Trabajos para la reconstrucción de la catedral de Notre Dame
Trabajos para la reconstrucción de la catedral de Notre Dame - AFP

Francia reanuda la reconstrucción de Notre Dame con medidas de seguridad «excepcionales»

Se ha hecho todo lo posible para evitar los riesgos, temidos, de una contaminación imprevisible en el corazón de París

Corresponsal en ParísActualizado:

Los trabajos de «reconstrucción» de la catedral de Notre Dame, paralizados desde el 25 de julio pasado, han recomenzado este lunes día 19, rodeados de medidas excepcionales de seguridad, tras el proceso de «descontaminación, limpieza y desinfección» que comenzó el día 13 pasado.

«Los trabajos se han retomado a las 8,00 horas de este lunes con una cincuentena de obreros», ha declarado el ministerio de Cultura a la agencia France Presse.

En principio, el ministerio de Cultura y el equipo que dirige los trabajos de la futura reconstrucción de la catedral, dirigidos por el general Jean-Louis Georgelin, uno de los militares franceses más influyentes de las últimas décadas, se consideran razonablemente «tranquilos», estimando que se ha hecho todo lo posible para evitar los riesgos, temidos, de una contaminación imprevisible en el corazón de París.

Michel Cadot, prefecto de la región de Isla de Francia (París y la región parisina), ha dirigido personalmente los últimos trabajos de control y puesta a punto de un sistema de seguridad excepcional, intentando evitar todos los riesgos.

El interior y el exterior de Notre Dame han sido divididos en «zonas» donde se aplicarán normas muy estrictas de seguridad.

Patrick Chauvet, canónigo de Notre Dame, comenta el «funcionamiento» práctico de las medidas en un tono moderadamente «optimista»: «Todo el mundo debe someterse a las mismas medidas de seguridad, incluidas las autoridades religiosas. Nos lleva media hora larga salir o entrar de Notre Dame. Es necesario desnudarse, cambiarse de ropa, entregar la ropa usada, dentro de la catedral, para que sea desinfectada, para volver a usar una ropa “normal”, que debe lavarse y desinfectarse con mucha frecuencia».

Técnicos y trabajadores han sido debidamente informados por lo menudo de los eventuales riesgos que pudieran correr. Y varios equipos de especialistas han preparado «cursillos» especiales para «educar» y «preparar» a especialistas y trabajadores a las técnicas de la lucha contra la contaminación.

Los alrededores de Notre Dame, del Puente de Saint-Michel al extremo este de la Isla de Saint-Louis, han sido sometidos a controles muy estrictos. Las escuelas y guarderías de todo el corazón histórico de París han sido sometidos a sucesivos controles.

La prefectura de París, la alcaldía y los distintos ministerios que siguen la gran crisis de Notre Dame (Cultura, Interior, esencialmente), han creado equipos especiales para un seguimiento diario de los trabajos y los riesgos potenciales.

La gran canícula de mediados de julio y los riesgos de tormentas precipitaron, en su día, la más viva inquietud. La vuelta al trabajo, en Notre Dame, comienza este lunes, rodeada de medidas de prudencia excepcionales, esperando que la reconstrucción pueda avanzar antes de las grandes lluvias del otoño e invierno que viene.