Una cámara de vigilancia contra el ciberacoso en redes sociales: «Hay un nivel de hijoputismo muy grande»

Nace eG-Social, la primera herramienta de prevención en España que permite extraer un informe con validez legal para poder denunciar los insultos y mensajes de acoso en redes sociales

MADRIDActualizado:

El uso de información personal en redes sociales es habitual para el 84,6% de los usuarios con acceso a internet en España. Es un dato procedente del Instituto Nacional de Estadística, pero que demuestra que un cambio de paradigma en el uso de los servicios digitales. No podemos escapar de ellos y, a veces, se dan ciertas actividades que pueden perjudicar a muchas personas. La Agencia Española de Protección de Datos, de hecho, defiende que la difusión de información, imágenes, vídeos y audios de terceros sin permiso puede constituir un delito sancionado en el código penal, como también la estafa y, sobre todo, el ciberacoso. Una de las principales preocupaciones de los usuarios.

El ciberacoso, por desgracia, puede ser algo continuo que se puede producir durante todo el día. En los últimos años los teléfonos móviles y, en especial, las redes sociales, han producido un clima de desconfianza e intimidación a ciertos colectivos, sobre todo, entre los más vulnerables, los adolescentes y víctimas de violencia de género. Y, es cierto, que nadie está exento de vivir en sus propias carnes un caso de ciberbullying. Es posible que de la noche a la mañana un comentario fuera de lugar en la red Twitter sea la chispa que prende la ira de los usuarios. El camino más habitual para el ciberacoso viene a través de las aplicaciones de mensajería instantánea como WhatsApp, según ponía de manifiesto un estudio de 2016 de la Universidad del País Vasco, pero el problema adicional es la sensación de impotencia en la víctima, que no sabe muchas veces cómo defenderse.

Un drama cada vez más habitual en las redes sociales que ha obligado a abandonar sus actividades a famosos y personas conocidas. Como estrategia de defensa, la empresa española eGarante ha creado la primera herramienta enfocada en la prevención y lucha contra el acoso en redes sociales. El sistema permite capturar todo el contenido potencialmente delictivo de una forma segura y válida para iniciar acciones legales. Según declara a este diario Yago Jesús, experto en seguridad informática y creador del proyecto, eG-Social funciona a modo de las cámaras de vídeovigilancia del mundo real, ya que un usuario que use este servicio puede informar en su perfil que todas las interacciones están siendo archivadas de «forma segura para que un potencial atacante deponga sus intenciones».

«Cualquier persona con un perfil público en una red social es susceptible de recibir improperios, calumnias y actitudes que minan su día a día de forma sistemática»

«Cualquier persona con un perfil público en una red social es susceptible de recibir improperios, calumnias y actitudes que minan su día a día de forma sistemática», sostiene. La mayoría de plataformas sociales cuentan con sus propios mecanismos de denuncia, pero muchos usuarios sienten que esos reportes caen en saco roto. Precisamente, una de las diferencias más notables con respecto a las plataformas como Facebook o Twitter es que esta herramienta hace un barrido en el tiempo, con lo que a pesar de eliminarse los mensajes en una campaña de acoso, el usuario puede tener a mano un recurso con validez legal con el que defender su denuncia a la Policía.

Uno de los problemas a los que se ve expuesta una persona que está recibiendo acoso, es la facilidad de borrar el contenido. En muchas ocasiones, las menciones o comentarios son eliminados en un período corto de tiempo o incluso los perfiles origen de los ataques antes de que la persona afectada pueda si quiera plantearse iniciar acciones legales contra el contenido ofensivo. «El concepto de la volatilidad de los contenidos en internet es muy preocupante en el sentido que en las redes sociales alguien publica un contenido fruto de un arrebato o un momento de mala coordinación mental y luego lo borran», subraya.

«Cuando recibes un comentario ofensivo tienes que estar disponible para tomar esa acción en una determinada red social, pero esta herramienta guarda las interacciones en redes sociales, las cuales solo te dejan denunciar por difamar o acoso, pero no tienen una validez judicial. Con esto tienes que tener una prueba fuerte», valora. De momento, eG-Social da soporte a las aplicaciones como Twitter e Instagram, aunque próximamente se incluirán otros servicios como Facebook. Esta herramienta requiere de una suscripción, pero la compañía planea ofrecer este servicio de forma gratuita a víctimas de violencia de género y ciberacoso y busca colaboraciones con asociaciones de padres, centros educativos y ONGs con esta finalidad. La empresa está probando el servicio con un grupo de personas, entre las que se encuentran políticos y famosos.

Su funcionamiento es sencillo. Tan solo hay que darse de alta. El usuario, entonces, puede añadir desde la configuración de su perfil en la red social sin tener que instalar o descargar nada a sus dispositivos. Desde el momento en que queda activado, el servicio registra toda interacción con el perfil social en tiempo real (posts, menciones, comentarios), archivando el contenido y aplicando herramientas criptográficas (firma digital y sello de tiempo). De este modo se crea un archivo de las interacciones del perfil que puede constituir «una prueba fiable en un juicio debido a la protección criptográfica aplicada», aun cuando la persona que emita los contenidos ofensivos los elimine o decida cerrar su perfil.

La creación de este servicio viene por la creciente «moda» de acosar a la gente en redes sociales que sucediendo a diario. «Nos hemos dado cuenta que no tienen las herramientas necesarias que les dé tranquilidad y que quien la hace la pueda pagar», sostiene. En su opinión, «hay un nivel de hijoputismo muy grande; hay muchos casos, hay muchas víctimas de este tipo de situaciones y no aguantan».