ABC

Vips

Saúl Craviotto: "He conseguido más de lo que esperaba"

El piragüista conoce bien el éxito de la constancia y confiesa que espera no bajarse nunca de la piragua, aunque espera saber retirarse a tiempo

Saúl Craviotto
Saúl Craviotto - Baume et Mercier
ActualizadoMaría I. OrtizMaría I. Ortiz ResponsableSeguirLeer despuésCompartir

Entre entrenamientos, eventos y compromisos, la agenda de Saúl Craviotto, repleta hasta los límites, es de lo poco que ha cambiado en la vida de este deportista de élite. El piragüista tiene muy claras sus prioridades en la vida y la experiencia le ha hecho ver que lo más duro “es lo que sacrificas por el camino”.

Craviotto es uno de los deportistas españoles más laureados de los últimos años, en su medallero guarda dos Oros olímpicos (Pekín 2008 y Río 2016), una Plata (Londres 2012) y un bronce (Río 2016), en diferentes disciplinas de kayak. Con grandes éxitos cosechados y cuatro medallas olímpicas en su poder, la pasión y la ilusión de Saúl son contagiosas. Se prepara para Tokio 2020 con el mismo entusiasmo que si de sus primeros Juegos Olímpicos se tratara, aunque sabe que la edad también hace mella.

Este policía de Gijón de 1,92 cm de estatura conoce bien los beneficios de la constancia y confiesa que nunca se bajará de una piragüa, aunque espera saber retirarse a tiempo y “por la puerta grande”.

¿Qué se siente al ganar una Medalla de Oro?

Me cuesta mucho describirlo, es una sensación muy bonita porque durante cuatro años estamos trabajando para ese momento, te juegas en medio minuto el trabajo de todo este tiempo y cuando llegas y lo consigues, la sensación principalmente es de alivio y felicidad.

¿Cuál ha sido la Medalla más especial?

No sabría con cuál quedarme. El bronce me trae muy bueno recuerdos, pero con los oros se vive un momento muy especial en el que te tocan el himno, es una sensación muy bonita. De los millones y millones de habitantes que hay en el mundo, hay muy pocos elegidos que van a los Juegos y de esos pocos solo hay tres que ganan. Hay tan poca probabilidad de conseguir una medalla, que el simple hecho de conseguir cualquiera, es la gloria.

Quizás el Oro de Río por ser la última, el Oro de Pekín por primera... (risas)

Saúl Craviotto
Saúl Craviotto - Baume et Mercier

¿Cuál ha sido tu principal motivación durante todos estos años de trabajo?

Mis motivaciones han ido cambiando. Con el paso de los años, uno va madurando y no tenía la misma ilusión y motivación cuando fui a Pekín con 23 años que ahora con 32. Ahora tengo una hija y me motivan otro tipo de cosas. Cuando eres joven eres más ambicioso, ahora las ambiciones cambian pero sigo igual de ilusionado y motivado que siempre y con muchas ganas de afrontar otro reto.

¿Qué ha sido lo más difícil hasta el momento?

Lo más difícil es lo que sacrificas por el camino, cuanto más alto aspiras, más cosas tienes que sacrificar y más cosas dejas en el camino. En mi caso he tenido que dejar atrás a la familia muchas veces, he estado concentrado muchos meses, viajo mucho y me he perdido muchas cosas por temas de competición.

El tema de entrenar también es duro, pero sin duda la familia lo es mucho más.

¿Cómo compaginas tu trabajo?

Con mucho cuidado (risas). He notado un salto muy grande desde los primeros Juegos a los de Río, quizás por la redes sociales, por la acumulación de medallas... Ahora si noto más que la gente me reconoce en la calle.

¿Cómo te ha cambiado la vida?

Poquito. Si es cierto que mi agenda tiene pocos huecos entre viajes y eventos, pero por lo demás intento no modificar nada y llevar mi vida de siempre. Con la experiencia sé lo que es ésto, que el éxito es efímero y soy muy consciente de poner los pies en el suelo e intentar no cambiar hábitos.

¿Cómo afrontas Tokio 2020?

