ABC

El Gobierno de Bolsonaro culpa a Venezuela de la mancha de petróleo que contamina 150 playas brasileñas

Se trata de un petróleo crudo, sin tratamiento, con una densidad superior a la del agua salada

Corresponsal en Sao Paulo Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Una extraña mancha de petróleo está contaminando un área de 2 mil kilómetros a lo largo de las playas brasileñas y matando tortugas y aves en áreas de preservación ambiental. El Gobierno aún no ha confirmado el origen del crudo, que está avanzando lentamente en el mar del nordeste brasileño desde el comienzo de septiembre, pero ha lanzado sospechas de que proviene «muy probablemente» de Venezuela.

«Ese petróleo que está viniendo, muy probablemente de Venezuela, como dice el estudio de Petrobras. Es un petróleo que llegó en un barco extranjero que, todo indica, navegaba cerca de la costa brasileña, con derrame accidental o no», declaró ante el Congreso el ministro del Medio Ambiente, Ricardo Salles, sobre la densa mancha que ya contaminó casi 150 playas, entre las más paradisíacas y preservadas de Brasil.

Se trata de un petróleo crudo, sin tratamiento, con una densidad superior a la del agua salada, por lo que no se sumerge, han explicado especialistas. Las manchas están afectando la costa de la región más pobre de Brasil, que vive del turismo de playa, especialmente el estado de Sergipe, donde el denso material negro ha causado más daños ambientales.

Turistas y biólogos registraron en fotos y videos imágenes de tortugas y aves cubiertas por el aceite negro, algunas muertos y otras agonizando. Algunas de las especies, las tortugas marinas Chelonia Mydas y Lepidochelys olivácea, están en la lista de especies «en peligro» de la Unión Internacional por la Conservación de la Naturaleza.

El Proyecto Tamar, responsable por la preservación de tortugas marinas, aseguró que enfrenta «la peor tragedia ambiental» desde su fundación, en 1980, y anunció la suspensión de la liberación al mar de tortugas recién nacidas, mientras no se resuelva la contaminación.

La petrolera estatal Petrobras, que trabaja en las operaciones de limpieza de las playas afectadas, aseguró que un análisis del crudo vertido confirmó que no es «producido ni comercializado por la empresa». El presidente de la empresa, Roberto Castello Branco, afirmó que «es un fenómeno muy extraño» sin «señales de que está disminuyendo».

«Estamos teniendo una enorme dificultad para contener» las manchas, admitió el ministro tras visitar el área, que baña las costas de nueve estados del nordeste brasileño. Las autoridades mantienen las investigaciones para identificar al responsable del derrame, cuyo origen sigue siendo "desconocido", dijo Salles.

Tensión con Venezuela

El lunes, el presidente Jair Bolsonaro, conocido por sus críticas al Gobierno de Nicolás Maduro, afirmó que las autoridades identificaron «un país que puede ser el del origen del petróleo».

«No es un volumen constante. Si se tratara de un navío hundido, todavía saldría petróleo. Parece que fue desechado criminalmente», declaró a su salida del Palacio de la Alvorada, evitando confirmar el nombre del país. «Es reservado, no puedo acusar a un país. Si resulta que no es ese país, no quiero crear problemas con otros países», añadió.

El jueves, la estatal petrolera venezolana PDVSA negó en una nota que tenga responsabilidad en los derrames. «PDVSA rechaza categóricamente las declaraciones del ministro del Medio Ambiente de Brasil, Ricardo Salles, que acusan a Venezuela de ser responsable del crudo que ha estado contaminando las playas del noreste de Brasil desde principios de septiembre», informó.

«Condenamos estas afirmaciones tendenciosas que pretenden profundizar las acciones unilaterales de agresión y bloqueo contra nuestro pueblo», señaló PDVSA en alusión al embargo que sufre desde abril, por parte de Estados Unidos, que trata de asfixiar al gobierno de Maduro.

La compañía venezolana consideró «infundadas» las afirmaciones y destacó que «no existe evidencia alguna de derrame de crudo en los campos petroleros de Venezuela que pudiera haber generado daños al ecosistema marino del vecino país».