Facebook quiere hacerle la competencia a Tinder

El gigante informático anuncia una aplicación de citas y desvía la atención del escándalo Cambridge Analytica

Actualizado:

El creador y CEO de la compañía, Mark Zuckerberg, ha anunciado además que llegarán las videollamadas grupales a WhatsApp, los vídeos en directo para los integrantes de grupo de su red social y la realidadad aumentada en Instagram y Messenger

Más serio que en otras ocasiones y sabiendo que todos los ojos estaban puestos en su discurso, Mark Zuckerberg se subía sobre las tablas del Centro de Convenciones McEnery de San José (en California, Estados Unidos) en la undécima conferencia de desarrolladores de Facebook,conocida como F8. Las premisas eran claras: hablar algo sobre Cambridge Analytica, pero sin profundizar demasiado; volver a entonar el «mea culpa» y hablar sobre los avances que se han hecho desde que estallara el escándalo que ha afectado a 87 millones de personas en todo el mundo; y dar llamativos anuncios que dejaran el alto su intervención y que hicieran olvidar por un momento (que dure dos jornadas, como la propia convención) que Facebook se encuentra en uno de sus momentos más complicados. Y un Zuckerberg de vuelta al suéter azul y el entusiasmo que le caracteriza (lejos de la seriedad del Congreso) cumplió con todas y cada de ellas.

Así, la noticia que ha hecho de cortina de humo sobre toda la problemática que la compañía arrastra desde hace unos meses es la incorporación de una aplicación de citas dentro de Facebook. No se trata de una noticia totalmente nueva, ya que se sabe que la plataforma lleva pensando introducir esta herramienta desde hace tiempo. En este lanzamiento oficial, del que Zuckerberg no ha dado más fecha que «pronto», se ha hablado de que esta aplicación, que será opcional para los usuarios de Facebook, refuerza el objetivo de la red social: acercar a las personas. Más aún cuando «uno de cada tres matrimonios se conocen por la red», ha asegurado su creador.

Vídeos en directo con grupos

Pero no solo esta función ha eclipsado las posibles nubes oscuras de la jornada. También ha explicado la nueva herramienta «Watch Party», una opción que permite compartir vídeos en directo solo entre miembros de grupos y que le ha dado pie incluso a bromear sobre su comparecencia en el Congreso. Precisamente esta broma ha sido la que ha relajado el ambiente, después de que un Zuckerberg mucho más grave explicase que también se trabaja en una herramienta para que Facebook no pueda rastrear al usuario fuera de su red («Clear History»), además de la mejora de sus sistemas de inteligencia artificial para detectar contenido inadecuado.

Realidad aumentada para Instagram y Messenger

También anunciaba nuevas funciones para sus otros gigantes: tanto Instagram como Messenger (el chat de Facebook) tendrán vídeos con realidad aumentada (Zuckerberg ha bromeado acerca de lo bien que se lo pasa poniendo un bigote de mentira sobre su cara), y las videollamadas de grupo de hasta cuatro personas llegarán muy pronto a WhatsApp. También ha habido tiempo (unos segundos, en realidad) para alabar la figura de Jan Koum, creador de la aplicación de mensajería instantánea más famosa del mundo y que abandona el barco de Facebook.

La realidad virtual y aumentada tuvieron su predecible hueco en el discurso del CEO de Facebook, afirmando que esta tecnología ya puede mostrarnos nuestros recuerdos en fotos, mostrando imágenes de un entorno hogareño creado a partir de pequeños archivos de imagen que, pinchando, revelaban cumpleaños familiares, fiestas con los amigos o episodios graciosos que en el futuro se verán a través de unas gafas (que se venden en todo el mundo bajo el nombre de Oculus y cuyo fabricante es Facebook, claro está).

Nada nuevo sobre Cambridge Analytica

Serio pero claramente mucho más entusiasta de lo que se mostró en el Congreso, el fundador de la red social más famosa del mundo volvía a remitirse a las directrices de su discurso sobre la protección de datos de los usuarios de su plataforma: «Ahora no pude ocurrir lo que ha pasado con Cambridge Analytica porque las decisiones más importantes las tomamos en 2014», ha afirmado delante de una audiencia repleta de desarrolladores que han pagado una entrada a la misma compañía que ha restringido sus permisos como intento de frenar una posible sangría de clientes, tanto personas anónimas como anunciantes. Según pasaba la conferencia y los anuncios se iban desplegando, la emoción iba subiendo. Pero si en la sala quedaba algún excéptico, Zuckerberg lo terminaba de seducir regalando a cada persona que le escuchaba en California unas gafas de realidad virtual Oculus Go para celebrar el lanzamiento en Estados Unidos por 199 dólares el par. Zuckerberg sabe muy bien lo que hace, a pesar de que el momento no le sea del todo propicio.