El hundimiento del galeón San José - ABC | Vídeo: Vídeo: «El legado del galeón San José no pertenece a los cazadores de tesoros, sino a la humanidad»

«El legado del galeón San José no pertenece a los cazadores de tesoros, sino a la humanidad»

Los ponentes de la primera sesión del «El verdadero tesoro de Indias. Galeones y arqueología» criticaron la actitud del gobierno colombiano dirigido por Juan Manuel Santos y abogaron por una arqueología más accesible a la sociedad

MadridActualizado:

Los participantes en el seminario internacional «El verdadero tesoro de Indias. Galeones y arqueología», que se celebró el pasado 11 de julio en el madrileño Museo Arqueológico Nacional y proseguirá durante el día de mañana, se mostraron sumamente críticos con el proyecto comercial del Gobierno colombiano, presidido todavía por Juan Manuel Santos, respecto al galeón San José: la nave de pabellón español, hundida frente a las costas de Cartagena de Indias en 1708 debido al ataque de una escuadra inglesa, cuyo tesoro intenta sacar de las profundidades el Gobierno suramericano con la ayuda de una empresa de cazatesoros británica.

«Fueron ingleses quienes hundieron el San José, pero no consiguieron hacerse con el botín. Es una paradoja cruel que un Gobierno colombiano sea el que pretenda ahora darle la mitad a una compañía de cazatesoros inglesa», expresó durante el simposio Antonio José Rengifo, profesor de Derecho Internacional de la Universidad Nacional de Colombia.

Crimen

Rengifo se lamentó de que el Gobierno de Santos esté tratando de mercadear con la carga del galeón sin tener en cuenta la importancia cultural del pecio. Y es que, el presidente Santos acordó con la compañía cazatesoros la entrega de la mitad de los objetos con valor de mercado rescatados de las entrañas del buque hundido. A pesar de ello, el letrado aseguró que son muchos los que, desde dentro del estado colombiano, se oponen a este plan, al que llegó a tildar de «gravísimo error y crimen arqueológico».

Para llevar a cabo este proyecto comercial, el Gobierno colombiano creó una legislación a su medida. En 2013 promulgó la ley 1675 de Patrimonio Sumergido. Una norma que, como explicó durante el simposio el profesor de Uninorte y director del Museo Arqueológico de Pueblos Karib, el colombiano Juan Guillermo Martín, «establece que no son consideradas como patrimonio las cargas comerciales constituidas en su estado bruto (como es el caso de los tesoros), lo que abre la posibilidad de que empresas privadas puedan solicitar permisos de exploración en aguas territoriales».

El profesor Martín se lamentó, a su vez, de que el Estado colombiano no haya consultado con arqueólogos y científicos sobre la correcta forma de actuar en este caso. Por el contrario, asegura que aquellos que se han posicionado en contra del proyecto «han sido estigmatizados». Martín también acusó al Gobierno suramericano de falta de transparencia en todo lo relativo al galeón hundido, y llegó a expresar sus dudas sobre que el presidente Santos realmente lo considere «patrimonio de todos los colombianos». Por otra parte, Martín puso en valor las informaciones sobre la situación del San José publicadas desde hace años en ABC por el periodista Jesús García Calero, redactor jefe de Cultura de este periódico.

Conciencia

Tanto Rengifo como Martín se mostraron optimistas con el futuro del San José gracias al cambio en el Gobierno colombiano, que se producirá de forma efectiva el próximo 7 de agosto. «El nuevo Gobierno entiende que debe redirigir este proceso de alguna forma, porque viola el derecho internacional», expresó el profesor de Derecho Internacional. Por su parte, el profesor de Uninorte aseguró que «Iván Duque (el próximo presidente) quiere revisar el tema. Le parece que es muy importante que haya cooperacion con España. La actitud es muy distinta a la de Santos».

Para preservar los pecios que salpican las costas americanas, los ponentes hicieron hincapié en la necesidad de hacer comprender a la sociedad su importante valor histórico. En este sentido, todos se mostraron de acuerdo en que supone un error catalogar los restos de un naufragio como propiedad de una nación en concreto. Por el contrario, abogaron por la cooperación para que estos sean considerados como lo que son: un patrimonio que toda la sociedad debe comprometerse a respetar, cuidar y preservar.

«A los profesionales de la historia y la arqueología se nos ha olvidado hacer una buena narración. Es necesario llevar a cabo un entendimiento global para solucionar problemas como el del San José», explicó el historiador del CSIC Manuel Lucena Giraldo. El profesor español afirmó también durante su comparecencia que todos somos herederos de esa «globalización española» surgida a raíz de la conquista de América.

En esta misma línea se expresó la subdirectora de Arqueología Subacuática del INAH en México, Flor Trejo: «Tenemos que adecuar el discurso. La gente se aburre. Debemos esforzarnos por conectar con la población». Por otra parte, la ponente afirmó que es sumamente importante «trabajar por el patrimonio común, y no por decidir quién es el propietario del barco».

Para que las labores arqueológicas puedan llegar de un modo más asequible a la sociedad, Filipe Castro, docente de la Universidad de Texas, explicó que es importante ver en la tecnología una aliada. El profesor estadounidense abogó, además, porque las excavaciones estén más abiertas a los medios para que, de este modo, los periodistas puedan seguir las historias y hacerlas llegar con más facilidad a la gente. Al mismo tiempo, llamó a actuar contra «la actividad bárbara y salvaje» de los cazatesoros, a los que acusó de tratar el patrimonio subacuático «igual que el Estado Islámico, con la diferencia de que estos no lo filman».

Legislación

Para poner fin a la actividad de los cazatesoros en los pecios hundidos también se antoja imprescindible legislar. Los ponentes se mostraron partidarios de que el Gobierno colombiano suscriba los acuerdos de la Unesco sobre Protección del Patrimonio Mundial Cultural. Algo que preservaría el estatus del tesoro del San José y evitaría que se pudiese mercadear con él. También se hizo referencia a la necesidad de diálogo entre los estados para poder encontrar una solución a este tipo de problemáticas.

Para José María Lancho, abogado especializado en patrimonio subacuático, «el patrimonio hispánico que yace en el fondo del mar no cuenta con un tratamiento jurídico igual al de otros países». El letrado hizó referencia durante su turno de palabra a que el Estado colombiano se ampara en una ley del siglo XIX, de la época de la independencia, para privar a España de cualquier derecho sobre los restos del galeón hundido.