El Museo del Louvre, en París, recibe visitantes llegados de todos los rincones del mundo
El Museo del Louvre, en París, recibe visitantes llegados de todos los rincones del mundo - ABC

El Louvre, primer museo en superar los diez millones de visitantes en un año

La pinacoteca acogió a 10,2 millones de personas en 2018, marcando un crecimiento del 25% respecto a 2017

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Museo del Louvre de París tuvo en 2018 un incremento del 25 % del número de visitantes respecto al año anterior, lo que supone un nuevo récord, con 10,2 millones, una cifra que no ha alcanzado ninguna otra pinacoteca en el mundo.

El tirón de los visitantes extranjeros, que representaron tres cuartas partes del total, y en particular los procedentes de Estados Unidos, China y varios países de la Unión Europea (en particular España, Alemania, Italia y Reino Unido), así como de Brasil, marcó el pasado año, destacó la institución en un comunicado divulgado hoy.

A falta de datos precisos desglosados por nacionalidad, que se conocerán en unas semanas, sí se sabe que pasaron por sus salones más de 2,5 millones de franceses, seguidos por los estadounidenses (casi 1,5 millones) y por los chinos (más de un millón).

El anterior récord del Louvre se había conseguido en 2012, con 9,7 millones de personas, coincidiendo con el año en que se inauguró el departamento de Artes del Islam y con exposiciones sobre Leonardo da Vinci y Rafael.

Después de ese año, las visitas habían caído con fuerza, sobre todo por la oleada de atentados terroristas en París en 2015.

En 2018, uno de los principales atractivos fue la exposición de Delacroix, que vieron cerca de 540.000 visitantes entre el 29 de marzo y el 23 de julio.

Además, en 2018 acudieron al museo 565.000 alumnos en visitas escolares. En total, más de la mitad de todos los visitantes tenían menos de 30 años y casi una quinta parte menos de 18.

El presidente, Jean-Luc Martínez, se felicitó de ese «éxito» en términos de cifras, pero también puntualizó que «no se trata de acoger más, sino de acoger mejor».

Martínez hizo hincapié en una serie de mejoras que se han llevado a cabo en los últimos años, como el cambio en las señalización, la traducción de textos, la renovación de las infraestructuras bajo la pirámide que hace las veces de entrada al museo o los billetes con horario que han reducido las colas en el exterior.

Por otro lado, cerca de un millones de personas pasaron por las exposiciones en las que el Louvre ha participado en el extranjero, como la de «Músicas y sonidos antiguos» en Madrid y Barcelona, «El arte del retrato» en Tokio o «El Museo del Louvre en Teherán».