Un médico coloca una mascarilla a una niña en un centro de Toamasina (Madagascar)
Un médico coloca una mascarilla a una niña en un centro de Toamasina (Madagascar) - AFP
África

Madagascar consigue controlar el brote más mortífero de peste de los últimos años

El Ministerio de Sanidad confirma que no se ha registrado ningún caso fuera de las fronteras del país africano

Corresponsal en JohannesburgoActualizado:

Parece que lo peor ha pasado en Madagascar: el brote de peste que irrumpió a principios de agosto en las ciudades más pobladas del país ha experimentado una desaceleración. El Ministerio de Salud confirmó que, en los últimos días, no se han reportado nuevos casos y que las cifras se han estabilizado en muchas áreas afectadas.

La información y rápida intervención por parte de los equipos médicos en colaboración con las ONG han contribuido a controlar esta enfermedad altamente contagiosa. La directora adjunta del Instituto Nacional de Enfermedades Transmisibles (NCID), Lucille Blumberg, afirmó que el riesgo ha pasado a ser bajo en buena parte de las regiones afectadas. «La plaga está siendo controlada y las intervenciones parecen estar funcionando», aseguró.

En la misma línea, el director de Promoción de la Salud, Manitra Rakotoarivony, aseguró a una radio local que «hay una mejora en la lucha contra la propagación de la plaga de la enfermedad, lo que significa que hay menos pacientes en los hospitales». Pese a las buenas noticias, Rakotoarivony pidió no bajar la guardia y acudir al hospital si se experimenta cualquiera de los síntomas característico de la enfemerdad: fiebre y escalofríos repentinos, calambres, dolores de cabeza y debilidad, dificultad para respirar, dolor en el pecho y tos.

Estos pueden variar dependiendo del tipo de peste. La mayoría de casos registrados en este brote han sido de peste neumónica (se transmite a través de la tos), la más contagiosa y con una mortalidad más alta. También se registró algún caso de peste bubónica (cuando afecta al sistema linfático, produciéndose la transmisión a través de pulgas que han picado roedores infectados, habitualmente ratas) y, en menor cantidad, de peste septicémica (cuando la infección se multiplica en el torrente sanguíneo).

La detección precoz de cualquier variante es vital: los antibióticos son efectivos siempre y cuando se administren nada más aparezcan los primeros síntomas.

La OMS ha administrado 1,2 millones de dosis de antibióticos para luchar contra este brote que ha acabado con la vida de 124 personas, la primera de ellas murió el pasado 27 de agosto. Desde que se registrara este primer caso de peste neumónica en Madagascar, un total de 1.044 personas se han curado gracias al tratamiento gratuito ofrecido por los equipos sanitarios.

Peculiaridad de este brote

Madagascar experimenta brotes de peste regularmente, con unos 400 casos al año. La peculiaridad de este brote es que empezó antes de que se iniciara la época de lluvia (en agosto), que azotó a las grandes ciudades en lugar de las zonas rurales (como era habitual) y que ha sido más virulenta debido al tipo de peste, neumónica, que se transmite de persona a persona mediante la tos. Desde agosto, ha habido 128 muertes debido a la peste en todo Madagascar. En total se han reportado unos 1.300 casos (entre sospechosos, probables y confirmados).

En Antananarivo, las escuelas privadas abrieron sus puertas el lunes, a pesar de la recomendación del Ministerio de Educación que había sugerido posponer el inicio del año escolar 2017-2018 hasta el 6 de noviembre. Las públicas permanecerán cerradas hasta la próxima semana.

Por su parte, las autoridades malgaches siguen trabajando para asegurar la contención del brote. Entre las medidas implementadas para reducir los riesgos de contagio están la medición de la temperatura en centros educativos, bancos y hay controles sanitarios en algunas carreteras de la capital isleña, prestando especial atención al transporte público. Por eso no es de extrañar que la comercialización de termómetros se haya disparado en las últimas semanas, su precio oscila entre los 100.000 a 220.000 Ariary (de 27 a 60 euros).

Por su parte, la directora del NCID confirmó que no ha habido ningún caso de peste (probado) fuera de las fronteras de Madagascar. Se registró un caso sospechoso de un nativo de Seychelles que había visitado dicha isla pero las pruebas dieron negativas. Blumberg destacó que las medidas preventivas llevadas a cabo por las autoridades malgaches han resultado efectivas. Y éstas van a seguir implementadas hasta que el brote esté totalmente controlado. Por eso, se mantienen los controles de temperatura en el aeropuerto y los equipos médicos continúan in situ por si fuera necesaria una intervención.