Don Felipe, junto a la Reina Isabel II en el Banquete de Estado, este miércoles
Don Felipe, junto a la Reina Isabel II en el Banquete de Estado, este miércoles - AFP

Un vino español en el Banquete de Estado en honor a Don Felipe y Doña Letizia en Buckingham

Uno de los caldos elegidos para la cena fue el Alión Ribera del Duero, de las bodegas Vega Sicilia

Actualizado:

Más de 150 invitados españoles y británicos asistieron este miércoles en el Palacio de Buckingham al Banquete de Estado que ofreció la Reina Isabel II en honor de los Reyes de España, en la conocida como Ballroom, la sala de bailes y conciertos, construida en 1855 y que es la más grande de la residencia real.

El menú elegido para el Banquete contó con otro invitado español: el vino. De entre los cuatro que se sirvieron en la cena había uno español: Alión Ribera del Duero. Se trata de un caldo Vega Sicilia, una de las bodegas con más renombre en España. Tal como explican desde las bodegas, es un vino del año 2000 y el precio de cada botella es de aproximadamente 120 euros.

Se elabora en la bodega Alión, en Padilla de Duero, muy cerca de Vega-Sicilia, creada por la familia Álvarez (propietaria de Vega Sicilia). El primer vino se lanzó con la cosecha de 1993. Es un caldo de la Ribera del Duero elaborado a partir de la variedad tinto fino. Se vendimia a mano en cajas de 12 kilos y se lleva de forma inmediata a la bodega para su entrada en las mesas de selección. Las fermentaciones se llevan a cabo en depósitos de madera con control de temperatura hasta obtener una buena extracción polifenólica que aportará el color generoso y la estructura firme que constituyen parte de la personalidad de este vino.

Tiene una crianza de entre 14 y 20 meses, dependiendo de las características de la añada, que se realiza en su totalidad en barricas bordelesas de roble francés nuevas. Estas barricas suponen una importante inversión en roble pues, cosecha tras cosecha, todo el vino que se elabora en Alión permanecerá en barricas nuevas que, tras su abandono para ser embotellado, no volverán a ser utilizadas por la bodega.

Las copas en las que se bebió este caldo forman parte de la cristalería de la coronación de Isabel II. También la cubertería elegida para la ocasión era muy especial, pues se trata de una de plata dorada encargada por Jorge IV hace dos siglos.

El resto del menú también contó con otros toques españoles. Para acompañar a la trucha asalmonada y al medallón de buey Grand Duc, se sirvieron judías verdes de España y rabanitos, así como calabacines salteados, patatas y ensalada. De postre, una tarta de chocolate amargo con frambuesas.

La mesa en la que Don Felipe y Doña Letizia disfrutaron de la cena estaba decorada con más de 30 ramos de rosas, peonías y hortensias, junto a platos con fresas, cerezas y uvas que formaban parte de esa decoración.