Quieres una actuación minimalista

- La canción es el mensaje. Ese intento de superación, de no ceder al miedo. Además, en la puesta en escena ya está el famoso paso de los pies, el número tres que voy a lucir porque es mi número de la suerte, la caída...

- Lo de desplomarte a mitad de canción va a sorprender, seguro

- Mucha gente me ha dicho que mi actuación es de las más sencillas pero la más inteligente porque no desvío la atención del mensaje y hago algo que nadie ha hecho nunca antes en Eurovisión como caerse. Y es una simple acción que nadie va a olvidar quede en el puesto que quede. Es marca. La gente siempre lo va a recordar.

- Tu actuación también será siempre recordada en España por ser la primera íntegramente en inglés. Eurovisivas como Massiel o Remedios Amaya se han mostrado en contra y la RAE ha sido muy dura contigo. Ha asegurado que ir en inglés es "papanatismo" y denota un "complejo de inferioridad"

- Pues yo no tengo ningún complejo de inferioridad. Yo hago música, no estudio filología. Y la música es sonido, y el sonido con una dicción o con otra resulta diferente. Las raíces de mi música son las influencias anglosajonas y, si cantara en español, estaría haciendo otro estilo. No sería pop americano o británico. Nosotros podemos escuchar flamenco en japonés, por ejemplo, pero no nos sonaría a algo puro.

- ¿Debe ganar Rusia este año Eurovisión? Los aficionados al festival están muy preocupados por si tienen que acudir el año que viene a un país con unas leyes muy restrictivas en cuanto a la homosexualidad

- Sergey, el representante ruso, se merece ganar igual que todos los demás. Y yo iría a Rusia a cantar porque estaría representando a un país y una canción. A mí me han dado muchos palos por denunciar el incidente que tuvimos en el aeropuerto de Moscú, cuando los funcionarios rusos se rieron del cantante israelí por su condición de homosexual y le invalidaron el pasaporte. Pero yo hubiera denunciado esa misma situación si se hubiera producido en cualquier otro lugar. Por eso no me gusta que eso se haya utilizado para querer hacer ver que estoy atacando a todo un país. Sergey Lazarev hace una gran actuación y es muy probable que gane. Y yo iría adonde sea, la música es mundial.