Henry Kamen«La Leyenda Negra no existe, aunque algunos españoles insisten en su existencia por victimismo»

Cristóbal Colón se ha convertido en objetivo simbólico de una venganza que mezcla indigenismo, Leyenda Negra y hostilidad contra la expansión europea y el mundo moderno. ABC quiere profundizar en las causas de este nuevo brote de hostilidad hacia el pasado hispánico a través de historiadores y expertos, entre ellos el hispanista Henry Kamen, autor de obras claves de la historiografía reciente

Actualizado:

-¿Considera usted que la retirada de la estatua de Colón forma parte de la vigencia de la leyenda negra española?

-Mi opinión sobre la así llamada Leyenda Negra es que no existe, aunque algunos españoles insisten en su existencia motivados por una sensación de victimismo. Poquísima (casi diría ninguna) gente fuera de España dedica tiempo ni tinta al tema, son sobre todo unos cuantos españoles que se preocupan por ello. Este caso de la estatua de Colón en Los Ángeles es típico.

Henry Kamen, en una imagen de archivo
Henry Kamen, en una imagen de archivo - Ignacio Gil

La retirada de la estatua es consecuencia de una creciente tendencia en la vida pública de EEUU, de insistir más en las consecuencias negativas del «descubrimiento» de América en 1492. Recuerdo que hubo una polémica enorme en el año 1992 cuando los historiadores quisimos conmemorar 1492, y desde entonces la cuestión ha cobrado más fuerza porque ahora tiene dimensiones políticas, de la misma manera que la corriente de opinión antiesclavista que ha provocado la retirada de algunas estatuas de esclavistas estadounidenses del siglo XIX. Todo acaba en política. Dicho de otra manera, la retirada de la estatua de Colón es simbólica, no tenía nada que ver con Colón. Y evidentemente, todavía menos con el papel de España. Los que han votado retirar la estatua están pensando igualmente en el papel de Inglaterra y de Francia. Esto es un tema muy interesante, y que tiene muchas dimensiones interesantes.

-¿Hubo realmente algo que se pueda llamar genocidio en América?

Desde un punto de vista, la palabra «genocidio» no tiene sentido ni justificación. No hubo intención, por parte de los colonizadores, de eliminar la población indígena, así que la palabra es totalmente inadecuada, porque no se trata de matanzas sino que intervienen otros factores como epidemias.

Y, sin embargo, hubo consecuencias devastadoras y terribles, efectivamente en ciertas zonas la eliminación casi total de gente y de culturas. Hoy en día, los historiadores hemos estudiado los casos y los contextos, y no se puede negar que el continente de América sufrió un cambio fundamental gracias a la colonización. Pero los historiadores nunca hablamos de «genocidio».

Hay libros y libros sobre cada detalle de este cambio. Hay que subrayar, por supuesto, que estamos hablando de un proceso que duró siglos, no fue un resultado directo ni inmediato de Colón.

-¿Colón trató mal a la población indígena?

Sí, de eso no hay ninguna duda. Insisto, sin embargo, que eso no tiene nada que ver con lo de la estatua de Los Ángeles. Sobre los delitos de Colón sabemos perfectamente que inició la práctica de la esclavitud, y que en los años siguientes maltrataba a los indios de sus territorios. Ahora bien, si queremos hablar de la mala actuación de Colón y los españoles también tenemos que hablar de la mala actuación de todos los colonizadores europeos en los siglos posteriores. Y si queremos hablar de mala actuación de países imperialistas tenemos que hablar de los millones de seres humanos masacrados por los ejércitos de Inglaterra, Estados Unidos, Alemania (solo como consecuencia de la Segunda Guerra Mundial, 8 millones) y así un sin fin de países. Como se ve, es un tema inmenso.