Alumnos de cuarto de primaria en un colegio de Valladolid
Alumnos de cuarto de primaria en un colegio de Valladolid - LBERTO MINGUEZA

La propuesta de Méndez de Vigo de vincular salario a los resultados del centro indigna a los profesores

Consideran «una demagogia» introducir esta medida en el debate del Estatuto Docente

MadridActualizado:

El ministro de Educación, Íñigo Méndez de Vigo, ha despertado la indigación de los docentes al afirmar este lunes que «habría que estudiar» la posibilidad de que parte del sueldo de los profesores dependa de los resultados de los centros educativos en las evaluaciones, como ocurre ya en otros países.

Durante un encuentro informativo organizado por Europa Press, el ministro explicó que sería un cambio «importante», ya que la transformación de la educación depende fundamentalmente de los docentes. La propuesta surgió de una reflexión del filósofo José Antonio Marina, presente en el encuentro y que está preparando el borrador del Libro Blanco del docente.

Pese a que la iniciativa «no figura en el futuro Estatuto Docente», los sindicatos de profesores se adelantaron este lunes a tildarla de «demagógica». El presidente del sindicato Anpe, Nicolás Fernández Guisado, explicó a ABC que «introducir esta medida en el debate es empezar la casa por el tejado». «Reivindicamos la creación de un Estatuto Docente, pero plantear en el debate la vinculación del salario a los resultados del centro no nos parece adecuado y además es peligroso», indicó Fernández Guisado, quien abogó por «buscar criterios y requisitos objetivos a la hora de evaluar la labor docente» y promover «una carrera incentivadora» para el profesor.

Mayor ventaja social, mayor sueldo

El secretario general de la Federación de Enseñanza de Comisiones Obreras (CC.OO.), Francisco García, indicó, por su parte, a ABC que la introducción de esta medida supondría «una mejor retribución para los profesores cuyos alumnos tengan una mayor ventaja social». «Las propias evaluaciones estandarizadas de PISA reconocen que aquellos alumnos que tienen más de 100 libros en sus casas están por encima de la media en los resultados de las pruebas», indicó García, por lo que rechazó «que profesores que trabajan con alumnos más difíciles encima les paguen menos».

El rechazo también fue la reacción del sector nacional de Enseñanza del CSIF. Su presidente, Adrián Vivas, indicó a ABC que «no hay profesores buenos y malos, todos son profesionales suficientemente capacitados para impartir la docencia, puesto que han superado procesos selectivos y han estado controlados por la administración como con los servicios de inspección». Vivas, sin embargo, se mostró a favor de «una evaluación de desempeño voluntario» como instrumento para mejorar los recursos humanos y una «carrera de incentivos» para «evitar caer en el acomodo».

En su libro «Despertad al diplodocus, una conspiración educativa para transformar la escuela.. y todo lo demás», el filósofo José Antonio Marina afirma que «los buenos profesores no pueden cobrar lo mismo que los malos». También señala que «una parte de la retribución podría estar relacionada con la evaluación del centro entero, de manera que se fomente la implicación de todos los profesores en un proyecto educativo».