Una investigadora analiza «Paesaggio», de Da Vinci
Una investigadora analiza «Paesaggio», de Da Vinci - Reuters

El secreto mejor guardado de Leonardo Da Vinci hasta ahora: era ambidiestro

«Nació zurdo, pero desde muy temprana edad se le enseñó a escribir con su mano derecha», ha explicado la historiadora de arte Cecilia Frosinini

El resultado de los análisis de su obra «Paesaggio» es una «revolución en el ámbito de los estudios leonardescos», según el director de los Uffizi

Actualizado:

Leonardo da Vinci no deja de sorprendernos. El último descubrimiento sobre el artista constituye una revolución. Un estudio sobre el primer dibujo del gran maestro del Renacimiento ha confirmado que era ambidiestro. Es decir, no era zurdo, como se creía hasta ahora, sino que escribía y pintaba con ambas manos, aunque para él la izquierda era la principal.

Esta es la conclusión a la que, tras analizar el dibujo «Paesaggio», más conocido como 8P, ha llegado un grupo de especialistas del Opificio delle Pietre Dure, prestigioso instituto de restauración y manteniendo de obras de arte, con sede en Florencia. La importancia de este descubrimiento la explicó Eike Schmidt, director de la Galería de los Uffizi donde se encuentra la obra: «Los elementos que han aparecido durante la investigación abren nuevas perspectivas sobre la interpretación del dibujo 8P de Leonardo y sobre cómo el artista realizó el ‘Paesaggio’, acerca de su técnica e incluso sobre sus costumbres y habilidad en la escritura, descubriéndose que era ambidiestro: Se trata de una verdadera y auténtica revolución en el ámbito de los estudios leonardescos».

Primer dibujo

La obra, considerado por muchos el primer dibujo conocido de Leonardo, y ciertamente su primer trabajo datado (5 agosto 1473), será protagonista a partir del 15 de abril en la exposición titulada «A los orígenes del genio», organizada en Vinci, municipio de 14.375 habitantes en la provincia de Florencia, patria del artista, con motivo de los quinientos años de su muerte en Francia (Amboise, 2 mayo 1519).

«Paesaggio», de Da Vinci
«Paesaggio», de Da Vinci - EFE

El análisis directo del dibujo ha permitido descubrir en el reverso de la obra dos paisajes sobrepuestos completamente diversos del que aparece diseñado en el frente. El estudio se centró en particular en el análisis caligráfico de dos frases escritas de puño y letra por el maestro toscano, una en la parte frontal y otra en el dorso. La primera fue redactada con la famosa escritura especular del artista, es decir, de derecha a izquierda. La segunda frase, en el reverso, está escrita en la forma clásica, de izquierda a derecha.

«El estudio combinado de materiales, de los trazos típicos de su escritura y la comparación con otros documentos ha demostrado que el artista realizó el autógrafo del frente presumiblemente con la mano izquierda y el del dorso con la derecha», explica el comunicado hecho público por los Uffizi. Cecilia Frosini, historiadora del arte que ha dirigido el estudio, reveló algunos datos sobre la caligrafía del autor de la Gioconda: «Leonardo nació zurdo, pero fue reeducado en el uso de la derecha desde su infancia. De la observación de sus escritos se comprende que su caligrafía con la derecha es culta, bien realizada; Leonardo sabe utilizar bien esta mano».

Varias técnicas

El análisis del paisaje de la obra ha permitido descubrir que hay una serie de trazos y sobreexposiciones realizados con varias técnicas. Esto significa para los expertos que el genio da Vinci comenzó a realizarlo antes de la fecha datada. En la parte frontal hay una escena fluvial con un puente sobre el curso del agua, con una formación de rocas en la izquierda. Sucesivamente le añadió algunos picos montañosos. Para su creación, Leonardo empleó una pluma metálica con tinta a base de cobre y carbón. Para la base del dibujo utilizó un calco en papel traslúcido para dibujar con precisión el horizonte. La vegetación, las montañas y río están dibujados a mano alzada, es decir, de forma directa sin boceto previo y sin correcciones.

Para desvelar los secretos del «Paesaggio» han sido necesarios muchos exámenes y el empleo de varias tecnologías y prototipos científicos. El dibujo ha sido sometido a rayos infrarrojos con un modelo muy avanzado, capaz de detectar 32 bandas cromáticas diversas. Se ha usado también un sistema innovador de rayos X a fluorescencia (el prototipo ha sido construido por el Instituto nacional de física nuclear de la Universidad de Florencia) y un detector portátil de materiales orgánicos, además de las clásicas observaciones con microscopio y la utilización de foto diagnóstica con altísima resolución. «Todo ello es una revolución que ha permitido –ha dicho el director de la pinacoteca de los Uffizi- enriquecer nuestro conocimiento del arte de Leonardo da Vinci».