Con ilusión, que es lo más importante. Es importante tener claros los objetivos. En cuanto acabaron los Juegos de Río tuve un par de meses de desconexión porque es importante resetear la cabeza y pasado el periodo de descanso me senté con el entrenador, analizamos y vimos si podíamos llegar o no y nos pusimos a ello.

¿Crees que influye el cambio de edad?

Totalmente. En el deporte de élite claro que influye, se pierde explosividad. Pero yo ahora mismo estoy más fuerte que con 27 años, la experiencia también es algo positivo y yo físicamente me encuentro mejor que para mis primeros juegos.

Lo que quiero ahora es mantener el nivel, porque obviamente no puedo evolucionar como si tuviera 20 años. La genética y la naturaleza tienen su límite, pero siempre se puede mejorar usando tus puntos fuertes.

El piragüista Saúl Craviotto
El piragüista Saúl Craviotto - Gtres

¿Cuál ha sido la clave del éxito?

La perseverancia y el no tirar la toalla nunca. No hay ningún secreto, hay que ser muy constante.

¿Cuándo te bajarás de la piragua?

Nunca, eso seguro. De la piragüa de élite sabré cuando retirarme y es algo que valoraré después de Tokio 2020. Hay que saber cuándo retirarse, no hay que aguantar por aguantar. A mi me gustaría salir por la puerta grande, espero saber cuándo retirarme y hacerlo de una manera decente.

Pero bajarme de una piragua, nunca, es mi gran pasión y seguiré tomándomelo como una afición cuando me retire.

A lo largo de tu trayectoria profesional también has estado vinculado con el mundo de la moda, ahora te convierte en “amigo” de Baume et Mercier, ¿te gusta este mundo?

Colaboro para campañas puntuales, para mi es un orgullo que marcas tan fuertes piensen en mí y es sin duda una gran responsabilidad.

¿Te cuidas?

Como deportista tengo que cuidarme mucho. Los tres pilares fundamentales para mí son el descanso, el entrenamiento y la alimentación. Y sin estos tres pilares equilibrados sería imposible lograrlo.

¿Qué rutinas de entrenamientos sigues?

Entreno entre 5 y 6 horas diarias de lunes a sábado. No tengo una dieta concreta, pero trabajo con una nutricionista que me marca ciertas pautas. Me gusta comer de todo, cuidarme y comer sano, así que para mí no es ningún sacrificio.

¿Un consejo de cara a la "Operación bikini?

Los milagros no existen y no se consigue nada en 15 días. Mi consejo sería que hay que coger hábitos, es importante saber lo que comes y hay que hacer ejercicio. Hay que sufrir un poco.

¿Un básico en tu armario?

Entre semana suelo ir en chandal y cuando no estoy entrenando soy muy de básicos. Vaqueros, americanas... siguiendo ese estilo sport pero más arreglado. Me gusta ir bien vestido y cuidar la imagen e ir acorde al evento al que voy, eso es fundamental.

¿Un complemento que nunca le falta?

Un reloj.

¿Tu pieza favorita de Baume et Mercier?

El modelo de Clifton Club.

¿Un perfume?

Armani Code.

¿Un gadget?

El móvil o el Ipad.

¿Un libro?

Me historia de Rafa Nadal.

¿El último capricho que te ha dado?

No suelo darme muchos caprichos, pero sí alguna que otra comilona. Me encanta el marisco.

¿El último regalo que has recibido?

Una cámara de fotos profesional.

¿Un viaje pendiente?

Estuve en Gambia y me encantaría volver con mi mujer.

¿Qué te hace feliz?

Llegar a casa y estar con mi familia. El pasar tiempo con mi hija.

¿Un secreto confesable?

No tengo secretos.

¿Qué es lujo para ti?

Para mí el lujo es encontrar lo que me hace feliz y poder disfrutar de ello.

¿Qué es el Summum para Saúl Craviotto?

A nivel deportivo he conseguido más de lo que esperaba. Tengo algo muy ambicioso en la cabeza que es conseguir mi quinta medalla olímpica, algo que ha conseguido muy poca gente y creo que eso sería culminar una carrera deportiva increíble. Para mí, lo más bonito sería poder retirarme y que me recuerden como un deportista sencillo, humilde, ejemplar y luchador, eso para mí sería el Summum.