Birgitte Kallestad
Birgitte Kallestad - NRK

Una joven de 24 años muere al contraer la rabia tras ser mordida por un cachorro en Filipinas

La rabia es una enfermedad infecciosa del sistema nervioso central que tiene su mayor incidencia en los perros

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Birgitte Kallestad, una joven noruega de 24 años, ha fallecido en el hospital general Førde tras contraer la rabia a través del mordisco de un cachorro que recogió de la calle durante sus vacaciones en Filipinas.

En un comunicado, la familia ha relatado lo ocurrido, para evitar también rumores e informaciones falsas. «Birgitte viajó a Filipinas en febrero junto a varios amigos. Vieron a un perrito indefenso en la carretera y Birgitte se lo llevó a casa. Todos jugaban con el cachorro, que mordía como parte del juego. Cualquiera puede tener pequeñas mordeduras de cachorros durante unas vacaciones. Birgitte, trabajadora en el sector sanitario, hizo lo que debía. Ningún mordisco tuvo necesidad de supervisión médica».

«Ella enfermó», prosigue el comunicado. «Un médico diagnosticó que los síntomas podrían parecerse a los de la rabia. En Noruega, esta vacuna no se encuentra en la lista de vacunas requeridas para ir a Filipinas, a menos que se viaje a áreas con poca higiene».

«A Birgitte le encantan los animales. Nuestro temor es que esto le suceda a otras personas que tengan un corazón tan cálido como ella. Queremos que esta vacuna se incluya en el programa de visita de aquellas ciudades donde puedan haber focos de rabia y que las personas sean conscientes del peligro».

¿Qué es y cómo hay que actuar ante la rabia?

La rabia es una enfermedad infecciosa del sistema nervioso centralcausada por un virus de la familia «Rhabdoviridae». Afecta a animales domésticos y salvajes y tiene su mayor incidencia en los perros, los cuales actúan como huéspedes y como transmisores. La transmisión se produce mediante la mordedura o el arañazo profundo de uno de estos animales infectado previamente.

Ante un caso sospechoso, lo primero que se hace es cotejar la documentación del animal, comprobar su situación vacunal con respecto a la rabia y examinar al animal. En cuanto al sujeto afectado, es preciso limpiar rápidamente la herida producida con abundante agua y jabón durante al menos cinco minutos. A ser posible, debe aplicarse un desinfectante y hay que acudir cuando antes a un centro sanitario donde se evaluará el caso y se aplicarán las medidas oportunas. Entre ellas puede estar la administración de una vacuna antirrábica.