Lengua de fuego durante el espectáculo «Los vikingos», en el parque francés.
Lengua de fuego durante el espectáculo «Los vikingos», en el parque francés. - ABC

Puy du Fou: el parque histórico más laureado se afinca en Toledo

Con una inversión de 242 millones de euros, se estrena en dos meses el primer espectáculo de un proyecto francés tan ambicioso como polémico

Les Epesses (Francia)Actualizado:

Si en Jurassic Park el objetivo era revivir a los dinosaurios, en Puy du Fou soñaron con algo parecido pero bastante más cercano. En 1977, un grupo de amantes de la historia se propuso dotar de vida a episodios del pasado en torno a las ruinas de un castillo renacentista. Un monumental parque temático, en la región de Países del Loira, que es hoy toda una institución en el país vecino y uno de los más galardonados del mundo. Cincuenta hectáreas de espectáculos e inmersión, tres hoteles temáticos, más de dos millones de visitantes al año y, parafraseando al maestro de ceremonias de la novela de Crichton, un lugar en el que no se repara en gastos.

Tal es el éxito de Puy du Fou que la fundación que dirige el parque ha querido exportar la idea a otros países de Europa. Entre la Toscana, la región de Salzburgo y Toledo, los promotores de Puy de Fou se decantaron finalmente por la localidad española debido, entre otros criterios, a su cercanía con Madrid y a «las grandes posibilidades de la historia de España». «Nosotros trabajamos con las emociones. Somos artistas, no historiadores. Nos hemos propuesto ganarnos el corazón de los españoles con un homenaje a su historia», asegura a ABC Nicolas de Villiers, presidente de Puy du Fou.

Les Epesses

En Les Epesses (Francia), hay un espectáculo de cetrería en el que participan a la vez más de 210 aves, un coliseo romano con capacidad para 6.000 personas y espectáculos en los que castillos o escenarios enteros se mueven al compás de la música. Tras cuarenta años de experiencia, nada es de cartón piedra en Puy du Fou, ni lo bastante desmesurado. Sin llegar tan lejos, el desembarco inicial en Toledo se realizará en una versión en miniatura que, desde este verano hasta 2028, irá creciendo año a año.

Los planes franceses, que comparten la propiedad del parque de Toledo con empresas españolas como Mapfre o Caixabank, pasan por una inversión de 242 millones de euros para empezar este mes de agosto con un único espectáculo nocturno al aire libre. Titulado el «Sueño de Toledo», el show recorre a golpe de una música compuesta por la Orquesta Sinfónica de Londres los 1.500 años de la historia de España, desde el Rey visigodo Recaredo hasta la llegada del ferrocarril a Toledo, pasando por los Reyes Católicos y el siempre candente Cristóbal Colón. 180 actores, 31 caballos, drones y efectos especiales danzando por los Montes de Toledo. «Hace ocho meses no había nada, ni luz, ni agua, ni acceso a la zona. Va a ser duro llegar a tiempo, pero en el mundo del espectáculo estamos acostumbrados a encontrar soluciones», pronostica David Nouaille, director general adjunto.

Imagen recreada por ordenador de «El sueño de Toledo»
Imagen recreada por ordenador de «El sueño de Toledo» - ABC

El secreto de Toledo

Nouaille empezó a los siete años como uno de los actores voluntarios del espectáculo primogénito del parque; hoy, es el encargado de dar vida al proyecto español situado a diez minutos del casco histórico de Toledo y a 55 de Madrid. El 30 de agosto de 2019 se ha convertido para su equipo y para él en su particular Día D. Poco a poco, los bailarines, especialistas y cuidadores de animales españoles, que llevan meses recibiendo formación en Francia, se están desplazando a Toledo para iniciar los ensayos. «Aún no conocemos los detalles. Solo sabemos que en Toledo va a ser una función larga y que tendremos varios papeles. Va a costar que guste porque no se conocen este tipo de conceptos, pero es nuestra historia. Al final, gustará», promete Celia López, una bailarina talaverana que trabaja en el espectáculo tras superar pruebas de resistencia, baile, combate y acrobacia.

Otro de los que pronto irán a España es el especialista de cine Adrián Padilla, de 25 años, quien renunció a trabajar en la tercera temporada de «La Casa de papel» por la ocasión que brinda Toledo. «Vi más oportunidades allí para lo mío», explica este experto en esgrima. Su formación en el parque la desarrolla en «El secreto de la lanza», una puesta en escena ambientada en la Francia de Juana de Arco, donde es tan frecuente ver al madrileño haciendo acrobacias a caballo como colgado a veinte metros de altura en una torre. La pirotecnia, el riesgo y los efectos también estarán en «El Sueño de Toledo».

