El «Gran Hermano» chino lo ve todo con cámaras que reconocen caras en segundos

Mientras San Francisco lo prohíbe, el autoritario régimen de Pekín aprovecha la inteligencia artificial en el mayor sistema de videovigilancia del mundo

Las cámaras con reconocimiento facial permiten detener a criminales, pero también invaden la privacidad y reprimen a disidentes y minorías perseguidas en Tíbet y Xinjiang

Actualizado:

Abriendo un debate mundial entre la seguridad y la privacidad, San Francisco ha prohibido los sistemas de reconocimiento facial en sus cámaras de vigilancia urbana. Gracias la inteligencia artificial, cada vez más presente en nuestra vida cotidiana, dichas cámaras pueden identificar una cara entre la multitud en cuestión de segundos. Nadie duda de que se trata de un gran avance para detener a delincuentes buscados por la justicia. Pero también es una invasión de la intimidad para la mayoría de la sociedad, que corre el riesgo de caer bajo la lupa de un «Gran Hermano» tecnológico que todo lo ve: desde cruzar la calle por donde no se debe hasta engañar a nuestra pareja. Primando la protección de la privacidad sobre la seguridad, San Francisco, una de las ciudades más progresistas de Estados Unidos, ha rechazado las cámaras que permiten reconocer los rostros.

Al otro lado del planeta, en China, ese debate no existe. Bajo el régimen autoritario del Partido Comunista, se calcula que por todo el país hay más de 200 millones de cámaras. Pocas le parecen a este corresponsal, que las ve por doquier en calles, bancos, edificios públicos, bloques de pisos, centros comerciales y hasta en las pequeñas tiendas de barrio. Con tan vasto sistema de vigilancia como base, China ha aprovechado su «milagro económico» para erigirse en una potencia tecnológica volcada en la inteligencia artificial, que se ha propuesto liderar en 2030. Detrás de dicho sector no solo hay un jugoso negocio que, según las consultoras, generará 10.000 millones de dólares (unos 9.000 millones de euros) en 2022, sino una poderosa herramienta de control para el régimen.

En la comunidad internacional, se ha extendido la idea de que EE.UU. y Europa son buenas en investigación e innovación tecnológica y China en la aplicación de algoritmos gracias a su masiva población. Con este esfuerzo decidido por la inversión tecnológica para cambiar su modelo económico, en los últimos cinco años han florecido varias compañías que ya lideran el mercado global de las cámaras de vigilancia y del reconocimiento facial.

Fundadas por ingenieros informáticos, algunos formados en EE.UU., dichas «start-up» han conseguido fondos de los principales gigantes tecnológicos chinos. Uno es el portal de ventas por internet Alibaba, propiedad del magnate más rico del país, Jack Ma, y el otro es Tencent, desarrollador de aplicaciones tan populares como Wechat (versión china del censurado WhatsApp con muchísimas más funciones).

Ambas compañías ha invertido en firmas como Sense Time, valorada en 4.500 millones de dólares (4.000 millones de euros), y Megvii, cuyo valor está en torno a la mitad, según Bloomberg. Junto a otras potentes empresas, como Yitu o Dahua, se han centrado en el reconocimiento facial, que tiene usos tan comunes como desbloquear el móvil pero también es crucial en la videovigilancia urbana. Para ello, China tiene a Hikvision, uno de los mayores fabricantes mundiales de cámaras de seguridad.

Todas estas empresas colaboran con el régimen de Pekín, que usa sus avances tecnológicos y enormes bases de datos para dotarse del mayor sistema de control del mundo. Desde los selfis que nos hacemos con el móvil hasta las fotos que subimos a las redes sociales, o las que nos toman en los controles de aeropuertos, nuestros rostros están almacenados en bancos de imágenes que pueden identificarnos rápidamente. En China, la base de datos «Sky Net» permite reconocer en segundos a un individuo entre sus 1.400 millones de habitantes, asegura el periódico «Global Times», portavoz del régimen. Por su parte, el sistema Dragonfly Eye System, desarrollado por Yitu, identifica al instante una cara entre 2.000 millones de personas con una exactitud del 95,5 por ciento.

Empleados por la Policía de 300 ciudades y provincias de China, dichos programas han permitido detenciones propias de películas de ciencia-ficción. En abril del año pasado, un fugitivo buscado por delitos económicos fue arrestado en medio de los 60.000 asistentes a un concierto. Su rostro fue detectado por las cámaras del recinto y, cuando empezó la actuación, la Policía solo tuvo que ir a buscarlo a su asiento. Tal y como muestran las imágenes difundidas por los medios oficiales, los agentes se adentran a oscuras en la multitud, que canta mientras mueve sus barras luminosas al ritmo de la música, y sorprenden al fugitivo. «No tenía que haber venido», se lamentó luego en la comisaría, todavía incrédulo, cuando le explicaron cómo le habían cazado.

Gafas de reconocimiento facial

Igual de futuristas, y aterradoras, son las gafas con reconocimiento facial que la Policía china empezó a utilizar el año pasado. Con algoritmos que comparan los rasgos de una cara con las imágenes almacenadas en las bases de datos, identifican a los transeúntes en segundos. Usando cámaras de tráfico con reconocimiento facial, la Policía de Shenzhen multa inmediatamente a quien cruce mal la calle enviándole un mensaje a su móvil y, además, proyecta su imagen en pantallas urbanas para escarnio público.

Pero, como advierten los grupos defensores de derechos humanos, esta vigilancia no solo se aplica para apresar criminales o sancionar a pequeños infractores de tráfico, sino también para perseguir a los disidentes y a las minorías oprimidas, como la tibetana o la uigur en Xinjiang. A 4.000 kilómetros al oeste de Pekín, esta estratégica región musulmana rica en petróleo y gas se halla bajo un draconiano control policial para impedir el terrorismo islamista y, de paso, sofocar sus ansias independentistas. Mientras se calcula que un millón de uigures han sido confinados en campos de reeducación, los doce millones restantes son vigilados constantemente por cámaras con reconocimiento facial y aplicaciones de móviles que recogen no solo su identididad y dirección, sino también sus hábitos diarios. Si un uigur va mucho a la mezquita, gasta más electricidad de lo normal, viaja al extranjero o tiene una VPN para acceder a portales de internet bloqueados en China, de inmediato se convierte en un sospechoso a investigar. En China, los móviles y la inteligencia artificial traen más seguridad, pero a costa de revivir las peores pesadillas de George Orwell.