Una de las ánforas rotas del tesoro de Tomares
Una de las ánforas rotas del tesoro de Tomares - Abc

Las 53.000 monedas del tesoro de Tomares iluminarán el final del Imperio Romano

La Junta de Andalucía valora las piezas halladas en menos de medio millón de euros

Actualizado:

Las 53.208 monedas que se encontraron casualmente en Tomares (Sevilla) hace tres años proporcionarán información sobre la crisis y descomposición del Imperio romano, así como de las relaciones comerciales y sociales de los siglos III y IV, y de la situación política de la denominada «tetrarquía romana».

También sobre la vida cotidiana de los romanos, sobre la acuñación de moneda (también en Britania y la Galia) y de la dinámica poblacional del sur de la Península, según han previsto los investigadores que se han hecho cargo del denominado «Tesoro de Tomares» compuesto por 53.208 monedas de bronce distribuidas en 19 ánforas, de las que 9 fueron halladas intactas y así permanecen en determinación de futuros estudios.

De esas monedas, numis romanas, han sido catalogadas ya unas 7.800 y un total de 24.000 han sido preparadas para su estudio. Todas fueron acuñadas entre los años 294 y 310, y guardadas en el primer tercio del siglo IV bajo un suelo del siglo III, según los estudios efectuados en el parque metropolitano del Zaudín (Tomares), donde fueron halladas casualmente en abril de 2016, en unos trabajos de canalización eléctrica.

Tasado en 468.230 euros

Una comisión de expertos ha tasado el precio del tesoro en 468.230 euros, a razón de 8 euros por moneda. Unos 125.000 euros, el 25% del total, habrán de repartírselo entre quienes lo encontraron, tres personas que ya tienen sentencia firme a su favor y otras dos pendientes de resolución judicial o administrativa. Los trabajadores, que reclamaron el premio basándose en las leyes de Patrimonio Histórico que estiman que los descubridores tienen derecho a la mitad del valor que la tasación legal le atribuya, creen sin embargo que les corresponde más dinero, informa Mercedes Benítez.

La consejera andaluza de Cultura, Patricia del Pozo, que presentó ayer los primeros datos obtenidos del estudio tanto de las monedas como de las ánforas que se conservan intactas, destacó que el valor histórico del tesoro es «incalculable», sobre todo por lo infrecuente de este hallazgo que ha sido «perfectamente documentado arqueológicamente». Los investigadores carecen de hallazgos similares con los que compararlo.

Las nueve ánforas intactas -las otras diez se fragmentaron por el impacto de la máquina excavadora que se topó con ellas- han sido estudiadas mediante vídeo-endoscopia con una sonda de cuatro milímetros de diámetro, según explicó Yolanda González, directora del equipo de investigación que agrupa técnicos del Museo Arqueológico de Sevilla y del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH).

El estudio de la estatigrafía de las monedas conservadas en las ánforas será básico para que los investigadores determinen cómo fueron reunidas las monedas en las que figuran Diocleciano, Galerio Maximiano y Constancio, y tal vez aclarar su destino o el motivo de su acumulación.

También por qué fueron guardadas en algún momento del primer tercio del siglo IV en ánforas destinadas al transporte y conservación de aceite, que en este caso fueron empleadas como «huchas» o «cajas de caudales» y depositadas en el sótano o bajo el suelo de un almacén construido en el siglo III. El edificio fue arrasado hasta sus cimientos, entre la segunda mitad del siglo V y los inicios de la siguiente centuria.

El alcalde de Tomares, José Luis Sanz, anunció que parte del tesoro se mostrará en el futuro centro Cultural Montefuerte, ya que la antigua hacienda del mismo nombre ha sido expropiada por este Ayuntamiento sevillano con vistas a reconvertirla en centro cultural, en el centro de la localidad. Otra parte del tesoro permanecerá en el Arqueológico de Sevilla, donde se han efectuado los trabajos de investigación para evitar el traslado de monedas y ánforas y en los que participan arqueólogos de la Universidad de Sevilla.