Si la mayoría de los detalles del primer espectáculo en suelo español son un misterio, menos aún se sabe del parque propiamente dicho. Está prevista la construcción en los próximos dos años de cuatro representaciones diurnas, tres reconstrucciones de época (pueblo castellano medieval, venta manchega y campamento morisco) y una amplia oferta de restauración. En el primer espectáculo participarán caballos, bueyes y mulas, a los que pronto se incorporarán entre 150 y 200 aves. La inauguración del parque espera estar lista para 2021, tras lo cual se añadirán otros tres espectáculos diurnos.

«Le signe du Triomphe», otro de los espectáculos del parque francés
«Le signe du Triomphe», otro de los espectáculos del parque francés

Destinado a los españoles

Cuando se anunció el proyecto muchos toledanos lo desdeñaron por remoto y faraónico, pero, a falta de unos meses para el estreno, no cabe más que rendirse a la evidencia. A día de hoy, se puede ver ya el esqueleto del escenario con capacidad para 4.000 localidades (ampliables a 6.000). La empresa calcula que para las quince funciones de este año, entre agosto y octubre, hay vendidas cerca del 15% de las entradas, a falta de una campaña publicitaria que dé a conocer el parque en toda España. Aunque Puy du Fou ha sido premiado dos veces como mejor parque del mundo y su creador, Philippe de Villiers, llegó a ser secretario de Estado, lo cierto es que en el exterior se trata de un concepto desconocido cuyo nombre resulta difícil de pronunciar para los españoles.

«No queremos una representación de paella y flamenco, sino un relato que atrape a los españoles. Ellos son el objetivo», advierte Nouaille. En la versión gala, el 85% de los visitantes proceden de Francia, lo cual esperan replicar en Toledo con una afluencia mayoritaria de público nacional. De momento, lo que han aumentado son los españoles que han acudido a Les Epesses en el último año.

Otro de los retos a los que se enfrenta Puy du Fou España es lo minado de controversias que están los pasajes de la historia hispánica, desde la Reconquista a la expansión española por América. El parque galo está vacunado de espanto en Francia, donde ha sido acusado de recurrir a un relato nacionalista y centrado en una visión cristiana. «La historia siempre tiene un lado oscuro y uno luminoso. Es importante que en la escuela y en los medios de comunicación se enseñen ambas partes», defiende Villiers, que prefiere poner énfasis en «aquellos elementos que pueden ser comunes a todos y sirven para unir y no separar».

El parque francés nació originalmente como una asociación de recreacionistas y aún emplea a miles de voluntarios en uno de los espectáculos vinculados, «La Cinéscénie», lo que resulta una polémica recurrente en el país vecino. No en vano, en Toledo todos los trabajadores serán profesionales y remunerados. Para la construcción de Puy du Fou España, se emplea a 600 personas, junto a los 200 artistas del espectáculo. Se estima, además, que en cinco años dé trabajo a un millar de personas, según la compañía. Todo ello sin entrar en los miles de empleos indirectos que pueden generar en la zona.

Polémica con el agua

El parque original se encuentra en medio de un bosque y envuelto en un clima fresco. En previsión de las altas temperaturas de Toledo, se ha apostado por un primer espectáculo nocturno y posteriormente escenarios interiores, lo que no ha esquivado la polémica en torno a la extracción de agua, bien escaso en la región, para crear un lago artificial en el epicentro del parque. La idea es que la carabela de Colón emerja del lago y que el agua se integre en «El sueño de Toledo». Desde la empresa se escudan en que han cumplido con los requisitos administrativos y en que tendrán un depósito para evitar que se desperdicie una sola gota de agua.

Una respuesta que no ha convencido a los ecologistas, que critican que la ubicación en los Montes de Toledo se extiende por un lugar «protegido urbanísticamente» debido «al paisaje y a la presencia de especies amenazadas de extinción», según Ecologistas en Acción. «Cuando nos hablan de impacto medioambiental les respondemos que lo mejor es venir y verlo. El respeto al entorno es parte de nuestra filosofía», se defiende Nouaille. En el parque original supone una prioridad la conservación de sus 600 aves, de las cuales solo una pequeña parte participan en los espectáculos. «Es una forma diferente de proteger a las aves y sensibilizar a la gente. No adiestramos ni trabajamos con animales, más bien trabajamos para ellos», destaca Yannis You, encargado de un centro con 78 especies diferentes. La empresa quiere trasladar a Toledo este mismo concepto y está plantando encinas, olivos y otros árboles autóctonos en colaboración con la Universidad de la Mancha. Como en Jurassic Park, al final la naturaleza también se abre camino en Puy du Fou. Malo será que la carabela de Colón acabe comiéndose a los visitantes.