La UE prorroga hasta abril de 2013 las restricciones a los líquidos en el equipaje de mano en los aviones

EFE
BRUSELASActualizado:

Las restricciones al transporte de líquidos en el equipaje de mano en vuelos comerciales de la Unión Europea se extenderán como máximo hasta el 29 de abril de 2013, tres años más de lo previsto en un principio, según ha informado la Comisión Europea. Para esa fecha, Bruselas confía en que los aeropuertos europeos cuenten con la tecnología necesaria para detectar sustancias explosivas en los controles de los aeropuertos.

Como paso previo a la desaparición total de restricciones, a partir del 29 de abril de 2011 como muy tarde los líquidos adquiridos en las tiendas libres de impuestos de aeropuertos de terceros países o a bordo del avión y transportados en bolsas selladas estarán permitidos en cabina. Hoy en día sólo está permitido transportar este tipo de artículos en el equipaje de mano si proceden de Estados Unidos, Canadá, Singapur y Croacia.

La UE adoptó la normativa sobre líquidos en octubre de 2006 para prevenir ataques terroristas tras detectar en el aeropuerto de Heathrow (Londres) un plan para atentar contra varios aviones con destino a Estados Unidos con explosivos líquidos. Las restricciones actuales impiden a los pasajeros llevar en el equipaje de mano más de un litro de líquidos, geles o aerosoles y obliga a que esta cantidad esté dividida en envases de 100 mililitros y dentro de una bolsa de plástico transparente de un litro de capacidad, aunque hay excepciones para los medicamentos y alimentos especiales.

Controles más ágiles

La decisión forma parte de un paquete de medidas que entró en vigor hoy en toda la UE con el objetivo de actualizar las normas comunitarias aplicadas desde 2002 a fin de agilizar los controles en el transporte aéreo sin por ello poner en riesgo la seguridad.

El comisario europeo de Transporte, Siim Kallas, ha asegurado en un comunicado que se ha aprendido mucho desde que se fijaron las normas comunitarias de seguridad tras los atentados terroristas del 11 de septiembre en Estados Unidos, por lo que ahora se pueden mejorar los procedimientos de control para que la industria aérea pueda aplicarlos de forma más sencilla. Entre las mejoras que introducen las nuevas normas figura la simplificación de los controles, de manera que se evite la innecesaria repetición de la supervisión de pasajeros que no hayan salido de las zonas controladas del aeropuerto.

También se facilitará información clara y detallada de la documentación que necesita un pasajero para acceder al aeropuerto y a determinadas áreas restringidas, lo que hará más fácil la cooperación con los servicios de control. Además, se introducirá en todos los países de la UE un procedimiento armonizado para controlar a los transportistas aéreos de mercancías, lo que evitará también supervisiones dobles y ahorrará costes. Otro de los aspectos que mejora la nueva normativa es la formación de los servicios de control, que a partir de ahora tendrán que atenerse a una serie de estándares mínimo comunes.