El polideportivo en obras, con el instituto detrás; al lado, los operarios retirando el amianto
El polideportivo en obras, con el instituto detrás; al lado, los operarios retirando el amianto - JOSÉ RAMÓN LADRA/ABC

Alarma en un instituto de Getafe por la retirada de amianto en un polideportivo municipal

Las obras, a menos de 50 metros del centro, se retoman este sábado tras interrumpirse una semana por las quejas de los padres. Expertos en la materia sostienen que el Ayuntamiento del municipio ha actuado mal

MadridActualizado:

El amianto en un polideportivo en ruinas de Getafe, actualmente en demolición, ha generado un estado de alarma y preocupación en el instituto Puig Adam, ubicado a menos de 50 metros. Los padres de los alumnos, ante la retirada de este material cancerígeno durante el horario de clases, consideran que la actuación del Ayuntamiento (PSOE) no fue la adecuada y que sus hijos quedaron expuestos a la inhalación de las partículas. Aunque el Gobierno municipal asegura que no existía «ningún riesgo» para la salud y que contaba con la supervisión de la Comunidad de Madrid, colectivos como Ecologistas en Acción consultados por ABC hablan de una posible «negligencia»: «En estos casos hacen falta medidas extremas de seguridad». Los trabajos se reanudarán este sábado tras ser suspendidos hace una semana por la presión de las Ampas.

El desmontaje del techo de uralita (amianto) del polideportivo de San Isidro, abandonado desde hace años y en obras desde comienzos de octubre, estaba previsto que se hiciese entre los días 3 y 6 de noviembre. La lluvia de hace una semana, sin embargo, impidió terminar el trabajo, que se pasó al lunes ante la sorpresa de profesores y alumnos. Aunque una de las indicaciones expresas era que la retirada de los escombros se hiciera en días no lectivos para minimizar el riesgo, estos observaron cómo varios operarios ataviados con mascarillas y trajes especiales desarmaban la estructura. Asustados por las partículas de polvo que entraban por las ventanas, muchos de los jóvenes se marcharon a sus casas con el permiso de los docentes, que suspendieron las clases.

Acceso al polideportivo en obras
Acceso al polideportivo en obras-JOSÉ RAMÓN LADRA

Los padres de los alumnos critican la falta de información, así como la sobreexposición «innecesaria» de los chavales. «No entendemos cómo teniendo todo el verano para retirar el material lo hacen ahora y, encima, un día que hay clase, si no se pudo hacer el fin de semana lo normal es que se esperen al siguiente», explica Silvia Martínez, madre de uno de los estudiantes del centro, que incluso el martes no fue a clase por miedo. Ante el aluvión de quejas y preguntas en el Consistorio durante todo el día, se pospuso la retirada del amianto hasta hoy.

«Es una negligencia total. El amianto es un material extremadamente cancerígeno, muy peligroso, y es necesario que no haya nadie en las proximidades»

Fuentes municipales niegan a ABC cualquier fallo en el procedimiento y sostienen que la alarma es «injustificada»: «El amianto no representa ni el 1 por ciento de la obra y no hay ningún riesgo». Insisten en que la actuación de la empresa contratada para esta labor contaba con un informe de la Comunidad de Madrid que garantizaba la seguridad del desmontaje, al margen de que la dirección del instituto, añaden, «autorizó en un documento firmado» que se realizaran en los días indicados. Desde el Puig Adam, no obstante, niegan este extremo y aducen «falta de competencias».

La alcaldesa de Getafe, Sara Hernández, aseguró esta semana que los profesores «deberán explicar» por qué se suspendieron las clases sin «ninguna justificación». «El polvo que hayan podido sufrir los alumnos y profesores es el normal de una obra con entrada y salida de camiones y no de la retirada del amianto», dijo Hernández en declaraciones recogidas por EP.

Cordón de seguridad

La preocupación de la comunidad docente, extensible a los vecinos de la zona, es compartida por expertos en la materia. Carlos Arribas, responsable del área de residuos de Ecologistas en Acción, da la razón a los padres y considera que ha habido una «negligencia total» del Consistorio. «Lo han hecho fatal; es un material extremadamente cancerígeno, muy peligroso, y es necesario que no haya nadie en las proximidades», explica el especialista, que también censura que se hiciera en horario lectivo porque «hay que minimizar el riesgo al máximo».

«El polvo que han sufrido los alumnos y profesores es el normal de una obra con entrada y salida de camiones»

Arribas sostiene que este trabajo, además, precisa de un cordón de seguridad alrededor del foco, algo que no se ha cumplido. «Es muy peligroso porque basta con que una sola partícula entre en el pulmón», apunta. El amianto o asbesto, explica, es la causa directa del cáncer de pleura, una dolencia con alta tasa de mortalidad. Aunque el techo del recinto ardió el pasado mes de junio, Arribas cree que no aumenta el riesgo porque este es un material que «resiste altas temperaturas».

Desde Ecologistas en Acción, en segundo término, recuerdan que Instituto Nacional de Seguridad de Higiene en Trabajo de España (INSHT) sostiene que «no hay ninguna exposición al amianto, por pequeña que sea, que pueda considerarse segura».