La Asamblea aprueba la hoja de ruta para la etapa posterior a Raúl Castro

El régimen cubano reitera que la concentración de propiedad privada y la riqueza estarán prohibidas

La HabanaActualizado:

Cuando falta menos de un año para que Raúl Castro abandone el poder, como se ha comprometido, la Asamblea Nacional de Cuba aprobó este jueves los documentos económicos del Partido Comunista (PCC), que incluyen la última versión de reformas «raulistas» y el concepto del nuevo modelo socialista, en el que se reconoce por primera vez la existencia de pequeñas empresas privadas. Los documentos confirman que el PCC es la máxima fuerza que guía la nación, en la que está prohibida la concentración de la propiedad privada y la riqueza, y es el Estado el que domina la economía socialista, informan Efe y Reuters.

En la clausura de la sesión extraordinaria, el presidente cubano subrayó el «carácter socialista» de Cuba. «Estos fundamentos (...) reafirman el carácter socialista de la revolución cubana y el papel del Partido Comunista como fuerza dirigente superior de la sociedad y del Estado», aseveró en un breve discurso.

«No se permitirá la concentración de la propiedad y la riqueza (...) aún cuando se promueva la existencia de formas privadas de gestión»

El vicepresidente y «zar de las reformas» Marino Murillo había advertido ante diputados en una comisión de que «no se permitirá la concentración de la propiedad y la riqueza (...) aún cuando se promueva la existencia de formas privadas de gestión». Murillo fue ministro de Economía entre 2014 y 2016, y ahora dirige la Comisión Permanente para la implementación y desarrollo de la política económica.

En el debate previo a la votación en la Asamblea participaron 537 diputados, de un total de 596, según informaron los medios oficiales de la isla, los únicos a los que se permite el acceso a las sesiones parlamentarias. Los diputados debatieron y aprobaron la «conceptualización» del nuevo modelo económico y social; el plan de desarrollo económico hasta 2030; y los nuevos lineamientos de la política económica para 2016-2021, documentos aprobados en el VII congreso del Partido Comunista, en abril del año pasado. Estos documentos representan la última versión de las reformas «raulistas», que se convertirán en ley ocho meses antes de que el presidente Raúl Castro abandone ese cargo, a los 86 años, tras dos mandatos consecutivos.

Aunque los documentos fueron elaborados antes de la elección de Donald Trump en Estados Unidos el pasado noviembre, su aprobación por la Asamblea Nacional envía un claro mensaje de que Cuba no está dispuesta a hacer las concesiones políticas y económicas que el mandatario estadounidense ha reclamado. Washington ultima la revisión de la política hacia La Habana de Barack Obama ya que su sucesor en la Casa Blanca considera que no se respetan los derechos humanos y las libertades más elementales.

Se reconoce por primera vez la necesidad de otorgar personalidad jurídica a las microempresas privadas

Al abrir espacios al sector privado, las reformas económicas emprendidas hace siete años por Raúl Castro -revisadas en el VII Congreso del Partido Comunista en abril de 2016- autorizaron el trabajo autónomo a personas naturales o la creación de cooperativas no agropecuarias. Las nuevas leyes, aprobadas en 2011, permitieron a los «cuentapropistas» o trabajadores autónomos, que sobrepasan el medio millón, contratar mano de obra, lo que en la práctica derivó en la proliferación de medianas, pequeñas y micro empresas privadas, que funcionaron durante años sin la debida personalidad jurídica.

Los documentos económicos aprobados este jueves por la Asamblea reconocen por primera vez la necesidad de otorgar personalidad jurídica a esas pequeñas empresas privadas, aunque puntualizan su «papel complementario» en la economía, donde debe prevalecer la gestión estatal. «La forma dominante de gestión sigue siendo la propiedad socialista de todo el pueblo sobre los medios fundamentales de producción», aclara el documento.